Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Hermandad de la Macarena matiza que el traslado de los restos de Queipo de Llano debe aún ser ratificado

El hermano mayor puntualiza que la junta de gobierno aprobaría su plan para la ubicación en un columbario

La Hermandad de la Macarena ha matizado en un comunicado esta mañana que la retirada de los restos del general franquista Gonzalo Queipo de Llano de la basílica sevillana será una cuestión procelosa que debe ser aún ratificada por los órganos de dirección de la hermandad. De momento, esta “no ha tomado ninguna decisión ni tiene acuerdo alguno sobre el enterramiento de Queipo de Llano en la Basílica de la Macarena”, ha precisado dicha hermandad.

La información publicada este martes por EL PAÍS sobre el futuro traslado de los restos precisaba que el hermano mayor, José Antonio Fernández, llevará a final de mes la propuesta a la junta de gobierno para que esta ratificara la construcción de un columbario donde se ubicarían los restos. Sin embargo, la hermandad ha emitido un comunicado por el que pospone la propuesta de Fernández para más adelante, cuando esté despejada la construcción de dicho columbario ubicado en el mismo templo y se llegue a un acuerdo con la familia del general golpista.

“Ni su Junta de Gobierno ni su Cabildo General de Hermanos ha acordado ninguna medida a este respecto; tampoco lo haría sin informar previamente a los hermanos y al Arzobispo de Sevilla”, reza el comunicado. La información publicada precisaba: “La decisión debe ser aún consensuada por la cúpula de la hermandad y la familia, que desconoce el plan trazado”.

Sobre el traslado de los restos de Queipo de Llano para cumplir la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía que fija la retirada de los elementos contrarios a la memoria democrática, la hermandad reitera que aún no hay tiempos concretos fijados. “Este proceso no está ni siquiera iniciado, no tiene plazos y, además, no depende exclusivamente de la voluntad de la Hermandad”, reza el comunicado.

Por último, en su nota de prensa la hermandad limita el plan trazado por Fernández a “una posible vía para avanzar en una solución consensuada sin plazo establecido”. Al respecto, el día antes el hermano mayor había afirmado: “Yo no puedo coger los restos sin darles una salida digna, no sería ni cristiano. La ley dice y la hermandad acata (…) Tengo a la hermandad y a la sociedad dividida. A la familia les diré: ‘¿No creéis que ya está bien de tanto insulto que recibe vuestro abuelo? ¿Por qué no damos un paso conjunto?”. 

La Junta andaluza: "Es cuestión de tiempo"

En paralelo al plan trazado por la hermandad, la Junta de Andalucía se ha mostrado este martes más rotunda que nunca sobre la polémica. El vicepresidente, Manuel Jiménez Barrios, ha aclarado que si la hermandad retrasa su decisión por cuestiones burocráticas, el Gobierno andaluz prevé obligar a la retirada de los restos de la basílica para cumplir la ley: "Es cuestión de tiempo. Por una vía o por otra ese genocida debe estar retirado de los símbolos expuestos al público", ha dicho el vicepresidente. "Nos parece bien y una medida acertada la retirada antes de tener que aplicar el rigor de la ley, pero eso no quita que la Junta siga con su trabajo", ha subrayado.

Tras la elaboración del decreto sobre la retirada de símbolos franquistas, el Gobierno andaluz ha designado un comité de expertos, que tras constituirse emitirá “en el plazo de un mes” un informe vinculante para determinar si la tumba de Queipo de Llano debe ser trasladada desde su ubicación actual en una capilla lateral de la basílica. "Para no tener que esperar a todo ese procedimiento, si la hermandad decide voluntariamente retirarlo, siempre será mejor", ha señalado Jiménez Barrios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información