El VIH llega a la tercera edad

Más de la mitad de los afectados en España tiene ya más de 45 años

Ignacio Bernardino, especialista en envejecimiento de personas con VIH.
Ignacio Bernardino, especialista en envejecimiento de personas con VIH.kike para

El VIH envejece. Dos informes —el proyecto Long View del laboratorio Gilead y un estudio de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH)— calculan que ya más de la mitad de los 90.000 diagnosticados en España tiene más de 45 años. “Su esperanza de vida se aproxima mucho a la población general, pero aún hay una diferencia de unos cinco o seis años”, afirma Ignacio Bernardino, del servicio de Infecciosas del hospital La Paz de Madrid y participante en el trabajo de la farmacéutica.

Más información
El envejecimiento de las personas con VIH provoca nuevos retos sanitarios
El reto de envejecer con VIH en los países pobres
El cuidado del paciente con infección por VIH: entrando en una nueva era

Ese envejecimiento va asociado con otras enfermedades (comorbilidades). El proceso es común a toda la población, pero en las personas con VIH es más frecuente la diabetes, la insuficiencia renal, la osteoporosis y problemas cardiovasculares como el colesterol y la hipertensión, dice Bernardino.

El trabajo de los farmacéuticos de hospital consistió en tomar los datos de todas las personas con VIH que eran atendidas un mismo día en 81 centros. En total, fueron 1.225, y, aunque aún los datos no se han presentado en el congreso de la sociedad, Ramón Morillo, del hospital de Valme (Sevilla) destaca que un 32% de ellos tomaba otros seis medicamentos aparte de los antivirales, señal clara de la coexistencia de otras patologías.

Morillo señala también que así como el seguimiento del tratamiento contra el VIH (la adherencia) era muy alto, apenas el 50% seguía la pauta con los fármacos para las otras enfermedades. Ello se puede deber a que los antivirales, como se dan en los hospitales, están más controlados, opina Morillo.

No hay una causa clara para que las personas con VIH tengan más frecuentemente otras enfermedades. Uno de los factores es, evidentemente, el virus en sí, son el proceso inflamatorio asociado a la infección; otro, los hábitos de vida del pasado (los infectados tienen tasas más altas de consumo de drogas, tabaco y alcohol que la población general; y el que parece más importante son los efectos adversos de los propios medicamentos. “Aunque eso se va reduciendo cada vez más”, señala Bernardino. De hecho, actualmente muchas veces los cambios de medicación antiviral no se deben a que el virus se haga resistencia, sino a intentar evitar sus efectos adversos y también para aprovechar otros beneficiosos, como el control del virus de la hepatitis B.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS