Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suben un 7% los mayores de 64 años que viven con sus hijos

Los hogares monoparentales han crecido en proporción similar en 2015, según la Encuesta de Hogares

Una madre soltera con su hijo ATLAS

Las personas mayores, sean padres o familiares, siguen constituyendo en España un refugio cuando las cosas vienen mal dadas. La encuesta continua de hogares, que cada año realiza el Instituto Nacional de Estadística, ha detectado tras analizar los datos de 2015 un incremento de casi un 7% de mayores de 64 años que viven con sus hijos. En este mismo periodo, las familias monoparentales, aquellas en las que un solo progenitor vive con los hijos, han subido un 8%.

Ese supuesto refugio, en forma de hogar, no solo lo ofrecen los padres, como pareja. El estudio también recoge un incremento de un 3,5% en los mayores de 64 que viven sin pareja, pero con hijos, y de un 3,5%, de los que viven con otros parientes que no son sus hijos.

El estudio de 2015 refleja cambios muy sutiles con respecto a los últimos años. Junto una leve subida en el número de hogares —un 0,2% sobre 18 millones—, el Instituto Nacional de Estadística destaca otro pequeño incremento, un 1,1%, en el número de personas que viven solas, y que constituyen uno de cada cuatro hogares. Los hogares monoparentales, aquellos que están formados por uno solo de los progenitores, son los que más crecieron en el último año hasta situarse en 1.897.500, un 8% más que el año anterior. 

La encuesta, elaborada con una muestra de 57.000 hogares, indica que España contó con 18.346.200 hogares el año pasado y experimentó un aumento del 0,2% (43.100 más). Los más frecuentes están compuestos por parejas con hijos (34,1%), seguido de los unipersonales (25%), parejas sin hijos (21,1%), monoparentales (10,3%) y los compuestos por un núcleo familiar con otras personas (4,3%).

Los hogares monoparentales, que representan el 10,3% del total, estaban integrados en su mayoría por una madre con hijos (81,3%, es decir, 1.541.700). Sin embargo, los que más han crecido en 2015, un 16,9% más, han sido los formados por un padre con hijos. Los de una madre con hijos han subido un 6,3%.

La encuesta también indica que un 33% de las personas de entre 25 y 34 años no se había emancipado. Lo más frecuente era que vivieran con sus padres (36,1%). La emancipación es menor entre los más jóvenes. Uno de cada dos entre 25 y 29 años seguía viviendo con sus padres, frente a uno de cada cuatro de 30 a 34 años.

La forma de convivencia más común en las personas de 65 que vivían en viviendas familiares era en pareja sin hijos en el hogar (45,0%), seguida de solas (22,4%) y en pareja con hijos (15,4%). Entre las personas de 85 y más años la forma más común era vivir solas (el 34,2% del total), seguida de en pareja sin hijos en el hogar (23,4%) y con otros parientes que no son su pareja ni hijos (20,2%).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información