El desequilibrio de las cuentas públicas

Los mayores de 64 años serán en 2050 el 30% de la población

La pirámide de población engordará en los próximos años en las edades más avanzadas. España será en 2050 un país muy envejecido, con un 31,9% de sus habitantes por encima de los 64 años, mientras que la población activa perderá en ese tiempo más de medio millón de personas, un 18% de su volumen actual. El resultado es que por cada 10 personas en edad de trabajar, nueve serán "potencialmente inactivas". De esa relación se extrae la llamada tasa de dependencia, que pasará a ser casi un 90% mediado el siglo. El salto es espectacular, ahora está en un 47,8%.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) presentó ayer esta proyección demográfica basada en los comportamientos demográficos actuales. La desastrosa natalidad española no va a hacer grandes progresos. Se prevé que en 2048 el número medio de hijos por mujer, que ahora está en 1,4, ascienda a 1,7, pero eso no bastará para evitar el descenso de nacimientos porque en esos años cae la cifra de mujeres en edad fértil. Así pues, pocos nacimientos y muchas defunciones, tanto que en 2020 ese saldo ya será negativo: más de lo segundo que de lo primero.

Más información
El Gobierno propone retrasar a los 67 años la edad legal de jubilación

Los españoles viven muchos años, la esperanza de vida al nacer es de 84,3 para los hombres y casi 90 para las mujeres. Pero nada es eterno. Así que, a partir de 2020, el crecimiento de la población será cada vez menor, hasta empezar a perder habitantes cuando arranque de la década de los cuarenta.

¿Podrá la llegada de los extranjeros invertir esta tendencia? No mucho. Las hipótesis de trabajo prevén un flujo migratorio que decrecerá un millón en la próxima década, hasta situarse en 3,8 millones. A partir de 2019 entrarían unos 400.000 inmigrantes al año y se quedaría en 4 millones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS