Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez frente al espejo ajeno

Columnistas, políticos y empresarios escriben sobre el presidente de la democracia

El expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, arquitecto de la democracia española, fue el coraje hecho persona y el más firme defensor de los valores del diálogo y del consenso. Pasará a la historia de España por ser el artífice de un giro radical en el curso de los asuntos públicos del país, la persona que hizo posible un tránsito pacífico desde un Estado dictatorial a una auténtica democracia constitucional. La triste espera de su fallecimiento ha dado paso a una explosión de recuerdos desde todos los ámbitos de la sociedad. Esta es una recopilación de algunos de los retratos que columnistas, periodistas y políticos han hecho para EL PAÍS sobre sus logros y sus errores en su trayectoria vital.

Suárez marcó las pautas del futuro para el País Vasco

En 1980, Suárez adquirió conciencia de la necesidad de desbloquear el Concierto Económico y el despliegue de la Policía Autonómica, piezas claves del Estatuto de Gernika. Por Luis R. Aizpeolea

Un acto

Demostró que un acto puede ser más expresivo que un millón de palabras. Negociador, seductor, también exhibió un coraje y una dignidad que parece reservado a los héroes de las películas. Por Carlos Boyero

Un hombre de Estado frente a las bayonetas

La contribución de Suárez a la instauración de la democracia fue monumental.Tuvo su colofón épico cuando permaneció impasible ante los rifles de los golpistas. Por Juan Luis Cebrián

El tapado de la democracia

El enroque político del régimen de Franco y el azar propiciaron su sorprendente designación.“El Estado debe ser neutral ante los partidos”, explicaba Suárez. Por Antonio Elorza

Suárez y su marcha por la dignidad

Mientras se extinguía poco a poco Adolfo Suárez, el primer presidente de la democracia, centenares de miles de personas se manifestaban en Madrid reivindicando su dignidad. Por Joaquín Estefanía

Adolfo Suárez, el político más solitario de la democracia

Adolfo Suárez fue, seguramente, el político más solitario que ha existido en la democracia española y, sin embargo, fue el que más se empeñó, en una época peligrosamente incierta, en promover el diálogo y la distensión. Por Soledad Gallego-Díaz

Los rasgos del encanto

El encanto le acompañó siempre. Incluso en los momentos de fracaso, quienes se acercaban a él contaban luego maravillas sobre la conversación disfrutada a su lado. Por Álex Grijelmo

Fortuna y epitafio de Adolfo Suárez

De él admiraban, quienes le habían tratado, su pasión por la política y su ambición de poder y no faltaban periodistas que se hacían lenguas de su simpatía arrolladora y de su contagioso entusiasmo. Por Santos Juliá

La huella imborrable de la valentía

No es difícil imaginar que nuestro país le va a despedir con un sincero, justo y unánime homenaje. Se lo merece él y se lo merece la España de la democracia. Por José Luis Rodríguez Zapatero

Un legado de concordia

Estoy convencido de que él compartiría conmigo la reflexión de que si entonces fuimos capaces de alcanzar un consenso, no deberíamos renunciar a volver a intentarlo. Por Alfredo Pérez Rubalcaba

 

La luz de una vela cuando está apagada

La luz se fue apagando hasta que ya no hubo nada que hacer, él no sabía qué había pasado, qué estaba pasando, quiénes eran los que le rodeaban, cómo se llamaban, por qué lo querían. Por Juan Cruz

Presidente de la Transición

Suárez ha sido el presidente de la Transición democrática de España. El paso de una dictadura a una democracia pluralista, tantas veces frustrada en nuestro país, se debe a su tarea. Por Felipe González.

El camino de nuestra libertad

En una palabra: la Transición y la democracia no habrían sido posibles como lo fueron sin lo que define a las grandes figuras de la Historia: la grandeza de Adolfo Suárez. Por José María Aznar.

Suárez y la concordia

Son muy pocos los hombres llamados a marcar una época, y son menos aún los que han logrado dejar un legado tan vivo y una huella tan fecunda y feliz de su labor. Por Mariano Rajoy.

Excepcional poder de seducción

Adolfo Suárez aguantó más que un buzo, en especial cuando se apoderó de muchos el cainismo y proclamaron el “vale todo” con tal de acabar con él. Por Miguel Ángel Aguilar

Todo lo que echamos en falta

Nada nos permitía atisbar en sus inicios todo lo que atesoraba. Visto desde la política de hoy, su trayectoria tuvo un efecto inverso a lo que suele ser la pauta en nuestros días. Por Fernando Vallespín.

El coraje y la prudencia

Señor, sé que le dejarás seguir manejando la política para mejorar la convivencia. Por Rodolfo Martín Villa

Sagaz, inteligente, generoso

Suárez llegó cuando España ansiaba vivir una libertad aplazada dramáticamente. Por José Bono

Conductor de la historia

Fue un providencial político en uno de los momentos más difíciles del siglo XX de España. Por Josep Antoni Duran i Lleida

Que la tierra le sea leve, Presidente

Ninguno de los elogios compensará los silencios del pasado y hacia su tarea y persona. Por Rosa Díez

 

Algo más que consenso

Suárez apoyó las dos grandes reformas pendientes en España de contenido social. Por Rafael Calvo Ortega

Un héroe trágico

La motivación principal de Adolfo Suárez fue el deseo de abandonar un régimen político obsoleto. Por Josep M. Colomer

El valor de la concordia

Tal vez el principal legado de Suárez fue el saber, junto con el Rey, salvarnos de nosotros mismos, de nuestros viejos demonios. Por José Luis Leal

Uno de los nuestros

También los militares sucumbieron en algún momento a la irresistible simpatía de Suárez. Por Juan Francisco Fuentes

Desde otra orilla

Se me agolpa en la memoria lo vivido en aquella época tan singular de nuestra historia que hemos llamado la Transición. Por Nicolás Sartorius

Más información