Las rencillas políticas demoran la investigación al presidente Lasso por los ‘Papeles de Pandora’ en Ecuador

Un cambio administrativo en la Asamblea obliga a aplazar la cita para que el mandatario entregue la documentación sobre las sociedades ‘offshore’ que tuvo en el extranjero

Guilelrmo Lasso, presidente de Ecuador, durante un evento en Guayaquil.
Guilelrmo Lasso, presidente de Ecuador, durante un evento en Guayaquil.Cedida Secom (EFE/ Secom)

Lo importante no son las explicaciones que pueda dar el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, sobre su aparición en los Papeles de Pandora. Lo trascendental es quién recibirá esa información y liderará la investigación dentro de la Asamblea. La comisión de Fiscalización, que se encarga habitualmente de las mociones de censura a los políticos, tenía cita en el palacio presidencial este lunes para recibir la documentación sobre el patrimonio del mandatario. Sin embargo, dos decisiones internas del Legislativo han trastocado esos planes. Y no hay, de momento, nueva fecha para que Lasso remita los detalles sobre las empresas offshore de las que se deshizo antes de llegar a ser jefe de Estado.

La misión de investigar si el presidente incurre o no en alguna irregularidad al haber aparecido en los Papeles de Pandora recaerá en otra comisión distinta a la de Fiscalización: la de Garantías Constitucionales. Así lo decidió el Pleno del Legislativo el jueves de la semana pasada, un día antes de iniciar un puente de tres días por las fiestas de la Independencia de Guayaquil, pese a que el miércoles anterior el presidente Lasso había aceptado la interpelación de Fiscalización. El presidente respondió en una carta diciendo que estaba dispuesto a dar explicaciones a la ciudadanía.

“Es algo público que no tengo nada que esconderle al país”, aseguraba Lasso en un oficio del 6 de octubre dirigido al presidente de Fiscalización, Fernando Villavicencio. “Para mí sería un gusto recibir a los miembros de la comisión en el Palacio de Gobierno, con el fin de que puedan hacerme todas las preguntas que estimen pertinentes ante la publicación aludida”, concluía la carta con una mención a la obligación moral del presidente a aclarar ante el pueblo ecuatoriano el origen de su patrimonio.

La Comisión puso fecha a esa comparecencia para este lunes a las diez de la mañana. Pero la cita para despachar las dudas y dar explicaciones quedó relegada de facto un día después, en la noche de un viernes festivo, en el momento en que la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, convocó para el lunes a la misma hora a sesión del Pleno. Villavicencio protestó públicamente calificando de “conspiración y boicot” la maniobra de Llori, con quien mantiene un enfrentamiento desde que ambos se incorporaron al Legislativo a mediados de mayo.

El presidente de Fiscalización, legislador independiente que forma parte de la mayoría oficialista, ha desacreditado severamente a Llori, del bloque indígena de Pachakutik (opositor), por su probidad como política al mencionar que la Contraloría tiene informes que cuestionan la rectitud de su gestión cuando era prefecta de la provincia de Orellana. Ella, por su parte, invocó a la “independencia de las funciones del Estado”.

Al legislador, en cambio, le cuestionan si podrá llevar una investigación independiente sobre el patrimonio de Lasso siendo parte de su mayoría legislativa. De ahí, que la indagación sobre los Papeles de Pandora no esté en Fiscalización sino en la Comisión de Garantías Constitucionales. La primera está presidida por Villavicencio y tiene de vicepresidenta a Ana Belén Cordero, de las filas del partido de Gobierno (CREO), dos diputados afines y solo cuatro de oposición al Gobierno. En la que finalmente va a investigar el caso, no hay nadie de CREO: son tres legisladores del partido del expresidente Rafael Correa (UNES), cuatro de Pachakutik y solo dos de la mayoría oficialista.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS