_
_
_
_
columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El camino a la ignominia empieza en Atocha

Es necesario analizar cómo ocurren las cosas, a la manera de Christopher Clark en ‘Sonámbulos’, para entender la deriva cada vez más sectaria de la política en España

Restos de vagones de tren en las cercanías de la estación de Atocha, en la calle Téllez de Madrid, el 11-M.
Restos de vagones de tren en las cercanías de la estación de Atocha, en la calle Téllez de Madrid, el 11-M.Manuel Escalera
José Andrés Rojo

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Lo que el historiador Christopher Clark hizo en Sonámbulos (Galaxia Gutenberg), el célebre libro que publicó hace unos años y donde reconstruyó cómo Europa se precipitó en la guerra de 1914, fue ocuparse precisamente de ese cómo. Explicaba ahí que desde el presente lo habitual es mirar hacia atrás y entender que cuanto ocurrió en el pasado solo podía conducirnos al punto en el que estamos hoy. Y no es verdad. Explica Clark que esto suele suceder sobre todo con catástrofes como la de la Primera Guerra Mundial. “Lo vemos en las cartas, en los discursos y en las memorias de los principales protagonistas”, escribe, “quienes se apresuran a subrayar que no había alternativa al camino que se tomó, que la guerra era inevitable, y por tanto que nadie tenía la facultad de prevenirla”. Lo que viene después es el reparto de responsabilidades —o, si se prefiere, el señalamiento de los culpables—: fueron estos Estados o aquellos políticos, se trató del propio sistema que estaba hecho para producir guerras o, en fin, cosa del Destino o de la Historia (con mayúsculas).

El cómo, he ahí una oportuna invitación para evitarse los caminos fáciles y las conclusiones precipitadas. O, simplemente, para no tragarse la versión que siempre escriben los vencedores. No es verdad que las grandes democracias de Francia y Gran Bretaña se unieran entonces para frenar el expansionismo del imperio alemán. No, no fue solo eso. Tampoco es cierto que los grandes protagonistas del desastre tuvieran claras las líneas maestras de sus respectivos proyectos, ni que los centros de decisión fueran compactos y remaran en la misma dirección.

Clark señala que “las estructuras ejecutivas de las que salían las políticas distaban mucho de estar unificadas”. Y apunta: “Los alineamientos entre facciones, las fricciones entre cometidos en el seno del gobierno, las restricciones económicas o financieras y la química voluble de la opinión pública ejercían una presión sobre los procesos de toma de decisiones que variaba constantemente”. Exactamente como ocurre ahora. Solemos contarnos una historia de blancos y negros y, de ahí, solo puede barruntarse un escenario apocalíptico. Pero los matices existen, y el ruido interno, y siempre hay margen de maniobra (a veces, pequeño).

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Al describir el cómo de aquellos años en que se iba gestando la tragedia, Clark habla de un “caos de voces enfrentadas”. Y luego se ocupa también de la mentalidad de la época, de ese “tejido de supuestos tácitos” que al final determina “las posturas y la conducta tanto de los estadistas y los legisladores como de los publicistas”. Y dice: “En este ámbito podemos distinguir tal vez una creciente disposición para la guerra en toda Europa, en especial, dentro de las élites ilustradas”. No es que pensaran tanto en “llamadas sanguinarias a la violencia contra otro Estado”, sino más bien en una suerte de “patriotismo defensivo”.

En fin, el cómo: engordaban un furioso nacionalismo contra los demás, convertían en monstruos a sus adversarios, le daban alas al miedo, dibujaban marcos terroríficos para afianzar sus respectivos poderes. Nada muy diferente, con sus diferencias, de lo que ocurre ahora. Esto no quiere decir que el horizonte al que nos dirigimos sea el de una guerra. Lo que es indiscutible es que hemos tomado el camino a la ignominia. No hace falta más que levantar la mirada: 20 años después, los principales partidos (y los otros) han sido incapaces de arropar juntos a las víctimas del terrible atentado yihadista del 11 de marzo de 2004.

Sobre la firma

José Andrés Rojo
Redactor jefe de Opinión. En 1992 empezó en Babelia, estuvo después al frente de Libros, luego pasó a Cultura. Ha publicado ‘Hotel Madrid’ (FCE, 1988), ‘Vicente Rojo. Retrato de un general republicano’ (Tusquets, 2006; Premio Comillas) y la novela ‘Camino a Trinidad’ (Pre-Textos, 2017). Llevó el blog ‘El rincón del distraído’ entre 2007 y 2014.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_