editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Periodismo sin miedo

Los galardonados con los Ortega y Gasset encarnan la mejor versión del oficio de informar y contar historias veraces

Foto de familia de los galardonados con los Ortega y Gasset, junto a responsables del Grupo Prisa y autoridades valencianas, el martes en el Palau de las Comunicaciones de Valencia.
Foto de familia de los galardonados con los Ortega y Gasset, junto a responsables del Grupo Prisa y autoridades valencianas, el martes en el Palau de las Comunicaciones de Valencia.Luis Sevillano

La revolución tecnológica que ha vivido el periodismo ha cambiado algunos de sus procedimientos pero no ha desnaturalizado la razón más profunda del oficio: contar lo mejor posible el mundo en el que vivimos, incluso cuando contarlo significa darse de bruces con sus ángulos más dolorosos, contar historias invisibilizadas o volver a contar mejor historias que creíamos sabidas. No basta ya solo la escritura para hacerse con la medida del mundo. Los Premios Ortega y Gasset que concede anualmente EL PAÍS al mejor periodismo en español en cualquier formato, que este martes se entregaron en Valencia, han reconocido lo clásico y lo nuevo, el mejor periodismo de investigación de siempre y también los formatos multimedia que ofrecen un acceso más integral a la realidad.

Los conflictos olvidados son parte de un afán que el jurado de los Ortega y Gasset ha querido rescatar en la figura de dos periodistas asesinados en abril de 2021: David Beriain y Roberto Fraile fueron abatidos en Burkina Faso, junto a Rory Young, cuando realizaban un documental sobre la caza furtiva en la región. Fue el premio a la trayectoria profesional, que recayó por primera vez a título póstumo en dos periodistas en la plenitud de su madurez y vocación.

La fotografía premiada de la mexicana Sáshenka Gutiérrez conmueve de otra forma y por otras razones: capta un instante íntimo, desolado y a la vez extrañamente esperanzado, en el que Sandra Monroy se deja mimar ante la cámara cuando acaba de someterse a una mastectomía bilateral que la ha salvado del cáncer: por eso está ahí.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La valentía del equipo de Divergentes explica su premio a la mejor cobertura multimedia por narrar en soporte digital un mosaico completísimo y desde múltiples ángulos de las atrocidades represivas del régimen de impunidad que encabeza Daniel Ortega en Nicaragua. Desde el detalle macabro del armamento militar o las “operaciones de limpieza” del régimen hasta las vías de la justicia transicional, el trabajo abre el foco a una comprensión integral de la acción criminal del clan Ortega, atrincherado en el poder contra la población a la que un día dijo querer redimir.

La alfombra que empezó a levantar en 2018 un equipo liderado por los periodistas de EL PAÍS Íñigo Domínguez y Julio Núñez resultó mucho más pesada de lo que imaginaban al principio, cuando decidieron escuchar a quienes habían sido durante décadas víctimas silenciosas de los abusos sexuales a manos de miembros de la Iglesia católica. El mejor logro de la investigación veraz y constante es incidir en la realidad, y hoy existe una comisión de investigación de los abusos a cargo del Defensor del Pueblo, en buena medida por la necesidad de dar respuesta institucional al drama de centenares de personas que no han sido escuchadas hasta ahora y viven todavía el trauma de un dolor que empezó a hacerse público de forma sistemática en este periódico.

Los cuatro premios cuentan historias diferentes pero ligadas a la convicción de que el periodismo formula preguntas que todavía no tienen respuesta: inventar la pregunta crucial y poner los medios para contestarla es lo que hicieron los premiados para que cada lector y oyente o espectador sepa un poco mejor el mundo en el que vive. El periodismo seguirá haciendo preguntas incómodas que nacen en la calle y vuelven a la calle en forma de historia, fotografía, formato multimedia o entera trayectoria profesional. Los Premios Ortega y Gasset de este año celebran a un lado y al otro del Atlántico la vigencia del periodismo en la era de la posverdad, la mentira mediática y la manipulación política para que quienes esconden sus prácticas criminales de la luz pública lo tengan un poco más difícil.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS