columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Rusia y China, cada vez más desconectados

Ambos países han emprendido un camino ligado al destino de dos hombres, Vladímir Putin y Xi Jinping. Dos líderes opacos que con una mano modulan el nacionalismo y con la otra, la censura

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, en una imagen de archivo.
El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, en una imagen de archivo.SPUTNIK (via REUTERS)

Por razones muy distintas, Rusia y China están apartándose cada vez más del mundo. Es un aislamiento que tiene que ver con lo político, lo energético y lo económico, pero también con lo sentimental. Y por eso perdemos todos.

En menos de tres meses, el tiempo que dura la invasión rusa de Ucrania, Moscú ha pasado de ser un interlocutor de Occidente, al margen de las diferencias, a volar los puentes con el exterior. Putin ha metido a su país en un agujero de vergüenza y horror. Los rusos no pueden renegar en público de las bombas que el Kremlin lanza en su nombre porque hacerlo cuesta hasta 15 años de cárcel. Tampoco tienen la opción de pagar con tarjetas que no hayan emitido los bancos rusos. En los últimos 90 días se han marchado de allí marcas extranjeras de ropa, de coches, de muebles… Se ha ido hasta la comida basura que enganchaba más que cualquier política. Rusia está siendo sancionada, boicoteada y cancelada en el exterior. Sus habitantes lo padecen y Putin se aprovecha, hablando de rusofobia para encender el patriotismo.

El retraimiento de China viene por otro lado. La pandemia ha provocado que lleven dos años y medio prácticamente cerrados. Desde el principio, Pekín apostó por una política de covid cero: erradicar el virus en vez de acostumbrarse a vivir con él. Si miramos las cifras de muertes con respecto a Occidente, les ha salido bien. Ese era el argumento del Partido Comunista para venderse como un Gobierno estricto pero eficaz. Hasta que en marzo empezaron a dispararse los contagios y para muchos fue volver a la casilla de salida. Los 26 millones de habitantes de Shanghái llevan siete semanas confinados; la gente, desesperada buscándose la vida para comprar comida y medicinas. El puerto está medio parado y los retrasos se notan en todo el mundo. La pregunta es cuánto tiempo van a mantener las restricciones porque la economía se está resintiendo. Tampoco lo tienen fácil: es un país inmenso con zonas sin hospitales que soporten contagios masivos. Además, muchos mayores siguen sin vacunarse porque, por miedo a los fraudes, no se fían. Toda esta situación ha vuelto muy complicado entrar y salir del país. Y por eso cada vez más extranjeros que lo adoran están decidiendo marcharse.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El caso es que dos potencias regionales, una de ellas la segunda economía del mundo, están cada vez más ensimismadas. Aunque esto empezó mucho antes de la pandemia y de la guerra: Rusia y China llevan tiempo escenificando que ellos tienen su modelo y que no buscan la aprobación de Estados Unidos ni de Europa. Tampoco necesitan a occidentales que sepan descifrarlos. Ambos países han emprendido un camino ligado al destino de dos hombres, Vladímir Putin y Xi Jinping. Dos líderes opacos que con una mano modulan el nacionalismo y con la otra, la censura. @anafuentesf

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Ana Fuentes

Periodista. Presenta el podcast 'Hoy en EL PAÍS' y colabora con A vivir que son dos días. Fue corresponsal en París, Pekín y Nueva York. Su libro Hablan los chinos (Penguin, 2012) ganó el Latino Book Awards de no ficción. Se licenció en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y la Sorbona de París, y es máster de Periodismo El País/UAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS