Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RAFAEL ERNESTO VELA BARBA | FISCAL JEFE DEL EQUIPO ESPECIAL LAVA JATO EN PERÚ

“Uno se vuelve enemigo de gente con mucho poder”

El jefe del equipo especial de fiscales que se encarga de investigar la ramificación en Perú de la red de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht habla con EL PAÍS

El fiscal Rafael Vela habla en una rueda de prensa en Lima, el 19 de junio.
El fiscal Rafael Vela habla en una rueda de prensa en Lima, el 19 de junio. AFP

La carrera jurídica de Rafael Vela (Lima, 1973) ha estado siempre vinculada a la lucha contra la corrupción en Perú. Ha trabajado en el juzgado penal especial Anticorrupción, ha estado al frente de las Fiscalías Especializadas en Delito de Lavado de Activos y ahora se enfrenta al mayor reto de su carrera o, al menos, el que más exposición internacional le ha dado, al liderar el grupo especial de fiscales creado para investigar los tentáculos del caso Lava Jato en Perú. Cree en la perseverancia de la justicia para que la corrupción no se instaure en un país, en el que sus últimos cuatro presidentes han estado implicados en delitos de esta índole. Lamenta que por su trabajo “uno se vuelve enemigo de gente con mucho poder” dice en entrevista con EL PAÍS, en el marco del XII Foro Atlántico Iberoamérica de cara al futuro celebrado en la Casa de América de Madrid, al tiempo que defiende la labor de su equipo. A modo de anécdota, en un momento en el que las intrigas políticas han provocado protestas ciudadanas en Perú, este fiscal tiene un club de admiradores. “No somos superhéroes, pero sí se siente el apoyo de los ciudadanos”.

Pregunta. Los mandatarios más recientes de su país están envueltos en casos de corrupción ¿es Perú un país corrupto?

Respuesta. No quisiera etiquetar a mi país como un país corrupto, creo que es un fenómeno transnacional, no solo de la sociedad peruana. Ahora bien, nosotros tenemos un fenómeno de corrupción que no hemos sabido superar porque ya teníamos algunos antecedentes y se ha convertido en un proceso de gran criminalidad cíclico. Tuvimos la gran corrupción que se produjo en el caso del expresidente Alberto Fujimori y en ese momento hubo una especie de relajo progresivo de lo que debería haber sido una lucha intensa.

Ahora también sabemos que han sido casos de muy alta complejidad de corrupción y lavado de activos transnacional muy sofisticados, que se han empleado sistemas ocultos encriptados, empresas offsore [paraísos fiscales], todo un ensombrecimiento del dinero que era de muy difícil persecución penal y eso generó que los sistemas de prevención fallaran.

P. Precisamente, EL PAÍS publicó hace unas semanas que una cuenta en Andorra acorraló al expresidente Alan García, investigado en trama Odebrecht.

R. El inicio de la investigación ya con elementos más sólidos es efectivamente la aparición de una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA). Hemos tenido una eficaz política para consolidar relaciones con la justicia de otros países, la cooperación ha sido muy importante para nosotros. El intercambio de información con Andorra es el punto de enlace de lo que después se vincula con la información obtenida en el acuerdo de colaboración eficaz con la empresa Odebrecht, que entrega sus servidores internos donde no solo se ve la ruta del dinero de BPA sino que establece el sistema de codificación de los seudónimos para ocultar los destinatarios finales del dinero.Y así se va construyendo el caso del expresidente García hasta que toma la fatal decisión de quitarse la vida.

P. ¿Cómo afecta esto al caso? ¿Se sigue investigando esta vía?

Debemos mantener la perseverancia de nuestro trabajo de manera inquebrantable

R. Una vez que el expresidente muere se extingue la acción penal contra él, pero el caso sigue en investigación porque está vinculado a una organización criminal. Su culpabilidad no se puede determinar, pero sí contra otras personas que están siendo investigadas.

P. ¿Por qué Perú decide crear este equipo especial de fiscales?

R. Era la única manera de poder enfrentar un caso de esta envergadura. Hemos aprendido mucho en el camino, hemos tenido que consolidar estrategias dentro de la propia administración pero sin duda el hecho de tener un equipo especial nos permite ser mucho más versátiles en los procedimientos de coordinación. Nos acaban de ampliar las competencias y están también por reforzar con más fiscales.

P. Uno de sus logros es el acuerdo de colaboración con Odebrecht por el que la compañía brasileña se compromete a entregar información sobre los actos de corrupción que cometió en Perú y una reparación de 184 millones de dólares, que ha sido criticado por Fuerza Popular, el partido fujimorista.

R. Son en realidad parte de opiniones que tienen un conflicto de interés porque la señora [Keiko] Fujimori está presa precisamente por la información que nos llegó por el convenio de colaboración. Ellos siempre han tenido una crítica permanente con el acuerdo, que nos ha permitido el acceso a pruebas de difícil obtención que la implican.

P. Después de Brasil, ¿es Perú el país más afectado de la trama Odebrecht?

R. Es difícil de cuantificar. Probablemente estemos dentro de los que más pueden haber sido perjudicados por el tamaño de la empresa y su crecimiento. La empresa Odebrecht acompañó el crecimiento de la economía del Perú. Con el crecimiento se iniciaron una serie de infraestructuras algunas faraónicas y también innecesarias, y es ahí donde entra el fenómeno de la corrupción: generar obras innecesarias para seguir ganando licitaciones para construir.

P. ¿La Administración del presidente Martín Vizcarra les ha apoyado?

R. Nosotros no tenemos ninguna vinculación con la política. Lo que hacemos es un trabajo técnico y para hacerlo necesitamos los recursos. Hemos recibido recursos financieros del Ministerio de Economía para realizar nuestro trabajo, que mejoraron gracias a la gestión permanente de la fiscal general, pero tenemos graves dificultades, por ejemplo, con los espacios.

P. Usted ha destacado la labor del periodismo de investigación.

R. El periodismo de investigación es el que devela el caso Lava Juez [conocido como el caso de los Cuellos Blancos del Puerto, una red de favores en el sistema judicial en el que está imputado el juez César Hinostroza] y eso nos ha ayudado porque si no eso habría significado absoluta impunidad. El acompañamiento del periodismo de investigación serio nos ha ayudado a que podamos hacer nuestro trabajo en términos de resultado efectivo. En mi país hay libertad de prensa, hay medios que nos critican duramente, probablemente desde un punto de vista ideológico, pero el periodismo es un contrapeso.

P. ¿Sabe que tiene un club de fans en redes sociales?

R. [Risas] En todo caso el grupo se lo ha ganado, no yo. Yo lidero un grupo de fiscales que han trabajado mucho, respetando la ley y han puesto el brazo de la justicia en un momento complicado, con enormes presiones, ganando el mismo salario que gana cualquier otro funcionario igual a nosotros, pero añadiendo que uno se vuelve enemigo de gente con mucho poder y de ahí que el proceso de reclutamiento es bien complejo. No somos superhéroes, pero sí se siente el apoyo de los ciudadanos. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información