Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez: “Con el Brexit perdemos todos, pero respecto a Gibraltar España gana”

El presidente declara su voluntad de hablar "de todo" sobre la colonia británica

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hoy en Bruselas.

El Brexit aboca a España a una relación incierta con Reino Unido, principal origen de inversiones europeas y de turistas hacia el territorio español. Al mismo tiempo, el encaje acordado respecto a Gibraltar representa la primera victoria clara de Madrid frente a Londres en este conflicto. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no dudó este domingo en destacar el avance español: “Con el Brexit perdemos todos, especialmente Reino Unido, pero en relación con Gibraltar, España gana”.

El camino hacia el acuerdo del Brexit ha sido difícil, pero lo que queda por delante lo será aún más. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lanzó este pronóstico en Bruselas, al término de la breve cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que ratificó el pacto de retirada de Reino Unido de la Unión Europea. Sánchez aludía tanto a la relación global del club comunitario con sus pronto exsocios británicos como al conflicto particular entre España y Reino Unido con Gibraltar. Preguntado por si aprovechará esta nueva fase para plantear la cosoberanía española sobre la colonia británica, el jefe del Ejecutivo eludió precisarlo: “No tenemos que adelantarnos”. Más tarde añadió: “Vamos a hablar de todo”. El objetivo es “resolver de una vez por todas un conflicto que ha durado 300 años”.

Ese diálogo amplio que acometerá España con Reino Unido sobre una cuestión durante años enquistada obedece a la “posición de fortaleza” que adquiere España tras el pacto de divorcio, según la interpretación del presidente. España ha logrado introducir, aneja a ese texto, una declaración de las instituciones comunitarias que consagra el derecho de veto español sobre cualquier ventaja futura para Gibraltar. Con esa palanca, España tratará de forjar una relación más equilibrada —menos basada en la competencia desleal— con el Peñón para cuando expire el periodo de transición del Brexit, a partir de enero de 2021.

Sánchez compareció sonriente tras varios días de tensas negociaciones por el amago de veto que planteaba España al acuerdo general del Brexit. Los riesgos de que la redacción del tratado permitiese en un futuro que Gibraltar quedase incluido automáticamente en cualquier relación que pactasen Reino Unido y la UE irritaron al Ejecutivo español, que se encontró por sorpresa con un artículo potencialmente dañino para España en el documento final del Brexit.

Prosperidad compartida

La amenaza de voto contrario alumbró una negociación que ha concluido con declaraciones escritas de la Comisión y del Consejo respaldando la postura de España. También con otra —más ambigua— de Reino Unido desvinculando el artículo de la discordia (184) de cualquier negociación sobre Gibraltar.

Consciente de que el debate sobre un territorio que pasó a manos británicas en 1713, con el Tratado de Utrecht, enciende algunos ánimos políticos, el presidente aseguró que resolver este embrollo “no es una cuestión emocional ni de identidad nacional”. Sánchez enmarcó las demandas españolas en la necesidad de que haya “una prosperidad compartida con el Campo de Gibraltar”. España lamenta que el Peñón constituya el tercer territorio con la mayor renta per cápita del mundo, si se midiese como un Estado autónomo, mientras que la región española colindante es una de las más deprimidas del país.

Respecto al valor legal de los compromisos europeos sobre Gibraltar, Sánchez aseguró que no hay dudas de la cobertura que ofrecen. Un alto cargo comunitario ratificó esa versión: “Ese documento será la base de cualquier negociación futura con Reino Unido y jamás se incluirá a Gibraltar; siempre será necesario el visto bueno de España”.

El gobernante español alertó contra la tentación de pensar que el hito de este domingo culmina el Brexit. Ahora deberán aprobarlo los Parlamentos británico y europeo, lo que puede llevar a imprevistos. “Nadie desea que esto [la salida pactada] no ocurra, pero debemos prepararnos para todos los escenarios”, advirtió. Al igual que otros líderes europeos, Sánchez descartó alternativas al pacto entre Londres y Bruselas. “Le he deseado a la primera ministra Theresa May que el Parlamento británico ratifique el acuerdo porque es el mejor al que se puede llegar. No hay otro”, enfatizó.

Mensaje al PP: que lea la prensa británica

El presidente trató de evitar este domingo cualquier refriega partidista respecto a Gibraltar, un asunto en el que el principal partido de la oposición critica los resultados que ha logrado el Gobierno. Aun así, dirigió unas palabras al líder del Partido Popular, Pablo Casado, que ha hablado de cesión y de fracaso al referirse a la estrategia del Gobierno socialista respecto al Peñón. Preguntado por esas críticas, Sánchez respondió: “Le recomiendo que se lea la prensa británica y saque sus conclusiones”. Diferentes medios británicos han destacado que Theresa May ha hecho concesiones a España al aceptar las declaraciones políticas sobre Gibraltar que acompañan al acuerdo de retirada de Reino Unido.

De manera más sutil, Sánchez recordó que, mientras bajo el Ejecutivo de Mariano Rajoy las demandas respecto a Gibraltar solo fueron “un mero punto” en los documentos acordados, lo que se consagra ahora es “un triple blindaje”. Lo cierto es que hasta ahora todos los documentos del Brexit eran textos para la negociación y que el único momento para incluir algo vinculante era el paquete de retirada, el que ahora se ha sellado en Bruselas.

“El Gobierno ha tratado esta cuestión de Gibraltar con enorme sentido de Estado. Y lo hemos hecho con el mismo equipo negociador que el Gobierno anterior”, añadió Sánchez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información