Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán critica a EE UU por las sanciones pero no abandona el acuerdo nuclear

Ali Jamenei no menciona una salida del pacto, con la que habían amenazado algunos dirigentes

pacto nuclear
El líder supremo de Irán, Ali Jamenei, en un encuentro con estudiantes en Teherán, este sábado. EFE

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, ha recurrido este sábado a su habitual retórica revolucionaria para fustigar a Washington por el restablecimiento de sanciones a la República Islámica a partir del lunes. “Durante los 40 años de enfrentamiento con Irán, Estados Unidos siempre ha salido derrotado”, ha asegurado. Sin embargo, la máxima autoridad del país ha evitado cualquier mención a la posibilidad de abandonar el acuerdo nuclear, como amenazaban algunos dirigentes el pasado abril tras la salida de EE UU.

“Este nuevo presidente norteamericano (…) ha puesto en evidencia y desacreditado el [escaso] prestigio que les quedaba a Estados Unidos y a la democracia”, ha manifestado Jamenei durante una audiencia a un grupo de universitarios con motivo del Día Nacional contra la Arrogancia Global (EE UU en la retórica revolucionaria).

La ocasión no podía ser más oportuna. Cada año, el 4 de noviembre, el régimen islámico celebra el aniversario de la toma de la embajada de Estados Unidos en Teherán, que significó el secuestro de medio centenar de ciudadanos norteamericanos durante 444 días y la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países. Desde entonces, la recién nacida República Islámica, como pasó a denominarse el Irán surgido de la revolución, convirtió el antiamericanismo en uno de los pilares de su existencia y su desencuentro con Washington se convirtió en un claro obstáculo para la paz en la región.

De ahí el recelo con el que Jamenei aceptó el acuerdo nuclear de 2015, pero también su enorme significado más allá de lo que se firmó. La retirada de EE UU ha reafirmado al líder supremo en su desconfianza hacia ese país y por extensión de Occidente. A la vez, el enorme coste que la reimposición de sanciones está teniendo para su país, antes incluso de su puesta en práctica, impide que pueda congratularse de lo que para él era un fracaso anunciado. Solo le queda la pataleta.

Y el general Qasem Soleimani. El jefe de la Fuerza Qods de los Guardianes de la Revolución (Pasdarán) ha respondido al ominoso tuit de Trump anunciando que “se acercan las sanciones” con una imagen inspirada en la serie Juego de tronos, con un inquietante “te haré frente” en su cuenta de Instagram.

Más circunspecto, el Gobierno de Hasan Rohani, a través de su Ministerio de Exteriores, ha subrayado que las sanciones constituyen una violación del acuerdo nuclear y de las resoluciones de la ONU. “Irán no va a permitir que el régimen de Trump consiga sus objetivos ilegítimos”, afirma el comunicado. Ninguna mención a una eventual respuesta iraní. La contención del mensaje es consistente con la percibida por varios analistas y parlamentarios europeos que en las últimas semanas han visitado Teherán.

“Los iraníes están haciendo gala de paciencia estratégica”, asegura una de esas fuentes. “Nadie durante las numerosas entrevistas que he mantenido allí ha hecho alusión a retirarse del PIAC [Plan Integral de Acción Conjunta, el nombre oficial del pacto nuclear] como ocurría en abril”, añade. Según estos observadores, los iraníes quieren mantener a los europeos de su lado y están a la espera de ver hasta qué punto sus medidas, en especial la Entidad con Cometido Especial (SPV por su nombre en inglés, Special Purpose Vehicle), permiten sortear las sanciones antes de tomar medidas más drásticas.

El objetivo de la Administración Trump es que las sanciones fuercen a los gobernantes iraníes a acomodar sus exigencias de reducir la intervención en los países vecinos (Irak, Siria, Líbano, Yemen) y recortar el programa de misiles. Veteranos observadores de la República Islámica apuntan sin embargo que la trayectoria del régimen ha demostrado que las presiones económicas externas refuerzan a los ultras y terminan exacerbando las tensiones regionales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información