Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft acusa a piratas rusos de crear sitios web falsos ligados a los republicanos

El ciberataque alienta el temor a lo que pueda ocurrir de cara a las legislativas de noviembre. Algunas de la páginas aparentaban ser del Senado de EE UU o de think tanks conservadores

Logo de Microsoft tras la silueta de un hombre, en una imagen tomada en Nueva Delhi en noviembre de 2017.rn
Logo de Microsoft tras la silueta de un hombre, en una imagen tomada en Nueva Delhi en noviembre de 2017. AP

La amenaza de una injerencia rusa en las elecciones de noviembre toma forma. Microsoft informó la noche del lunes de que ha detectado y ha cerrado seis sitios web falsos, incluidos algunos del Senado de Estados Unidos y de think tanks conservadores, creados por piratas informáticos vinculados con el Gobierno ruso. El objetivo de los hackers consistía en hacer creer a los usuarios que accedían a sitios conocidos para ellos, manejados por grupos políticos estadounidenses, pero en realidad eran redirigidos a páginas web falsas controladas por piratas cibernéticos, que robaban sus contraseñas y otros datos. El Kremlin criticó a la compañía tecnológica por publicar información “grave” y “sin presentar pruebas”.

Según Brad Smith, presidente de Microsoft, los sitios en línea cerrados fueron creados por un grupo conocido como Strontium o, alternativamente, Fancy Bear o APT28, dominios vinculados a una agencia de inteligencia rusa y acusados de haber hackeado el Comité Nacional Demócrata en 2016. "No entendemos en qué se basan esas acusaciones, que son bastante graves y que no pueden hacerse sin presentar pruebas", respondió este martes Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, a medios locales. Peskov también preguntó qué tiene que ver la inteligencia militar rusa con esos hackers, cuando "de EE UU recibimos confirmaciones de que no hubo ninguna injerencia (rusa) en las elecciones". Aunque no es así.

Los servicios de inteligencia de EE UU han confirmado la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, que tenía como objetivo ayudar a Donald Trump a llegar a la Casa Blanca y han alertado de que existe una amenaza de que se repita en las legislativas de otoño. Sin embargo, en la cumbre celebrada entre el mandatario estadounidense y su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Helsinki, generó confusión. Trump dio su voto de confianza al Kremlin, por encima de sus propios servicios de seguridad. “Mi gente, Dan Coats [director nacional de Inteligencia] y otros, vinieron a mí y me dijeron que creían que era Rusia. El presidente Putin dice que no es Rusia. Le diré que no veo ninguna razón por la que debería serlo, pero realmente quiero ver el servidor, tengo confianza en ambas partes”, comentó en la rueda de prensa conjunta. Tras un alud de críticas provenientes de todos los colores políticos, el republicano reculó y aseguró que su Gobierno evitará nuevas interferencias en las legislativas de noviembre.

Entre las instituciones afectadas por esta nueva ronda de ataques, se encuentra el Instituto Hudson, un centro de pensamiento conservador con sede en Washington que ha participado de forma activa en las investigaciones sobre la injerencia en Rusia y ha promovido programas que examinan el aumento de la cleptocracia en gobiernos de todo el mundo, con Rusia como objetivo principal. Otro afectado es el Instituto Republicano Internacional (IRI) —del que forman parte Mitt Romney y John McCain—. El IRI es un grupo sin fines de lucro que promueve la democracia en todo el mundo, y que el Senado ruso pidió que se investigara en julio de 2005 por considerar que pretendía influir en la política interna del país. Las otras tres páginas falsas fueron diseñadas para aparecer como si estuvieran afiliadas al Senado. Microsoft también cerró un sexto sitio web pero que no tenía contenido político, sino que falsificó los propios productos en línea de la compañía.

Unas legislativas bajo amenaza

La revelación del gigante tecnológico llega tras meses de sospechas y advertencias por parte de los servicios de inteligencia de EE UU por la posible injerencia rusa en las próximas elecciones legislativas de noviembre. Pero el Kremlin insiste en desmarcarse de dichas alertas. "No sabemos de qué piratas se está hablando ni tampoco sabemos en qué consiste la injerencia en las elecciones", sostuvo el portavoz ruso.

La posible amenaza rusa tiene fundamento para el servicio de inteligencia de Estados Unidos. El director de la agencia gubernamental, Dan Coats, aseguró a comienzos de este mes que Moscú continúa llevando a cabo una “campaña generalizada de mensajes para debilitar y dividir” a EE UU y confirmó que piratas informáticos rusos han intentado robar información de candidatos electorales y oficiales.

El servicio de inteligencia no ha detectado una “campaña robusta” para socavar la democracia estadounidense como la de 2016, cuando Rusia lanzó una sofisticada estrategia de difusión de propaganda e información robada al Partido Demócrata. Pero el FBI ha advertido de que los intentos de intromisión extranjera “son constantes” y que la amenaza es “amplia y profunda”.

El presidente de Microsoft hizo eco de estas advertencias ahora que dio a conocer los sitios pirateados: “Nos preocupa que estos y otros intentos presenten amenazas a la seguridad de una gama cada vez mayor de grupos conectados con ambos partidos políticos estadounidenses en el período previo a las elecciones de 2018”.

Más información