Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paraguay traslada su Embajada a Jerusalén tras los pasos de EE UU y Guatemala

Washignton abrirá dentro de una semana su legación diplomática ante Israel en la Ciudad Santa

Un operario coloca un cartel indicador de la Embajada de EE UU, el lunes en Jerusalén.
Un operario coloca un cartel indicador de la Embajada de EE UU, el lunes en Jerusalén. REUTERS

Paraguay será el segundo país latinoamericano después de Guatemala en trasladar a Jerusalén su Embajada en Israel, y el tercero del mundo tras Estados Unidos, que dentro de una semana tiene previsto mudar su representación diplomática desde Tel Aviv. Mientras el Ayuntamiento de Jerusalén se afanaba este lunes en colocar los carteles de tráfico indicadores de la dirección de la legación norteamericana, el Ministerio de Exteriores israelí informaba de la próxima visita del presidente paraguayo, Horacio Cartes, para inaugurar la nueva sede de su Embajada. Un portavoz del Gobierno de Asunción confirmó a Reuters que Cartes viajará a Jerusalén los días 21 y 22 de mayo.

Desde que el presidente de EE UU, Donald Trump, acordó el pasado 6 de diciembre reconocer Jerusalén como capital de Israel, son dos ya los países que han seguido sus pasos, mientras otra “media docena”, según el Gobierno hebreo, estudian trasladar sus legaciones a la Ciudad Santa desde Tel Aviv, donde hasta ahora se han localizado todas las sedes diplomáticas en Israel.

En la recepción ofrecida al cuerpo diplomático el mes pasado en Jerusalén con motivo del Día de la Independencia, el primer ministro Benjamín Netanyahu declaró abierta la carrera para animar al cambio de localización de sedes: “Las 10 primeras embajadas que vengan tendrán trato preferente. ¡Nosotros les ayudaremos!”. Guatemala, que secundó a Washington el 24 de diciembre, inaugurará sus oficinas en un parque tecnológico de la periferia el próximo día 16, en un acto al que ha comprometido su asistencia el presidente Jimmy Morales.

Dos días antes, está previsto que Ivanka Trump, hija del presidente de EE UU, junto a su esposo, Jared Kushner —asesor de la Casa Blanca para el conflicto en Oriente Próximo—, asistan a la apertura de la nueva representación diplomática. Por ahora, el embajador norteamericano en Israel contará con una oficina provisional en un edificio consular ya existente en la Ciudad Santa.

Tras la creación de Israel —hace ahora 70 años a raíz de la partición de la Palestina bajo mandato británico— Jerusalén que, según Naciones Unidas debía contra con un estatuto internacional, quedó dividida en un sector occidental, que el Gobierno hebreo declaró su capital, y otro oriental, con población palestina y bajo control jordano. El Ejército israelí ocupó en 1967 Jerusalén Este, que incluye la Ciudad Vieja y los santos lugares de las tres religiones monoteístas, y la Kneset (Parlamento) lo anexionó en 1980, en una decisión sin reconocimiento internacional.

La comunidad internacional, con la Unión Europea a la cabeza, sostiene que el estatuto final sobre la Ciudad Santa debe ser aprobado dentro de un acuerdo de paz definitivo entre israelíes y palestinos, que aspiran a que Jerusalén Este sea su futura capital, de conformidad con la solución de los dos Estados.

Este consenso, que se mantuvo durante décadas, se quebró a partir de la decisión de Trump. Además de Guatemala y Paraguay, Honduras ha dado también pasos para el traslado de su Embajada a Jerusalén. Aparentemente, Rumania iba a ser el primer país europeo en anunciar un cambio de ubicación de su embajada en Israel, después de el Gobierno lo aprobase un principio de acuerdo, pero las discordias políticas en Bucarest han acabado paralizando la mudanza. República Checa pareció intentar emular a Rumania, aunque finalmente se ha conformado con abrir un consulado honorario en la Ciudad Santa.

El pasado mes de diciembre, 128 países votaron en la Asamblea General de la ONU a favor de que Washington revertiese su decisión sobre Jerusalén. Otros 35 Estados se abstuvieron y 21 no asistieron a la votación. Además de EE UU e Israel, se pronunciaron en contra Guatemala, Honduras, Togo, Nauru, Palau, islas Marshall y Micronesia.

Más información