Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU aborda la interferencia rusa en Cataluña con los titanes de la Red

El Comité de Inteligencia interroga a las grandes compañías por la agitación rusa en favor del secesionismo

El vicepresidente y representante legal de Facebook, Colin Stretch; el de Twitter Sean Edgett, y el Google, Kent Walker, en su comparecencia ante el Comité de Inteligencia del Senado. FOTO: AFP / VÍDEO: REUTERS

El Kremlin apunta a Cataluña. La gigantesca estrategia de desestabilización digital emprendida por Moscú y que alcanzó su cénit en las pasadas elecciones de EE UU ha dejado su huella en el conflicto secesionista. Así lo entienden dos miembros del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos, que al hilo de la investigación de la trama rusa abordaron esta intromisión en las comparecencias de los representantes de Facebook, Twitter y Google. “Sabemos que los rusos estuvieron involucrados en las elecciones francesas y alemanas, y ahora estamos descubriendo que también en la separación de España”, afirmó el senador independiente por Maine, Angus S. King.

La maquinaria de injerencia rusa no tiene límite. Las investigaciones abiertas en Estados Unidos a raíz de la campaña del Kremlin contra Hillary Clinton están destapando un juego planetario de intoxicación y caos. El caso más conocido hasta la fecha fue la propia contienda electoral americana. El informe ICA 2017-01D de la Dirección Nacional de Inteligencia estableció que Vladímir Putin había ordenado una estrategia para “socavar la fe pública en el proceso democrático, denigrar a Clinton y dañar su elegibilidad y potencial presidencia”. Con este fin, Moscú orquestó, según el informe que firmaban la CIA, la NSA y el FBI, “una operación encubierta con apoyo de agencias gubernamentales, medios públicos, intermediarios, usuarios de redes y trolls digitales”.

Este mecanismo de agitación a gran escala, negado por Rusia, fue reproducido en Alemania, el Brexit, las elecciones francesas y también, como reveló una investigación de EL PAÍS, en Cataluña. Allí, la maquinaria rusa alentó las tesis independentistas, expandió bulos y azuzó la discordia a través de una compleja red de generación y difusión de contenidos sesgados.

Los efectos de esta operativa son múltiples y tienden a alimentar los circuitos del descontento radical. Tanto en el país afectado como fuera de él. Plataformas tan agresivas y conspirativas como las estadounidenses Infowars o Breibart, dirigida por el antiguo estratega jefe del presidente, el ultraderechista Stephen Bannon, no han tenido empacho en sumarse a la campaña y lanzar artículos de alta distorsión. “La Unión Europea ataca a los votantes catalanes maltratados por su golpe de Estado contra Europa”, rezaba uno de sus titulares.

En este escenario acelerado y de fácil contagio, la búsqueda de barreras ha elevado la polémica hasta Facebook, Google y Twitter. Su responsabilidad final y las medidas adoptadas para frenar la intoxicación fueron las dianas a la que se dirigió el martes y el miércoles el Comité de Inteligencia del Senado y que llevaron al senador King, pero también a su homólogo por Nuevo México, Martin Heinrich, a inquirir sobre la operación catalana.

“Ustedes operan plataformas globales. Y hay fuentes fiables que informan de que operaciones similares [a las de EE UU] pueden estar ocurriendo, por ejemplo, en Cataluña. ¿Qué están haciendo ustedes, ahora mismo, para garantizar que sus plataformas no se emplean para generar división en todo el mundo, para debilitar las democracias occidentales? ¿Y en particular con el caso de Cataluña, están al corriente de lo que sucede allí?”, preguntó el senador demócrata Heinrich.

La andanada, como fue habitual en la comparecencia, recibió una contestación general. “En términos globales, estamos centrados en impedir este tipo de abusos. Es una obligación de la plataforma. Nos centramos en las elecciones según el calendario, incluidas las catalanas”, señaló el representante legal de Facebook. No fue más lejos el portavoz de Twitter, quien respondió afirmativamente, pero pidió tiempo para recabar datos. Google dijo que carecía de datos. Preguntados ayer por este periódico, ninguna de las compañías ofreció mayores detalles.

Los senadores mostraron su disgusto por la representación enviada por las compañías y subrayaron que deseaban que fueran los máximos responsables quienes rindieran cuentas. “Me gustaría preguntar a quienes toman las decisiones”, afirmó el senador King.

Parte de este malestar se debe al bajo perfil de las respuestas, una dilución que contrasta con la magnitud del problema detectado. El entramado ruso, según las propias compañías, ha llegado a lanzar en EE UU más de un millar de vídeos en Youtube, controlar 2.752 cuentas en Twitter y alcanzar a 126 millones de usuarios de Facebook. Y no se trata de una operación pretérita. La agitación se ha mantenido en casos como la reciente polémica por las protestas de los jugadores negros en la liga de fútbol americano. “Han azuzado a ambos bandos para exacerbar la división. Esto demuestra que la injerencia sigue. Deberíamos saber cómo actuar para frenarla”, declaró King.

La operativa puesta al descubierto es ciclópea. Y la preocupación empieza a serlo también. La Alianza para Asegurar la Democracia, una plataforma del German Marshall Fund que sigue de cerca el fenómeno mediante la observación de cuentas de Twitter, ha presentado al Senado un informe que detalla cómo Moscú ha desarrollado un sistema de intervención integral en el ecosistema de las redes.

“Rusia emplea todos los medios sociales para ganar influencia. Un ejemplo hipotético: un bulo lanzado en 4Chan puede ser retomado por las cuentas de Twitter del Kremlin y amplificado por sus bots. Después, un medio patrocinado por Rusia informa en Youtube sobre la discusión tuitera. Asimismo, la pieza informativa de Youtube es lanzada a las comunidades de Facebook y amplificada mediante anuncios y falsas comunidades. Cada red social solo verá una parte de la operativa del Kremlin. A menos que compartan sus datos, será imposible comprender la magnitud de la manipulación rusa y su impacto”, denuncia el informe.

El material empleado en esta estrategia no es solo político. El portavoz de la Alianza, Brett Schafer, ha señalado a este periódico que en la hoguera de la agitación se utilizan todo tipo de conflictos. Incluso los de signo contrario. “El objetivo es debilitar las democracias occidentales”, indica. Bajo esta consigna, el conglomerado ruso ha llegado a alentar protestas contra Trump, como ocurrió con la gran manifestación celebrada tras su victoria electoral. Es un todo vale con el fin de sembrar la cizaña. Sea en Cataluña, Escocia o Texas.

La conexión Texas-Cataluña

Nicolás Alonso

Un ejemplo concreto de la injerencia rusa ocurrió en el seno del movimiento independentista de Texas. En 2016, un equipo de informáticos rusos controlaba desde San Petersburgo la página de Facebook principal de la iniciativa separatista, que contaba con más de 250.000 seguidores. A través de mensajes constantes y programados, la web agitada el discurso nacionalista y promovía “identidades estatales”. Una vez consolidada una base de seguidores, los organizadores utilizaron la plataforma para distribuir otros contenidos como críticas a Hillary Clinton o ideas antimusulmanas.

Según el experto Casey Michel, que analizó esta y otras incursiones similares, existen paralelismos con otros movimientos secesionistas como el catalán o el escocés. “Difunden bulos por la Red para agitar el caos y provocar tensión en Occidente, obedeciendo a las instrucciones del Kremlin”, explicó Michel en una entrevista reciente. Más allá de hackers, también utilizan cuentas automatizadas, conocidas como ‘bots’ (robots), para maximizar el alcance de sus mensajes perturbadores.

En septiembre, un tuit sobre la independencia catalana de Julian Assange, el fundador de Wikileaks, al que el director de la CIA ha calificado de “fraude”, alcanzó una viralidad infrecuente en cuestión de horas. Según un análisis de datos facilitados por Twitter, un 59% de los perfiles que compartieron o reaccionaron a su mensaje eran ‘bots’, falsos.

Pero el apoyo de Rusia a estos movimientos ha sido más explícito incluso. En septiembre de 2015, el Movimiento Anti-Globalización, al que Putin ha donado dinero y elogiado por su trabajo, congregó en Moscú a líderes de los principales movimientos separatistas del mundo, incluyendo el de Texas, California, Puerto Rico, Hawái, Escocia o Cataluña, entre otros.

Facebook, Google y Twitter evitan pronunciarse

R. J. C.

Los tres grandes involucrados en la investigación prefieren no pronunciarse. Ven la pregunta sobre su implicación en Cataluña como una anécdota, evitando hacer referencia alguna.

Facebook, bajo la lupa más que ninguna otra,  prefiere no hacer comentarios. Twitter considera que la pregunta del senador pretendía abrir el foco de manera global, pero no centrarse en la situación de Cataluña en concreto. Google tampoco quiere entrar en detalles. Su única interacción con España fue poco antes del 1-O, cuando dieron de baja de su escaparate de aplicaciones una que indicaba en qué lugares se podía votar.

Más información