Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump reclama a los líderes latinoamericanos más acción contra el Gobierno de Maduro

"Los venezolanos están pasando hambre y su país se está hundiendo", advierte el presidente de EE UU en una cena con Santos y Temer

El presidente Trump da a bienvenida en una cena con líderes latinoamericanos en Nuena York. Enfrente, el presidente Santos. GOBIERNO DE COLOMBIA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emplazó este lunes por la noche a los líderes latinoamericanos a “hacer más” ante la crisis que atraviesa Venezuela y advirtió de que su Administración está preparada para impulsar nuevas sanciones si persiste la escalada autoritaria del Gobierno de Nicolás Maduro. Trump hizo este llamamiento sentado frente a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, en una cena que ofreció en Nueva York con ocasión de la Asamblea General de Naciones Unidas y a la que también asistió el presidente brasileño, Michel Temer, el panameño, Juan Carlos Varela, y la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti.

“Pido a los líderes aquí reunidos que estén preparados para hacer más al abordar esta crisis increíble”, dijo el estadounidense al inicio de la cena, e instó a que “se restaure la democracia” en el país caribeño. Trump calificó al Gobierno de Maduro de “dictadura socialista” y “régimen corrupto” que está destruyendo a su país. “Los venezolanos están pasando hambre y su país se está hundiendo. Fue uno de los países más ricos del mundo durante mucho tiempo y ahora la gente está pasando hambre. ¿Cómo puede ser posible?”, se preguntó ante los allí presentes.

La inestabilidad de Venezuela se ha agravado en los últimos meses y el régimen de Maduro está acusado por la ONU de represión y torturas. Esta espiral, junto con el cambio de inquilino de la Casa blanca, ha dado lugar a medidas más duras de Estados Unidos contra Caracas. Si hasta ahora todas las sanciones iban dirigidas contra individuos concretos, alcanzando ya incluso al propio presidente, el pasado 25 de agosto la Administración estadounidense prohibió la compra de deuda pública venezolana y de la petrolera estatal, PDVSA, con el fin de estrangular la financiación del régimen.

“Estamos preparados para tomar más acciones si el Gobierno persiste en imponer normas autoritarias a los venezolanos”, advirtió Trump esta noche. Los líderes latinoamericanos comparten el rechazo al régimen de Maduro, pero disienten en el tono. A los socios de la región les turbaron especialmente unas declaraciones de este verano en las que el presidente norteamericano ponía sobre la mesa la posibilidad de una acción militar. "No voy a descartar la opción militar, es nuestro vecino y tenemos tropas por todo el mundo. Venezuela no está muy lejos, y la gente allí está sufriendo y está muriendo", dijo el mandatario.

Diferencias con Temer y Santos

El presidente de Colombia ya ha expresado a Washington su oposición a semejante deriva, según explicó este lunes en una entrevista con Bloomberg. “Hemos dicho a Trump que una intervención militar no está en la agenda de ningún país latinoamericano”, señaló, algo que “solo empeoraría la situación”.

"En opinión de todos los participantes de la cena es preciso una solución democrática en Venezuela", dijo por su lado Temer a un grupo de periodistas. La idea es aumentar la presión de los países latinoamericanos y caribeños "para presionar por una solución democrática, pero una presión diplomática", aclaró. Consultado sobre si se discutieron sanciones concretas, Temer afirmó que se habló sí de sanciones, pero "verbales, palabras diplomáticas, democráticas", informa AFP.

Las conversaciones de la noche giraron a torno a cómo aumentar la presión sobre el Gobierno chavista con el fin de lograr una transición “pacífica” hacia la democracia, en palabras utilizadas por Santos, quien insistió en que ese es el objetivo que les une a todos. El tono del presidente colombiano también se ha ido endureciendo conforme han pasado los meses y ha empeorado la situación de su país vecino.

En un artículo publicado en EL PAÍS el 17 de agosto bajo el título Lloramos por ti, Venezuela, defendía el cambio: "Maduro me tilda de traidor porque Colombia ha protestado y se ha opuesto a las crecientes violaciones de los derechos humanos y democráticos en su país. Tal vez pensaba que, por habernos ayudado en el proceso de paz, nos íbamos a tapar los ojos y a ser cómplices de sus arbitrariedades. El necesario pragmatismo en las relaciones internacionales no da para tanto", defendía.

Estados Unidos, por su parte, también ha cambiado de enfoque. Su clamorosa ausencia en el último momento en la cumbre de la Organización de Estados Americanos (OEA) el pasado mes de junio acabó por hacer descarrilar una condena. Esta noche Trump ha pedido mano dura.

Más información