Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada diez menores es víctima del trabajo forzado

África concentra casi la mitad de los niños trabajadores. Hay 40 millones de personas esclavizadas en el mundo

Una niña en un lugar de construcción de Yakarta (Indonesia) el 22 de agosto.
Una niña en un lugar de construcción de Yakarta (Indonesia) el 22 de agosto. REUTERS

El trabajo infantil ha disminuido considerablemente. Del año 2000 a 2016, hay 94 millones menos de niños trabajando. Pese a este avance, 152 millones de menores de entre cinco y 17 años se ven obligados a trabajar, según un informe hecho publico este martes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Es decir, uno de cada diez. La mayoría de ellos se concentra en el África Subsahariana, que pese ser una región que ha implementado numerosas políticas dirigidas a combatir el trabajo infantil, concentra casi la mitad de los menores que sufren esta situación. El informe también concluye que más de 40 millones de personas están esclavizadas en trabajos forzados y matrimonios forzados, una estimación que, además, consideran “conservadora”.

El análisis que ha hecho la OIT junto a la organización especializada Walk Free Foundation, con la colaboración de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), estima que unos 24,9 millones de personas están atrapadas trabajando en factorías, lugares de construcción, granjas o pesqueros; también como trabajadores domésticos o sexuales. Mientras, 15,4 millones han sido forzadas a casarse sin su consentimiento. Y al menos tres de cada cuatro de estos esclavos son mujeres y chicas; una de cada cuatro, menores.

La región africana ha sido de las más afectadas por conflictos y desastres naturales, los cuales aumentan el riesgo de trabajo infantil”, cita el informe Estimaciones mundiales del trabajo infantil: Resultados y tendencias, 2012-2016. En los países con conflictos armados, la incidencia de trabajo infantil es un 77% más alta que la media global. Lo mismo ocurre con las condiciones de trabajo. La probabilidad de que el trabajo sea peligroso es 50% más alto en países con conflictos que en el resto del mundo. En la región subsahariana, un 43% de los niños que trabajan lo hacen en condiciones que ponen directamente en peligro su salud, su seguridad y su desarrollo moral. Según la OIT, una gran proporción de niños menores de 17 años trabaja en canteras de piedra, minas, construcción así como labores relacionadas con la agricultura.

Otra de las explicaciones que da el informe sobre la situación de la región subsahariana es la presencia de “fuerzas económicas y demográficas que actúan en contra de los esfuerzos gubernamentales”. Sin embargo, precisa que el alcance de esta justificación necesita más análisis.

La segunda región con más trabajo infantil es la región Asia Pacífico. Concentra 62 millones de niños en situación de trabajo infantil. Junto con África, representan nueve de cada diez niños que trabajan. En tercera posición se encuentra la región americana (11 millones), seguida de Europa y Asia Central (6 millones) y, finalmente los países árabes (1 millón).

En países con ingresos nacionales más bajos -una clasificación que elabora el Banco Mundial-, hay más trabajo infantil, sin que eso signifique que no exista en países con ingresos altos. Es en los países con ingresos bajos que 43% de los menores de cinco a 17 años trabajan mientras que la mayoría, el 56%, labora en países con ingresos medios.

El sector agrícola concentra el 70% del trabajo infantil

La agricultura es el sector que domina en trabajo infantil y monopoliza el 70% de esta fuerza de trabajo, con 108 millones de niños repartidos mayoritariamente en África y en los países árabes. Es en las labores agrícolas donde la remuneración es más baja o nula y en las cuales los niños trabajan con sus familiares. El informe indica sin embargo que el trabajo infantil será más predominante en el sector industrial y el de los servicios debido al cambio climático y el consecuente éxodo rural.

El informe, el segundo desde 2008, se ha realizado en base a datos de 105 países entre los años 2012 y 2016. El documento abarca a más de 1.100 millones de niños de entre cinco y 17 años, lo que corresponde alrededor de 70% de la población mundial de niños de este rango de edad.

Más información