Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Moro condena a 14 años de cárcel al exgobernador de Río

Sergio Cabral, al que se le ha descubierto una fortuna de 100 millones dólares en cuentas en el exterior, tiene pendientes otros nueve procesos judiciales

sergio cabral condenado
Sérgio Cabral fue gobernador de Río entre 2007 y 2014. Agência Brasil

Sérgio Cabral, que fue poderoso gobernador de Rio de Janeiro entre 2007 y 2014 y uno de los impulsores del proyecto olímpico de la ciudad, ha sido condenado este martes a 14 años de cárcel por corrupción y blanqueo de dinero. La sentencia emitida por el juez impulsor de la Operación Lava Jato, Sérgio Moro, es solo el comienzo del calvario judicial que aún espera por delante al que en sus años de esplendor fue uno de los políticos más importantes de Brasil. Cabral, en prisión desde el pasado noviembre, tiene pendientes otros nuevos procesos por corrupción. Las investigaciones de la justicia y la policía brasileña han permitido descubrir que Cabral tenía una fortuna de 100 millones de dólares en cuentas en el extranjero, supuestamente producto del cobro de sobornos.

La sentencia del juez Moro afirma que el exgobernador recibió, entre 2007 y 2011, 2,7 millones de reales -unos 810.000 dólares- en sobornos de la constructora Andrade Gutiérrez a cambio de un contrato para realizar obras en el Complejo Petroquímico del Río de Janeiro (Comperj), propiedad de la petrolera estatal Petrobras. Cabral pertenecía al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el mismo del actual presidente brasileño, Michel Temer. El exgobernador dimitió de su cargo en 2014 tras una oleada de protestas contra su gestión y cuando ya se acumulaban las sospechas sobre sus prácticas corruptas.

En la sentencia, el juez Moro alude a la situación financiera del Estado de Río de Janeiro, en situación de quiebra y sin recursos para pagar a sus empleados públicos. "No se puede ignorar esa situación [que provoca] sufrimiento de la población y de los funcionarios, y que [...] tiene también su origen en el cobro sistemático de sobornos por el exgobernador y sus asociados, con impacto en la eficiencia de la Administración Pública y en los costes de los presupuestos públicos", dice el texto. “No puede haber ofensa más grave que la de aquel que traiciona el mandato y la sagrada confianza que el pueblo en él deposita para obtener beneficio propio. Además, las aludidas circunstancias del cobro de sobornos [...] indican ganancia desmedida, lo que también merece reprobación especial. Actuó, por lo tanto, con una culpabilidad extrema".

El juez, sin embargo, absolvió a la esposa de Cabral, Adriana Ancelmo, en la actualidad en arresto domiciliario por su implicación en otros procesos. Moro alega “falta de prueba suficiente de autoría o participación” de Ancelmo, pese a que ella también se benefició del dinero de origen ilícito.

El juez condenó, también por corrupción y blanqueo de dinero, al exsecretario del Gobierno de Río, Wilson Carlos Cordero da Silva Carvalho (10 años y ocho meses), y a Carlos Miranda (12 años), considerado el hombre del maletín de Cabral. Los fondos desviados aún no han podido recuperarse, destaca el juez, quien apunta que hay indicios de que Cabral y Wilson Carlos Cordero vaciaron sus cuentas antes de que la justicia ordenase bloquearlas.

Cabral responde por otros nueve procesos en Río, cuya instrucción es mucho más compleja e incluye supuestos desvíos de dinero público en obras para construir infraestructuras en favelas o la reforma del legendario estadio de Maracaná para la Copa del Mundo de 2014. Cabral niega que haya cobrado sobornos y solo admite haber  recibido dinero para financiación ilegal de sus campañas. En una reciente declaración judicial, el exgobernador llegó a asegurar que compró joyas para su mujer con dinero sobrante de una campaña electoral.

Más información