Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El desafío es que los refugiados acepten ser enviados a uno u otro país”

El comisario de la UE analiza la negociación con Turquía para paliar la crisis migratoria

El comisario de Ampliación de la UE, Johannes Hahn
El comisario de Ampliación de la UE, Johannes Hahn, el miércoles en Madrid.

La Unión Europea ha puesto sus ojos en Turquía en su búsqueda de salidas que resuelvan, o al menos palíen, la crisis migratoria. Bruselas ofrece acelerar el proceso de adhesión a cambio, entre otras cosas, de que Ankara frene las salidas de refugiados e inmigrantes y readmita a los rechazados. Johannes Hahn (Viena, 1957), comisario de Política de Vecindad y Negociaciones para la Ampliación, analizó el diálogo con Turquía y esta crisis la semana pasada durante una visita a Madrid para participar en el congreso del Partido Popular Europeo.

Pregunta. ¿Va llegando el dinero comprometido por los Estados para afrontar la situación?

Respuesta. Aunque al final para todo es necesario dinero, también debemos reforzar nuestras fronteras externas para protegernos.

P. ¿Se puede cerrar la frontera a un refugiado?

R. No es cerrar la frontera, es establecer un control fronterizo que nos permita controlar las llegadas, decidir quién está autorizado a entrar y quién no, diferenciar entre los refugiados [con derecho a protección internacional] y los inmigrantes.

P. ACNUR estima que el 80% de los que llegan por el Mediterráneo vienen de países en conflicto como Siria, Afganistán o Eritrea.

P. Durante años, los sirios se quedaron en la región y ahora afrontamos un cambio de comportamiento. Desde hace medio año, y ante el deterioro del conflicto sirio, la gente ha empezado a moverse [hacia Europa].

P. Turquía se ha convertido en un actor clave y las autoridades europeas han multiplicado los contactos con Ankara. ¿Hay ya compromisos sólidos?

R. Lo que ocurre es que los refugiados vienen de Turquía o cruzan por allí hacia Europa. Hasta ahora el control fronterizo no ha funcionado, por eso tenemos esos problemas en el norte de Europa. Tenemos que hacer nuestros deberes pero también debatir con los colegas turcos sobre cómo coordinarnos más. Desde que estoy en el cargo estamos discutiendo con Turquía una mejora de la unión aduanera y ahora, la liberalización de visados. Esta nueva dinámica nos permite acelerar el proceso.

P. La liberalización de los visados estaba prevista para 2017, ahora se baraja 2016. ¿Será así?

R. Ahora el objetivo es acelerar el proceso. Todo esto es de hace dos o tres semanas. No puedo hacer anuncios de plazos concretos. Si Turquía cumple sus compromisos como ha anunciado, podríamos tener un informe definitivo hacia finales de 2016, que la Comisión proponga al Consejo, que es quien toma la decisión política.

P. ¿Qué piden a cambio a Turquía?

R. Varias cosas: protección de datos, un esquema de readmisión...

P. ¿A quién tendría que readmitir Turquía?

R. Si hubiera una entrada ilegal de Turquía a Europa por supuesto que esta gente podría ser retornada allí si hay un esquema de readmisión en marcha.

P. Supongamos que se pactara y estuviera en vigor. Si un sirio o cualquiera que huya de la guerra entra en la UE irregularmente, ¿podría ser deportado a Turquía?

R. Debemos ser precisos. Si es un refugiado, sea sirio o somalí... se le da asilo, en Europa. Si consideramos que no es un refugiado, que es un inmigrante, puede ser retornada al último país del que vino [a la UE] siempre y cuando tengamos un acuerdo de readmisión. Por eso mucha gente dice que además de reforzar las fronteras externas tenemos que trabajar en acuerdos de readmisión con muchos países.

P. ¿Acuerdos de readmisión de inmigrantes como los que España tiene con países africanos?

R. Es una de las historias de éxito. Así resolvieron desde la perspectiva española su problema migratorio.

P. Teniendo en cuenta que negociar el reparto de 120.000 refugiados tomó meses, que de ellos solo unos pocos han sido reubicados, que este año han llegado 690.000 personas, según ACNUR, y que las llegadas son diarias, la respuesta europea parece pequeña ante la magnitud del problema.

R. Por eso era importante tener un primer acuerdo de traslado. Pero el desafío de verdad es que los refugiados acepten ser enviados a este o aquel país. No todos los refugiados que lleguen a Europa pueden ir solo a Alemania, Suecia o incluso Austria. Si huyes porque temes por tu vida y tu destino es Europa, tienes que entender que, según una cuota, debes ir a este o aquel país y en principio tienes que permanecer allí.

Más información