Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU advierte a Europa que tendrá que reubicar a 200.000 refugiados

ACNUR insta a los Estados a participar obligatoriamente en el programa de reasentamiento

Refugiados permanecen en la estación de tren de Bicske (Hungría), el 3 de septiembre de 2015.
Refugiados permanecen en la estación de tren de Bicske (Hungría), el 3 de septiembre de 2015.

La ONU ha alertado este viernes de que es necesario crear 200.000 plazas para reubicar a los refugiados que están llegando a Europa y de que el fracaso del continente en dar una respuesta común a la crisis sólo ha beneficiado a las redes de traficantes de personas. Antonio Guterres, el máximo responsable de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), ha hecho un llamamiento a los líderes de la Unión Europea a movilizarse ante la crisis migratoria y a dar acogida a unos 200.000 refugiados en instalaciones dignas y con la colaboración de todos. Esta cifra está muy lejos de la que actualmente debaten los países europeos de acoger a 40.000 refugiados y también de la nueva propuesta que va a hacer la Comisión Europea la próxima semana de que sean 120.000 los refugiados llegados a repartir entre los Veintiocho.

Guterres ha criticado en un comunicado el enfoque actual de la Unión, y ha instado a los países miembros a "poner en marcha una capacidad inmediata y adecuada de recepción de emergencia, asistencia y registro". Aquellos que sean susceptibles de recibir protección tras su llegada, deben beneficiarse de "un programa de reasentamiento, con la participación obligatoria de todos los Estados miembros", ha afirmado. En este sentido, ha advertido de que "esto solo puede funcionar si va de la mano de capacidades de recepción adecuadas, especialmente en Grecia" aunque ha dejado claro que "la solidaridad no puede ser la responsabilidad de solo un puñado de Estados miembros". En cuanto a los que se compruebe que no necesitan protección internacional, Guterres ha sostenido que se les debería ayudar a volver "rápido a sus países de origen, en pleno respeto de sus derechos".

Según explicaron el pasado miércoles fuentes comunitarias a EL PAÍS, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, propondrá a los Estados miembros un nuevo cupo de 120.000 demandantes de asilo para reubicar desde unos países a otros los refugiados. La cifra eleva a 160.000 el número total de refugiados sujetos a reubicación para aliviar a los países más presionados por el flujo de entradas. Francia y Alemania defendieron el jueves un sistema de “reparto equitativo” y, sobre todo, obligatorio de demandantes de asilo entre Estados para aliviar a los más presionados y evitar que todos los que buscan refugio traten de alcanzar solo los países que les dan mejor atención.

"En su conjunto Europa ha fracaso", ha afirmado Guterres, señalando la falta de respuesta común a la crisis de refugiados. Una crisis que, ha dicho, no tiene nada que ver con las migraciones económicas. Los refugiados son personas que huyen para salvar sus vidas y por tanto merecen que sus derechos fundamentales sean respetados, "independientemente de su estatus legal", ha reiterado Guterres. Todos los países de la UE deben hacer su parte, ha afirmado, porque es necesario que Europa tome "medidas urgentes y valientes para estabilizar la situación y luego encontrar la manera de realmente compartir la responsabilidad a medio y largo plazo".

Más información