Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia ha recibido en julio más inmigrantes que en todo 2014

En su mayoría son refugiados que provienen de países como Siria, Irak e Afganistán

VÍDEO Así desembarcan los refugiados tras una larga travesía.

Solo en julio han llegado a Grecia más inmigrantes que los que arribaron al mismo país en todo 2014, revelan los datos del alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR). Si en el año pasado Grecia fue fue terreno de paso para 43.500 inmigrantes que huían de zonas de conflicto, como Siria, Irak y Afganistán, en julio de este año ya han desembarcado en las costas del país heleno más de 50.000 personas. La cifra representa un incremento del 750% respecto a julio de 2014. En lo que va de año, Grecia es el país que más inmigrantes ha recibido (158.456), seguido por Italia, con 104.000, España, con 1.607, y Malta, con 94.

La inestabilidad del escenario en Oriente Próximo está generando un éxodo de refugiados. Según los datos de ACNUR, hasta el 14 de agosto 264.500 inmigrantes han llegado a las costas de Italia, Grecia, Malta o España. Los sirios son el 40% del total, seguidos por los afganos (12%), eritreos (11%) y somalíes (4%). Solo esta semana, en la isla griega de Lesbos desembarcaron casi 10.000 personas, informa la Organización Internacional para las Migraciones. Rosa Otero, responsable de ACNUR para España, asegura que el perfil de los inmigrantes ha cambiado en los últimos meses: “Si antes eran sobre todo motivos económicos los que empujaban a las personas a irse de sus países de origen, ahora son los conflictos que se viven en Siria o Irak los que provocan que una gran mayoría emprenda este viaje”.

Grecia ha recibido en julio más inmigrantes que en todo 2014

Los directores del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR) advirtieron durante su visita a Grecia a principios de agosto del “agravamiento de la crisis de refugiados” y pidieron una “acción contundente y urgente”. Vincent Cochetel, director de la Oficina para Europa, dio un paso adelante: “Como Grecia está haciendo frente a problemas financieros, el país necesita ayuda, y los Estados europeos deberían apoyar a Grecia en este esfuerzo”.

El 82% de los que llegaron en agosto a Grecia provienen de países en conflicto y, por lo tanto, tienen derecho a pedir asilo como refugiados, añade Otero. “A menudo, se trata de personas con alto nivel de instrucción, estudiantes o profesionales, que pueden pagarse el coste de este éxodo controlado por traficantes ilegales”, afirma. “Todos llegan exhaustos y muchos necesitan asistencia médica urgente, agua, comida, cobijo e información”, relata ACNUR en unos de sus recientes comunicados. William Splinder, portavoz del alto comisionado, recomendó el pasado martes a Tsipras “designar a una organismo único que coordine la respuesta de emergencia y establezca un mecanismo adecuado de asistencia humanitaria”.

En lo que va de año, 264.500 personas han cruzado el Mediterráneo en embarcaciones de diversos tipos, según las cifras de ACNUR. La operación Tritón de Frontex (la Agencia de Control de Fronteras Exteriores), que ha sustituido a la operación Mare Nostrum liderada por Italia, ha señalado en estos meses la escasez de medios para llevar a cabo las operaciones en altamar. ONG como Médicos sin Fronteras (MSF) o el Migrant Offshore Ais Stations (MOAS) intentan ayudar diariamente en las operaciones de rescate. Según MSF, entre mayo y mediados de agosto la organización rescató a 11.450 inmigrantes, gracias a sus tres embarcaciones.

Frontex advierte también sobre la tensión creciente en las fronteras por las que pasan las rutas de los inmigrantes. Entre enero y julio la agencia europea ha registrado 340.000 detenciones, que comparados con los 123.000 del mismo periodo del año pasado (y los 280.000 de todo 2014) muestran la dimensión de la tragedia.

En Grecia, Italia y Hungría, por donde pasan los que quieren llegar a países como Alemania o Francia, se han generado escenas hasta ahora nunca vistas, y Macedonia ha decretado este jueves el estado de emergencia en las regiones fronterizas del sur y del norte, debido a que en las últimas semanas han entrado en el país miles de refugiados. Agentes antidisturbios macedonios, apostados detrás de alambradas de espino en la frontera con Grecia, han empleado este viernes gases lacrimógenos para dispersar a miles de inmigrantes y refugiados que trataban de cruzar la frontera para seguir hacia Hungría.

Más información