Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos señala que “ya no procede” la ofensiva militar contra las FARC

Transcurridas dos semanas sin violencia desde el alto el fuego de la guerrilla, el presidente colombiano remarca la prioridad del diálogo

Juan Manuel Santos (centro), este lunes en Cartagena de Indias (Colombia) acompañado de Humberto De la Calle (izquierda), jefe del equipo negociador con las FARC, y su Comisionado para la Paz Sergio Jaramillo.
Juan Manuel Santos (centro), este lunes en Cartagena de Indias (Colombia) acompañado de Humberto De la Calle (izquierda), jefe del equipo negociador con las FARC, y su Comisionado para la Paz Sergio Jaramillo. EFE

Una de las condiciones a la que se han ceñido los diálogos de paz entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno de Colombia es que mientras se negocia el fin del conflicto armado, la guerra continúa en las selvas del país. Es decir, que la segunda circunstancia no tiene por qué afectar a la primera. Así ha ocurrido a lo largo de los dos últimos años, en los que el Gobierno y la guerrilla han avanzado lentamente en acuerdos sobre una agenda de seis puntos. Pero ahora, esta regla podría cambiar debido a la madurez de los diálogos y a que la guerrilla decretó el 20 de diciembre un alto al fuego indefinido que por el momento ha cumplido, según reconoce el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Después de tres días de reuniones en Cartagena de Indias con su equipo negociador y expertos internacionales que lo asesoran en los diálogos de paz, Santos afirmó el lunes que de ahora en adelante su Gobierno se moverá “más rápido” para buscar el camino de la paz “y no el de la guerra” y que la desconexión entre lo que ocurre en la mesa de negociaciones y el campo de batalla ya no procede.

“Hasta ahora hemos seguido esa máxima, que se hizo famosa por el exprimer ministro israelí Isaac Rabin, que decía que había que negociar como si no existiese la guerra o el conflicto, y había que mantener la ofensiva militar como si no existiese proceso de paz. Pero los avances en las negociaciones nos indican que ahora son otras las circunstancias y que esta desconexión ya no procede”, aseguró Santos, sin mayores detalles de los cambios que podrían darse ahora para disminuir la violencia.

Para el excanciller israelí Shlomo Ben Ami, uno de los asesores que estuvo en Cartagena, la posibilidad de que se pueda llegar a un cese bilateral del fuego es cada vez más cercana. “Uno entiende que ese concepto de Rabin comienza a agotarse, porque no tienes que luchar contra el terrorismo si el terrorismo no está luchando. Eso es lo que se quiere poner a examen y lo que se va a negociar para ver si se puede llegar a un cese al fuego bilateral”, dijo ayer en una entrevista en Blu Radio.

Disminuir la intensidad al conflicto armado —o desescalarlo como se dice en Colombia— ha sido uno de los temas en los que se ha centrado el proceso de paz después de que la guerrilla secuestrara en noviembre a un general del Ejército, Rubén Darío Alzate, provocando así la suspensión de las negociaciones hasta que fue liberado dos semanas después. Luego llegó el anuncio de la guerrilla, inédito en 50 años de confrontación, de una tregua indefinida. Santos valoró el paso, aunque rechazó la advertencia de que se levantaría si los subversivos son atacados por las Fuerzas Armadas, lo que algunos sectores de oposición interpretaron como una “trampa” para presionar un cese bilateral de las hostilidades.

Santos ha descartado una y otra vez que se dé un alto al fuego bilateral antes de que se firme la paz con la guerrilla. Sin embargo, Ben Ami no descarta que esto ocurra, aunque aclaró que la Fuerza Pública con o sin cese del fuego tiene la obligación de mantener su presencia en todo el territorio nacional. “Eso ninguna tregua lo puede evitar... Pueden ocurrir choques [con la guerrilla], pero lo que sí se nota es una voluntad de las FARC de no responder cuando no es necesario”, dijo durante la entrevista.

Santos también ha vuelto a valorar la tregua de las FARC e invitó al Ejército de Liberación Nacional (ELN), la otra guerrilla de izquierdas, a unirse al alto al fuego. “Sobre este punto debemos reconocer que las FARC ha cumplido”, dijo el mandatario tras reunirse con expertos como William Uri, de la Universidad de Harvard, y el exguerrillero salvadoreño Joaquín Villalobos. Sin embargo, el expresidente Álvaro Uribe, el mayor detractor de la forma en que Santos negocia con la guerrilla, publicó ayer siete comentarios en su popular cuenta de Twitter en los que cuestiona dicho cumplimiento. “Santos crea confusión en las FFAA [Fuerzas Armadas] para que toleren al terrorismo y confunde a la opinión pública para absolver a FARC”, escribió.

Aunque aún no está definida la fecha en que se reanudarán las conversaciones de paz, que se encuentran en receso por las fiestas navideñas, el mandatario colombiano aseguró que su equipo regresará a La Habana, sede de los diálogos, con las instrucciones de acelerar el paso de las negociaciones de cara a una solución definitiva.

Más información