Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un asesor de Zuluaga dimite por el escándalo de espionaje en Colombia

El ‘director espiritual’ del uribista dimite por su relación con el 'hacker' acusado de intentar sabotear el diálogo con las FARC

El candidato Óscar Ivan Zuluaga, en un acto de campaña.
El candidato Óscar Ivan Zuluaga, en un acto de campaña. REUTERS

A solo 18 días de las elecciones presidenciales en Colombia, los escándalos se han metido de lleno en las campañas del presidente Juan Manuel Santos y su más férreo opositor, el uribista Oscar Iván Zuluaga. Este miércoles, Luis Alfonso Hoyos, quien se desempeñaba como director espiritual de la campaña uribista, renunció a su cargo tras conocerse imágenes que prueban que visitó un canal de televisión en compañía de Andrés Sepúlveda, el hacker acusado y encarcelado por intentar sabotear el proceso de paz con la guerrilla de las FARC.

A lo largo de este miércoles, Hoyos, exembajador ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), intentó aclarar por qué fue a Noticias RCN, uno de los canales privados de televisión, en compañía de Sepúlveda el pasado 8 de abril. El director del telediario, el exministro Rodrigo Pardo, aseguró que el hacker le comentó que tenía una grave denuncia contra la campaña del mandatario colombiano. "Dijo que me iba a dar una información muy delicada sobre la manera en la que las FARC estaban amenazando a quienes no votaran por el presidente Santos”, contó el periodista judicial, que tras varias averiguaciones decidió no publicar la información porque carecía de veracidad.

En la emisión del mediodía, en una nota de casi 15 minutos, el noticiero emitió las imágenes que registraron las cámaras de seguridad, donde se ve a Hoyos y al hacker entrar juntos al canal. El director del medio explicó que el directivo uribista ocultó la identidad del hombre, lo presentó con un alias y dijo que era un experto en inteligencia que había trabajado con el gobierno, con las fuerzas armadas y hasta con organismos internacionales. Sepúlveda le prometió al periodista que lo pondría en contacto con un jefe guerrillero que estaba dispuesto a hablar frente las cámaras para corroborar la información.

En la emisión de este miércoles, Hoyos fue entrevistado y se defendió diciendo que tomó la decisión de llevar al hacker al noticiero para que se evaluara la información que decía tener y que no sabía nada de sus actividades ilegales. Frente a las dudas de por qué no había denunciado esos hechos a las autoridades, el ahora exdirector de la campaña solo adujo que no conocía a la fuente (el supuesto guerrillero).

"Me he opuesto al proceso de paz con argumentos, jamás con un juego sucio", ha dicho el candidato

Sepúlveda, quien fue capturado el martes pasado por la Fiscalía colombiana y acusado de cuatro cargos entre ellos el de espionaje, se declaró inocente de los delitos que se le acusan. Por su parte, Hoyos dijo que se retiraba de la campaña para evitar que el escándalo afecte al candidato uribista, pero que seguirá trabajando “desde la calle”. También salen de la campaña las personas que integran el equipo de redes sociales, del que formaba parte el detenido.

El candidato Oscar Iván Zuluaga ya había aceptado que el hacker trabajaba en su campaña específicamente en el manejo de redes y seguridad informática, pero rechazó que lo asociaran con delitos como el de espionaje. “Me he opuesto al proceso de paz con argumentos, jamás con un juego sucio”, dijo.

Sin embargo, el hecho revelado por RCN ha crispado más el ambiente político. Algunos seguidores de Santos le exigieron a Zuluaga que renunciara en caso de que se compruebe que la actuación del hacker había sido planeada desde las toldas uribistas. Mientras, estos aseguran que todo el revuelo no es otra cosa que una campaña sucia para tapar la polémica renuncia del asesor del mandatario y también candidato Juan Manuel Santos, el polémico venezolano JJ Rendón, sobre el que unos narcos dijeron que le pagaron 12 millones de dólares para que hiciera lobby con una propuesta de sometimiento a la justicia en 2011. 

Esta serie de escándalos se producen justo cuando los sondeos sobre intención de voto muestran a un Santos estancado, aunque sigue llevando la delantera, y a un Zuluaga que crece más que los otros tres rivales y que se perfila como el gran rival de la reelección.