Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La popularidad de Santos se desploma

Las protestas sociales perjudican la imagen del mandatario, que suma un 21% de aprobación

El presidente Juan Manuel Santos.
El presidente Juan Manuel Santos. EFE

En los tres años que lleva como presidente de Colombia, la imagen de Juan Manuel Santos no había caído tanto como hasta ahora, cuando se enfrenta a la mayor crisis social de su mandato, algo sin precedentes desde que en 2001 el expresidente Andrés Pastrana alcanzó un 74% de desaprobación en plena crisis del proceso de paz con las FARC.

Según la última encuesta realizada por Gallup, que se hace cada dos meses y fue difundida el miércoles por varios medios de comunicación, el 72% tiene una imagen desfavorable del presidente. La imagen favorable, que en junio estaba en el 46%, registró una caída de 27 puntos, llegando al 21%.

La caída en la popularidad de Santos responde al manejo que le ha dado su gobierno a la protesta nacional de agricultores, que continúa tras 17 días de manifestaciones y bloqueos.

La encuestadora preguntó a los colombianos si la situación está mejorando o empeorando, a lo que un 82% respondió negativamente.

Esta encuesta se realizó en las cinco ciudades más importantes de Colombia entre el 27 de agosto y el 2 de septiembre, justo cuando Santos ordenó militarizar las calles de Bogotá tras los actos vandálicos que protagonizaron encapuchados en cuatro localidades.

El último día de la encuesta también coincidió con el anuncio de la renuncia protocolaria del gabinete ministerial de Santos, un movimiento que, aunque busca darle un respiro al presidente para que reacomode sus fichas en el último año de mandato, reflejó la crisis que enfrenta y la sensación de que necesita mejores escuderos. Aún así, el miércoles se defendió diciendo que su gobierno tiene un “talante democrático” y que ha puesto todo de su parte para “poner en práctica soluciones de consenso”.

Por el lado de la paz, tampoco la opinión de los colombianos favoreció los diálogos que el gobierno de Santos adelanta con la guerrilla de las FARC. Aunque desde el arranque del proceso el apoyo a una salida negociada siempre ha sido mayoritario, en esta última medición ese respaldo disminuyó nueve puntos, pasando de un 66% a un 57%. También subió el porcentaje de aquellos que creen que en esta oportunidad no se llegará a un acuerdo que ponga fin al conflicto armado con las FARC.

Estos resultados se conocen cuando los diálogos continúan en el segundo punto de la agenda de negociación que se centra en la participación en política de las FARC una vez se desmovilicen y cuando el debate nacional se concentra en el proyecto de ley que busca que los colombianos refrenden los eventuales acuerdos a los que se lleguen en La Habana el mismo día de las elecciones. Dicho proyecto de ley –que empezará a debatirse en el Congreso– ha sido rechazado por las FARC, que han insistido en que el mecanismo ideal de refrendación en una Asamblea Constituyente.

Los sondeos afectan las aspiraciones reeleccionistas de Santos, aunque sus más cercanos opinan que en un par de meses la situación será otra. La encuesta no refleja los logros que, poco a poco, ha empezado a tener el gobierno con diferentes sectores de productores campesinos, mineros y camioneros, lo que se ha visto reflejado en el desbloqueo de muchas vías que tuvieron al país en vilo la semana pasada. Sin embargo, esto no quiere decir que la huelga esté cerca de terminar. Por el contrario, el camino de los acuerdos y la reconstrucción del campo colombiano apenas comienza.