Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bergoglio declaró en 2010 que intercedió por los jesuitas secuestrados

El ahora Pontífice afirmó en un tribunal que mantuvo dos encuentros con el exdictador Videla, según unas grabaciones difundidas por 'Clarín'

Un cartel de papa Francisco en Buenos Aires.
Un cartel de papa Francisco en Buenos Aires. AFP

El entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco, declaró ante el juez en noviembre de 2010 que se había reunido en dos ocasiones con el exdictador Jorge Videla para interceder por los dos sacerdotes jesuitas Orlando Yorio y Francisco Jalics, detenidos por el Ejército y posteriormente liberados tras cinco meses de torturas. De acuerdo con un vídeo difundido por el diario argentino Clarín, el Pontífice declaró por cuatro horas durante el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA).

En la grabación, Bergoglio recuerda que había recomendado a Yorio y a Jalics que tomaran precauciones a causa de las críticas que "algunos sectores" habían hecho contra los sacerdotes que trabajaban en barriadas populares y citó el caso del asesinato del padre Carlos Mugica, en 1974. También relata que mantuvo dos ásperos encuentros con el entonces jefe de la Armada Emilio Massera y el exdictador Jorge Videla para interceder por los dos sacerdotes jesuitas. "Mire Massera, yo quiero que aparezcan", afirmó que dijo al entonces número dos de la dictadura argentina.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, negó el pasado viernes las acusaciones realizadas pro el periodista argentino Horacio Verbitsky contra el Papa Francisco, según las cuales el cardenal no había protegido suficientemente a los dos sacerdotes jesuitas.

"La Justicia argentina lo ha interrogado una vez pero solo como conocedor de los hechos. No se le imputaba nada y ha negado con pruebas todas las acusaciones", recordó el portavoz. Por el contrario, añadió, es conocido "lo que Bergoglio hizo por proteger a muchas personas en la dictadura argentina" y por "promover la petición de perdón por parte de la Iglesia argentina por no haber hecho lo suficiente durante la dictadura".