Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

José A. Martínez de la Hoz, líder civil de la dictadura argentina

Murió en arresto domiciliario, encausado por secuestro e intento de extorsión

José Alfredo Martínez de la Hoz, exministro de Economía de la dictadura argentina.
José Alfredo Martínez de la Hoz, exministro de Economía de la dictadura argentina.

El hacendado y empresario José Alfredo Martínez de Hoz, que fue el emblemático ministro de Economía de la última dictadura militar de Argentina entre 1976 y 1981, murió ayer en Buenos Aires a los 87 años. En arresto domiciliario tras su detención en 2010, estaba procesado por su presunta responsabilidad en el secuestro y la tentativa de extorsión de dos empresarios textiles.

Martínez de Hoz encarnó el rostro civil de la dictadura. En cinco años de gestión impulsó una fuerte apertura a la importación de bienes, con lo que comenzó el deterioro de la industria argentina; una congelación de las nóminas, por lo que los trabajadores perdieron casi la mitad de su participación en la renta nacional; la llamada “bicicleta financiera”, que hacía más atractivos los negocios especulativos que los productivos, y la multiplicación de la deuda externa —incluidos préstamos de países democráticos como Alemania Occidental y Holanda— de 8.000 millones de dólares en 1976 a 35.700 millones en 1981, un pasivo cuya legitimidad ha sido cuestionada por la izquierda que se opone a los Kirchner. Simultáneamente, el régimen hizo desaparecer a dirigentes sindicales en grandes empresas nacionales y extranjeras, como Ford, Mercedes-Benz y Acindar (entonces de capitales argentinos y en la actualidad, de ArcelorMittal).

Apodado Joe, había nacido en 1925. Era abogado y economista, perteneciente a una familia que había dirigido la aristocrática Sociedad Rural Argentina, colectivo de grandes terratenientes ganaderos. Se estrenó en política en la dictadura militar (1955- 1958) que derrocó al Gobierno de Juan Domingo Perón (1946- 1955) como ministro de Economía de la provincia norteña de Salta. Después fue ministro de Economía del dictador civil argentino José María Guido (1962- 1963) y actuó en diversas empresas, entre ellas, Acindar, antes de que el autócrata militar Jorge Videla le nombrara ministro de Economía. Como tal implementó la tablita, mecanismo cambiario que supuestamente buscaba controlar la inflación y apreciar la moneda local, invento que benefició la importación y la especulación financiera, afectó a la producción local y terminó estallando por insostenible.

Tras el regreso de la democracia en Argentina, en 1983, fue arrestado por su supuesta complicidad con la represión ilegal del régimen, pero el presidente Carlos Menem (1989-1999), un peronista neoliberal, le indultó. En 2006, la Corte Suprema de Argentina declaró inconstitucional el perdón a los responsables del terrorismo de Estado y cuatro años más tarde Martínez de Hoz quedó bajo arresto domiciliario.

El exministro de Economía de la dictadura fue un hombre que despertó repudios en amplios sectores de la sociedad argentina. No por nada su familia decidió enterrarlo discreta y rápidamente, el mismo día de su muerte, en un cementerio privado del municipio bonaerense de Pilar.

“Martínez de Hoz fue el verdadero jefe civil del golpe terrorista del 24 de marzo”, declaró el entonces secretario de Derechos Humanos de Argentina, el fallecido Eduardo Luis Duhalde. “Se trata de una figura emblemática como autor del proyecto económico que tenía por finalidad la dictadura: la aplicación de la política económica del ajuste, para lo cual se valía de la rebaja escandalosa del ingreso, el desmantelamiento del Estado, la concentración monopólica del capital financiero y el disciplinamiento de la sociedad mediante el terrorismo de Estado, con su secuela de muertes y desapariciones”, añadió Duhalde. De la Hoz siempre denunció ser víctima de una persecución interminable. Ahora ya no.