Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique Peña Nieto anuncia un plan de lucha contra el hambre en México

Peña Nieto anuncia su programa para combatir las carencias de siete millones de ciudadanos

La cruzada, como la llaman las autoridades, empezará en los 400 municipios más necesitados

Una mujer muele café en Tonchintlán (Hidalgo, México).
Una mujer muele café en Tonchintlán (Hidalgo, México).

El gobierno de México anunció este lunes su Cruzada Nacional contra el Hambre, una ambiciosa estrategia dirigida en su etapa inicial a rescatar de la pobreza y la marginación a 7,4 millones de mexicanos calificados como “los más pobres entre los más pobres”.

El anuncio fue hecho en Las Margaritas, Chiapas, un municipio que se convirtió en 1994 en una de las sedes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Para participar en la ceremonia, hasta ese lugar, en el sureste mexicano, se trasladaron el presidente Enrique Peña Nieto, parte de su gabinete y gobernadores de los estados.

En el acto, que tuvo tintes de campaña electoral por la acogida que miles de chiapanecos le dieron a Peña Nieto, Rosario Robles, titular de la Secretaría (ministerio) de Desarrollo Social, explicó que se trata de una estrategia que en principio alinea los recursos de más de 70 programas gubernamentales que ya existían.

La cruzada comenzará en los 400 municipios que concentran las más grandes carencias. Cuatro de cada cinco de esos municipios se encuentran en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Estado de México (donde gobernó Peña Nieto) y Puebla.

“Uno de cada cuatro mexicanos enfrenta algún grado de carencia alimentaria”, dijo Peña Nieto al anunciar el programa. El presidente explicó que los 7,4 millones que serán atendidos inicialmente padecen la doble condición de estar en pobreza extrema y sufrir carencia alimenticia severa.

El mandatario apuntó que la cruzada no es una medida asistencialista, que no se trata solo de repartir alimentos a quienes carecen de ellos, sino que se trata de un cambio estructural en materia de combate a la pobreza.

Peña Nieto señaló que el plan tiene una orientación focalizada y que está dotado de parámetros, que existirá una corresponsabilidad de todas la dependencias gubernamentales y los gobiernos locales, que fortalecerá las capacidades productivas de esa población, y que contará con el involucramiento de “la energía comunitaria y social” de México.

Para ello, el presidente anunció la creación del Sistema Nacional contra el Hambre (Sinhambre) y explicó que las vertientes del mismo serán una convocatoria a organizaciones sociales y de la iniciativa privada, la creación de bancos de alimentos, un mecanismo para incluir el trabajo solidario en este esfuerzo y el acompañamiento de expertos en la materia.

La secretaria Robles, por su parte, detalló que la cruzada tendrá cinco objetivos: alcanzar mediante una nutrición adecuada un nivel de “cero hambre”; eliminación de la desnutrición infantil aguda y lograr un mejoramiento de la talla de los niños pobres; el aumento de la capacidad de producción de alimentos de esos sectores; reducir las pérdidas “post cosecha”, y el impulso de la participación comunitaria y movilización popular.

El investigador Mario Luis Fuentes destacó que se trata de la primera vez en que un presidente de México reconoce que en el país hay hambre. “No había ocurrido nunca”, dice Fuentes a EL PAÍS, “sí hay un cambio de visión”. Para el director del CEIDAS AC, organismo que se especializa en estudios sociales, es fundamental que el nuevo programa no solo resuelva la enorme descoordinación que existe en lo que hace el gobierno de la República y los de los estados, sino que el acuerdo anunciado logre esquivar la propensión de los políticos de los distintos partidos por hacer de este tipo de programas un botín político de rendimientos electorales.

“Uno de los elementos más importantes para que funcione es que se establezca una confianza entre los gobernantes, que haya un acuerdo de comportarse con toda ética”, explicó Fuentes, a quien le gustaría además que se convirtiera en un verdadero pacto social que combata las causas del hambre, y no nada más los efectos de la misma.

“El hambre no solo es la falta de alimentos o de ingresos. Es la precariedad en la salud, la educación de baja calidad, el hacinamiento y la carencia de servicios que aqueja a esta parte de la población. Pero el problema principal es la desigualdad, la discriminación y la exclusión que sufren los pobres”, dijo Fuentes, que recordó la aberración de que México sea la onceava economía mundial al tiempo que tiene a la mitad de su población, alrededor de 52 millones de personas, en la pobreza.

Más información