Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

HSBC pagará la mayor multa en EE UU por lavado de dinero

Las autoridades norteamericanas han decidido no presentar cargos criminales

Una filial de HSBC en St Helier, Jersey.
Una filial de HSBC en St Helier, Jersey. REUTERS

HSBC pagará la mayor sanción impuesta jamás a un grupo financiero por su permisividad con criminales de todo el planeta que empleaban sus servicios bancarios para lavar dinero del narcotráfico mexicano, burlar el embargo económico estadounidense a Irán o financiar operaciones terroristas islámicas a través de instituciones financieras en Arabia Saudí.

Para evitar males mayores –como la desestabilización del sistema financiero global-, las autoridades norteamericanas decidieron no presentar cargos criminales e imponer a cambio una multa al banco internacional con sede en Londres. El departamento de Justicia, a través de su sede en Nueva York –donde fueron presentados los cargos ya que es desde esa ciudad donde opera el banco en EEUU-, anunció este martes la decisión y cifró en 1.900 millones de dólares (1.460 millones de euros) la sanción. Los documentos en poder de un juzgado federal de Brooklyn recogían también denuncias contra el banco por violar leyes que sancionaban hacer negocios con Libia, Sudán, Burma y Cuba.

“Aceptamos la responsabilidad por nuestros errores pasados. Hemos dicho que lamentamos profundamente haberlos cometido y lo volvemos a repetir. El HSBC de hoy es una organización fundamentalmente diferente de aquella que cometió esos fallos”, declaró este martes el máximo responsable ejecutivo del banco, Stuart Gulliver. “Durante los dos últimos años, bajo un nuevo liderazgo, hemos dado pasos concretos para corregir lo que se hizo mal y participar de forma activa con las autoridades gubernamentales en sacar los errores a la luz y resolverlos”, finalizó Gulliver. Del monto total de la multa, 1.300 millones de dólares corresponden a un acuerdo con el Ejecutivo norteamericano, para evitar cargos criminales. Otros 600 millones irán destinados a pagar una sanción por la vía civil.

El anuncio de este martes en Nueva York es la culminación de una investigación abierta a principios de año por el Departamento de Justicia, a la que se sumó en verano un informe del Senado de EEUU que acusaba a la dirección de HSBC de no haber tomado las medidas necesarias a pesar de tener indicios más que razonables de que sus cuentas estaban siendo empleadas por narcotraficantes mexicanos para trasladar fondos a EEUU. En el caso de los cárteles de la droga, el banco enviaba desde México miles de millones de dólares en metálico –por carretera o avión- a EEUU. Tan sólo en 2008, el banco ‘lavó’ un total de 4.000 millones de dólares. La filial mexicana tiene además 50.000 cuentas y fondos de unos 2.100 millones de dólares en las islas Caimán, a pesar de que no tiene ni oficinas ni empleados en ese archipiélago, considerado un paraiso fiscal.

En el caso de Irán, diversas filiales de HSBC burlaron la prohibición gubernamental de EEUU de hacer negocios con determinados clientes iraníes borrando los registros que reflejaban de dónde procedía el dinero. Una auditoría interna probó que entre 2001 y 2007 hubo 28.000 operaciones bancarias de esa índole, consideradas “pagos encubiertos” por el subcomité del Senado que investigó el lavado de dinero de HSBC.

La lucha contra el lavado de dinero por parte de los bancos se ha convertido en una de las prioridades de las autoridades estadounidenses. Desde 2009, Credit Suisse, Barclays, Lloyds e ING han pagado grandes multas relacionadas con acusaciones de que operaron con dinero de personas u organizaciones que figuraban en la lista de países sancionados por EEUU.

Cuatro años después de que el colapso de Lehman Brothers pusiera en jaque al sistema financiero internacional, los reguladores siguen temiendo que una sola institución pueda poner en peligro la recuperación de la economía, como podría haber sucedido de haber imputado a HSBC, una de las más grandes organizaciones de servicios bancarios y financieros del mundo, con 10.000 oficinas en 82 países y más de 267.000 empleados.