Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Australia investigará la filial de News Corporation

La primera ministra de Australia dice que los ciudadanos quieren respuestas sobre la compañía de Rupert Murdoch en su país

La primera ministra de Australia, Julia Gillard, ha abierto un nuevo frente contra el magnate de la comunicación Rupert Murdoch. La jefa de Gobierno ha anunciado que se investigarán las actividades de la compañía australiana News Limited -filial de News Corporation- tras el escándalo de las escuchas ilegales por el que Murdoch está procesado. La empresa del fundador y presidente de News Corporation domina cerca del 70% del mercado de la prensa escrita en este país.

"No voy a hacer comentarios sobre sus testimonios, pero creo que los australianos están mirando a News Limited y quieren respuestas a algunas cuestiones comprometidas", dijo la jefa del Gobierno un día después de que Murdoch declarara ante el Parlamento británico en relación a las escuchas ilegales del periódico News of the World, que se han convertido en un escándalo político y mediático, que crece a un ritmo desenfrenado.

Gillard respondió de esta manera a la petición del Partido Verde, fuerza política que mantiene el equilibrio del poder en la Cámara Alta australiana, y a las asociaciones de periodistas del país que también apoyan la investigación.

"News Limited tiene la obligación de contestar a las preguntas", sentenció Gillard.

El jefe ejecutivo de la filial australiana de News Corporation, John Hartigan, ha negado en varios comunicados que la compañía haya actuado en Australia de forma similar a News of the World y ha anunciado que se examinarán todos los pagos realizados por el grupo durante los últimos tres años. "No hay ninguna prueba de que haya ocurrido algo parecido en nuestra filial. Aun así, si la primera ministra tiene más preguntas seremos felices de contestarle", ha declarado.

El gobierno laborista ya había acusado en varias ocasiones a las publicaciones de News Limited de hacer campaña en contra de Gillard así como de desprestigiarla. Y no son pocas, el 70% de prensa escrita está en manos de Murdoch. También cuentan con importantes participaciones en canales de televisión, diarios digitales y otros medios de comunicación del país. Hartigan negó la semana pasada dicha campaña y explicó que los periódicos de la compañía habían sido "duros pero justos" respecto al gobierno, que había bloqueado por "intereses nacionales" el intento de la televisión australiana Sky News, también propiedad de Murdoch, de gestionar el canal internacional financiado con fondos estatales.

Murdoch confía en que la empresa salga fortalecida del escándalo

"Quiero que todos sepáis que tengo la más absoluta confianza en que emergeremos como una compañía más fuerte", ha anunciado Murdoch en un comunicado enviado a los trabajadores de News Limited. "He dirigido esta compañía por más de 50 años y siempre he trabajado con un espíritu audaz, pero nunca he tolerado esta clase de comportamientos", ha añadido en el escrito.

El magnate, nacido en Melborne hace 80 años, y su hijo James, presidente de su imperio en Europa, expresaron ayer, durante su comparecencia ante el Parlamento británico, su pesar por el daño a las víctimas de las escuchas, pero negaron cualquier responsabilidad.