Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murdoch cierra 'News of The World'

Escándalo en Reino Unido por los 'pinchazos' del periódico sensacionalista a víctimas del 7-J, familiares de muertos en Afganistán, actores y hasta el príncipe Guillermo

James Murdoch, hijo del magnate Rupert Murdoch y hombre fuerte de sus negocios en Europa, ha anunciado que el diario News of The World (NoW) dejará de publicarse tras salir el próximo domingo por última vez. El diario se ha visto envuelto desde hace meses en un escándalo de escuchas ilegales que esta semana ha precipitado su desplome al saberse que entre las personas espiadas estaba Milly Dowler, una estudiante de 13 años que había sido secuestrada en marzo de 2002 y que en realidad había sido asesinada cuando el diario espiaba el buzón de voz de su teléfono móvil. El diario llegó incluso a borrar algnos mensajes cuando el buzón estaba lleno para permitir la entrada de nuevos mensajes, lo que hizo creer a la familia que Milly estaba aún viva y pudo destruir pruebas quizás vitales para los investigadores.

"Las cosas buenas que ha hecho el News of The World", ha afirmado James Murdoch, presidente de News International, la editora del diario, "se han visto manchadas por un comportamiento que está mal. Desde luego, si las recientes acusaciones son ciertas, se trata de algo inhumano y que no tiene cabida en esta compañía. La tarea del NoW es obligar a otros a rendir cuentas pero hemos sido capaces de rendir cuentas nosotros mismos", ha dicho el hijo del magnate de origen australiano.

"En 2006 la policía centró sus investigaciones en dos personas. Los dos fueron a la cárcel. Pero News of The World y News International no lograron llegar al fondo del asunto de los constantes transgresiones que ocurrieron sin que hubiera un propósito legítimo", ha añadido en el comunicado. James Murdoch ha admitido que el diario, con 168 años y adquirido en 1969,mantuvo "de forma equivocada" que se trataba de un hecho aislado y que el diario "hizo declaraciones en el parlamento sin conocer todos los hechos. Eso estuvo mal. La compañía llegó a acuerdos extrajudiciales aprobados por mí. Ahora sé que entonces no tenía una visión completa de la situación cuando hice eso. Eso fue un error y es algo que lamento profundamente", ha dicho también.

Y ha anunciado no solo que el diario aparecerá el domingo por última vez sino que todos los ingresos que se generen con su publicación se dedicarán a obras de caridad.

Víctimas del 7-J y militares

En las últimas horas se ha sabido que también víctimas de los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres y soldados fallecidos en las guerras de Irak y Afganistán fueron espiados, junto a multitud de políticos, deportistas y gente famosa. La policía ha confirmado que en los 11.000 documentos confiscados al investigador privado que realizó las escuchas figuran los teléfonos de más de 4.000 personas.

La profunda reacción de repulsa que ha provocado la noticia del espionaje a la joven Milly Dowler ha provocado que muchas grandes compañías decidieran suspender sus campañas de publicidad con el News of The World. Ese hecho junto a las dudas del Gobierno sobre si aprobar comp iba a hacerlo o dejar para más adelante su luz verde a la adquisición por Murdoch del 100% de la cadena BSkyB, de la que ya tiene casi el 40%, han provocado también caídas importantes en bolsa tanto de BskyB como de News Corporation, la matriz que agrupa los negocios mediáticos de Murdoch en el mundo.

La rodilla del príncipe Guillermo

El cierre de News of The World parece tener el doble objetivo de evitar la lenta sangría del dominical y de cortar de raíz cualquier contagio de esos problemas al resto del grupo. El caso de las escuchas ilegales empezó en noviembre de 2005, cuando el dominical publicó una información sobre una lesión de rodilla del príncipe Guillermo que hizo pensar a sus ayudantes que alguno de ellos podía tener el teléfono pinchado y alertaron a la policía. En abril de 2006, el diario volvió a levantar sospechas al citar unas palabras textuales de un mensaje de voz del móvil del príncipe Enrique.

En agosto de ese año, Scotland Yard detuvo al responsable de cubrir las informaciones de la familia real, Clive Goodman, y a un investigador privado, Glenn Mulcaire. En noviembre, Goodman admitió haber conspirado para interceptar llamadas de los empleados del palacio de Saint James entre noviembre de 2005 y agosto de 2006. Mulcaire admitió los mismos cargos y reconoció haber espiado a otros famosos, como el diputado liberal-demócrata Simon Hughes o la modelo Elle Macpherson.

En enero de 2007, Goodman fue condenado a cuatro meses de cárcel y Mulcaire a seis meses. El director del diario, Andy Coulson, dimitió como responsable último de los hechos pero aseguró que no tenía conocimiento de lo que estaba ocurriendo. La línea de defensa del grupo se ciñó siempre a que se trataba de un caso aislado, y así lo defendió Les Hinton, presidente de la empresa editora, News International, en una comparecencia parlamentaria en marzo.

Políticos, policías y militares

Ese argumento fue aceptado por la Comisión de Quejas de la Prensa, que en mayo dictaminó que no había pruebas de que los ejecutivos de NoW tuvieran conocimiento de lo que ocurrió. Sin embargo, el diario The Guardian sostuvo siempre lo contrario y en julio de 2009 reveló que las grabaciones ilegales se remontaban a mucho antes del episodio de Goodman y Clive y afectaban a más de 3.000 personas, incluidos multitud de deportistas, políticos y famosos. Entre los afectados citó al exministro laborista John Prescott, el alcalde de Londres Boris Johnson y a la popular autora gastronómica Nigella Lawson. En septiembre, Scotland Yard confirmó que había identificado a numerosas víctimas potenciales, incluidos miembros de la familia real, políticos, policías y militares.

En febrero de 2010, la comisión de Cultura de los Comunes acusó al diario de "amnesia colectiva" y concluyó que era "inconcebible" que sus ejecutivos no supieran lo que estaba pasando. Pero News International acusó a los diputados de basar sus conclusiones en insinuaciones y exageraciones. El caso empezó a crecer en septiembre de ese año, cuando The New York Times se sumó a las tesis del Guardian y sugirió que las grabaciones ilegales eran una práctica habitual en el NoW. Y en la BBC, un exreportero del diario señaló entre los responsables al antiguo director del diario y entonces director de comunicación del Gobierno conservador, Andy Coulson. Pero Scotland Yard y la fiscalía aseguraron que no había nuevas pruebas y Coulson quedó exonerado.

Sin embargo, a principios de este año todo se aceleró. El 5 de enero, el NoW suspendió a un alto cargo de la redacción, Ian Edmondson. El día 14, la actriz Sienna Miller denunció al diario por grabarle a ella, a su entonces novio Jude Law y a otras personas de su entorno. La fiscalía anunció entonces que revisaría su posición. El día 21, Andy Coulson dejó Downing Street aunque sin asumir responsabilidades en las escuchas. El 23 de enero se confirmó que Gordon Brown estaba en las listas de posibles espiados, y el día 26, la policía reabrió el caso tras recibir "nueva información significativa".

En los meses siguiente se amplió la lista de personas afectadas y la de periodistas sancionados por NoW. El 8 de abril, News International se disculpó por las escuchas y aceptó indemnizar a algunos de los afectados y crear un fondo para posibles nuevas víctimas. La noticia de que entre los espiados estaba la joven desaparecida Milly Dowler, desvelada esta semana porThe Guardian, ha llevado el escándalo a un punto de no retorno. Ahora se sabe que más de 4.000 personas pueden haber sido espiadas, incluidas víctimas del 7-J y soldados fallecidos en Irak y Afganistán.