Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando Sienna Miller rozó la paranoia

La actriz confiesa que sospechó de su madre al leer las filtraciones de su vida privada en el desaparecido 'News of the world'

La actriz Sienna Miller, su madre y el actor Jude Law, en una imagen de 2006
La actriz Sienna Miller, su madre y el actor Jude Law, en una imagen de 2006 GTRES

Una de las protagonistas en el escándalo de escuchas ilegales que acabó con el periódico británico News of the World fue Sienna Miller. La actriz, víctima del espionaje de los reporteros del tabloide en los inicios de su relación con Jude Law, ha confesado que llegó a acusar a su propia madre de traicionarla, ya que no se explicaba cómo se podían publicar informaciones que solo sabía su círculo más íntimo.

"Cambié tres veces mi número de móvil en tres meses", admite la actriz a The Independent. "Escuchaba ruidos o cogía el teléfono y la comunicación se cortaba. Había mensajes que nunca recibía y salían artículos que contenían mi información privada todas las semanas". Esto último la llevó a hacer pequeños experimentos para intentar coger al traidor.

"Dejaba mensajes en los contestadores de la gente cercana a mí, contándoles que iba a alquilar una casa o cualquier cosa que fuera mentira... y al día siguiente estaba en los periódicos". Cuando se dio cuenta de que solo sus más cercanos sabían lo que se había publicado, los encaró.

"Reuní a mi madre, mi mejor amiga, mi hermana y mi novio (Jude Law) y les dije que alguien en esa habitación estaba mintiéndome y vendiendo historias a la prensa. Y que ese era el momento de admitirlo".

La actriz, que alcanzó un acuerdo económico de alrededor de 115.000 euros con News of the world, reconoce, sin embargo, que cuando estalló el escándalo de las filtraciones y descubrió que quien estaba detrás era el imperio de las comunicaciones de Rupert Murdoch, sintió pánico.

"Todo el mundo le temía, incluso los gobiernos. La gente estaba asustada por su propia reputación. Todos quieren tener a la prensa de su lado". A pesar de ello, Miller decidió emprender acciones legales. "La cultura de los tabloides en este país había llegado a un punto en que se había convertido en completamente inmoral. No había consideración por ti como ser humano".

Pero la inmoralidad de la forma de trabajar de News of the world iba mucho más allá. Tras estallar el escándalo de las escuchas, el desplome del diario se vio agilizado cuando se supo que entre los espiados estaba una estudiante de 13 años que había sido secuestrada y asesinada. El periódico espiaba su teléfono móvil y borró algunos mensajes, destruyendo pruebas vitales para la investigación y haciendo creer a la familia de la menor que podía seguir con vida.