Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia veta la exportación de cereales

La medida, que entra en vigor hoy, es consecuencia de los devastadores incendios de las últimas semanas y la persistente sequía

Rusia no exportará cereales hasta finales de año. Moscú ha tenido que tomar esta medida, que entra en vigor, por la drástica bajada de las cosechas debido a los devastadores incendios que afectan al centroy oeste del país desde comienzos del verano y pertinaz sequía, la peor en décadas. Rusia es uno de los principales productores mundiales de trigo, cebada y centeno por lo la paralización de las exportanciones puede provocar una subida de precios en el mercado mundial .

El objetivo del Gobierno ruso es mantener controlado el precio de los alimentos ya que el daño en la agricultura es tan grande que no está asegurado el abastecimiento para todo el país. El ministerio de Agricultura de Rusia revisó esta semana a la baja la cosecha para este año, hasta los 65 o 60 millones de toneladas de grano. Putin reconoció que las necesidades del país ascienden a 78 millones de toneladas de cereales, pero aseguró que éstas se verán satisfechas gracias a los 9,5 millones de toneladas del fondo de intervención y los 21 millones almacenados de otros años.

Según el primer ministro ruso, la suspensión de exportar cereales es "por supuesto, es una medida provisonal, pero nos encontramos en una situación de emergencia y estamos obligados a preocuparnos de nuestros ciudadanos y productores". La medida, que ha causado un alza de los precios en los mercados internacionales y entrará en vigor del 15 de agosto hasta el 31 de diciembre, afecta al trigo, centeno, cebada, maíz y a la harina de trigo y de centeno, pero no al arroz. El pasado viernes, el viceprimer ministro primero, Igor Shuválov, comentó que el Gobierno podría revisar la medida en octubre, una vez que termine la recolección, tras lo que podrían reanudarse las exportaciones.

Rusia había exportado 8,48 millones de toneladas de trigo en el primer semestre del año, un 20,8% más que en el mismo período de 2009, año en que su producción ascendió a 97 millones de toneladas. El Instituto Meteorológico de Rusia ha informado de que la falta de lluvias afectará en especial a dos tubérculos fundamentales para la dieta de los rusos, como la patata y la remolacha, cuya recolección podría caer entre un 30 y 35%.