Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia extiende la prohibición de exportar cereales hasta septiembre de 2011

Estaba previsto levantarla en diciembre de 2010 .-El presidente Medvedev ordena perseguir la especulación con el precio de los alimentos básicos

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, ha anunciado que la prohibición para la exportación de cereales se prolongará hasta septiembre de 2011. En principio estaba impuesta hasta finales de este año. La cosecha de Rusia, que en 2009 exportó 21,4 millones de toneladas de grano y era el tercer exportador mundial de trigo, ha sufrido este verano devastadores incendios en el centro y oeste del país combinados con la peor sequía en medio siglo. En 2009 se recolectaron 97 millones de toneladas de grano. Este año se esperan entre 60 y 65 millones de toneladas.

Putín declaró en una reunión de Gobierno que la prohibición se podrá "revisar solo después de que se recoja la cosecha del año que viene [entre finales de septiembre y principios de octubre] y tengamos claras las existencias". Rusia contabiliza los acopios de cereales de esta campaña. El primer ministro ha indicado que, ante el embargo provisional hasta diciembre de este año, los vendedores han "retenido el grano a la espera de futuros pasos".

El presidente del país, Dimitri Medvedev, ha ordenado a las fuerzas de seguridad perseguir a los especuladores responsables de la subida en el precio de alimentos básicos como la harina, la pasta, la carne y el trigo. "Hay que capturarlos", ha dicho Medvedev, "no hay razones objetivas para estos cambios en los precios". El presidente ha asegurado que las reservas rusas son suficientes para el consumo interno del país, unos 140 millones de habitantes.

Medevedev ha visitado recientemente pueblos, granjas y mataderos para intentar tranquilar a la población, que todavía recuerda los graneros vacíos y los altos precios causados por la caída de la Unión Soviética en 1991.El máximo responsable del Kremlin ha dicho estar especialmente preocupado por el precio de la harina de trigo, que muchos rusos consumen en papilla o con champiñones y cebollas.