Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Catástrofe en Haití

El dinero que se queda en España

Asociaciones de consumidores denuncian que no todas las entidades bancarias han dejado de cobrar comisiones a las cuentas para ayudar a Haití

Un ingreso de 20 euros con destino a Haití en una cuenta de Cruz Roja o Médicos Sin Fronteras desde una entidad bancaria distinta a la receptora puede costar hasta cinco euros. El donante tiene dos opciones, abonar la comisión o descontarla del donativo. En el primer caso se ve obligado a pagar un plus por su solidaridad, de entre un 11% y un 25% si se hace por internet o del 0,25% al 0,4% en las oficinas; en el segundo, el banco se embolsa, directamente, parte del dinero que debería llegar a los afectados por la catástrofe.

Esta es la denuncia que ha hecho pública la organización de consumidores FACUA, que acusa a algunos bancos y cajas de ahorros españolas de "lucrarse con las donaciones a Haití". El sector, sin embargo, se defiende: "La mayoría de las veces es un problema de comunicación entre las entidades", aseguran desde la Asociación Española de la Banca (AEB).

Las 97 entidades que forman la patronal acordaron hace unos años establecer un código ético por el cual se comprometían a eliminar el cobro de las comisiones por transferencias a cuentas consideradas solidarias, es decir, aquellas abiertas por ONG. Para que el pacto interbancario sea efectivo la ONG debe comunicar que el dinero que se recaude en su cuenta tiene fines benéficos. Los bancos y cajas, por su parte, informan al resto de entidades. "Los sistemas informáticos están preparados para cobrar comisiones, pero si un banco no notifica a otro que esa es una cuenta solidaria, no va a dar orden al sistema de que deje de cobrar", explica la AEB.

Pero los fallos en este procedimiento, aunque anecdóticos, generan una gran indignación entre los usuarios. Por este motivo Facua ha exigido un cierto control de las llamadas cuentas solidarias por parte del Gobierno, a través de la creación de un registro común que permita una catalogación oficial, lo que podría ayudar, también, a prevenir posibles fraudes.

"En nuestro caso, cumplimos con la política de no cobrar comisiones en transferencias a cuentas benéficas, y si se cobran, luego se descuenta ese dinero", explican desde La Caixa, que gestiona 12 cuentas abiertas por ONG españolas. Por si acaso, desde la caja piden a los usuarios que reclamen si detectan alguna irregularidad. Sólo en La Caixa ya han recogido más de cinco millones de euros de 120.000 donantes, una muestra de que la indignación ante denuncias como la de Facua es proporcional a la solidaridad de la sociedad española.

Participa en la ayuda a Haití

La desconfianza frena la ayuda a través de los SMS

Unos 22 millones de dólares (15,4 millones de euros) ha conseguido recaudar la Cruz Roja estadounidense a través de mensajes de móviles. La cifra deja muy por detrás los ocho millones de euros recaudados por la delegación española en 2005 para ayudar a los afectados del tsunami que arrasó el sudeste asiático.

¿Cuáles son las diferencias? La iniciativa del Departamento de Estado, que se puso en contacto con el presidente de mGive, el proveedor tecnológico que gestiona los sms, ha sido definitiva, según publica el New York Times. Esta acción ha permitido montar el sistema casi inmediatamente y ha dado seguridad a los ciudadanos.

"Hay un alto índice de desconfianza de los consumidores debido a la publicidad engañosa y las tasas de los mensajes premium", asegura la asociación de consumidores Facua. Es lo que sucede en España: los donantes dudan de que el dinero de sus mensajes de texto se destine íntegro a causas humanitarias. En 2005, Hacienda permitió a las operadoras telefónicas no ingresar el IVA de los sms solidarios, de manera que no lo tuviesen que cobrar a los consumidores. En esta ocasión, las operadoras de telefonía móvil se han lanzado a habilitar números 280 (las tres primeras cifras de los números solidarios) a través de los cuales destinan todo el dinero recibido a ONG.

Los códigos propios generan más problemas. "Tenemos un número gestionado por un proveedor tecnológico que funciona desde cualquier operador. El proveedor nos cede el 100% del coste del mensaje, pero aún estamos negociando con las operadoras", explica Cristina Ribes, responsable de marketing de Unicef España.

Otra diferencia con la iniciativa estadounidense es el coste del mensaje: 10 dólares por sms. En España la ley solo permite un máximo de 1,20 euros, una tarifa establecida para proteger a los usuarios de este servicio en otros casos distintos a la ayuda humanitaria.

Puedes colaborar con ayuda para Haití con mensajes a los siguientes números:

- HAITI al 28050 (Orange): el dinero se destina a Unicef.

- HAITI al 28052 o 5280 (Vodafone): el dinero se destina a Cruz Roja y otras seis ONG.

- HAITI al 28028 (todos los operadores): el dinero se destina a Unicef.

Más información