Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar visita por sorpresa a las tropas españolas en Irak

El presidente, que ha viajado acompañado del ministro de Defensa, ha compartido almuerzo con los militares destacados en Diwaniya

El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha viajado esta mañana a Irak en una visita sorpresa a las tropas españolas destacadas en la base de Diwaniya. Aznar ha recorrido las instalaciones de Base España y se ha reunido con las autoridades locales. El presidente, que ha viajado acompañado del ministro de Defensa, Federico Trillo, ha compartido un almuerzo con los militares y posteriormente ha emprendido el regreso a España.

Aznar ha llegado a la base de Torrejón de Ardoz, en Madrid, a las diez de la noche. Con la visita relámpago de hoy, el presidente del Gobierno trata de emular el golpe de efecto que dio el presidente estadounidense, George W. Bush, el pasado 27 de noviembre con su viaje a Bagdad, donde compartió mesa y mantel con las tropas estadounidenses, que no esperaban que el tradicional pavo del Día de Acción de Gracias, fuera servido por el mismísimo presidente.

Hoy, Aznar ha llegado a la Base España a las 10.50 hora local (8.50, hora peninsular española) y ha iniciado el regreso hacia las 13.00 (hora española) tras compartir comida con los militares, la mayoría de ellos desconocedores hasta el último instante de la visita del jefe del Ejecutivo. El menú que se sirve a los soldados todos los días ha sufrido hoy una ligera variación. La visita de Aznar ha llevado a sus mesas jamón, cava y el tradicional turrón navideño. El resto de la comida ha sido la prevista inicialmente: lentejas con chorizo, alitas de pollo asadas, ensalada y fruta. El jefe del Ejecutivo ha ido de mesa en mesa compartiendo impresiones con los sorprendidos militares y preguntándoles a todos ellos por su estado de ánimo y agradeciéndoles su presencia en Irak.

Además de Trillo, que hace cinco días ya visitó la Base España, el presidente se ha acompañado en su viaje a Irak del secretario de Estado de Defensa, Fernando Diaz Moreno, coordinador del programa de Ayuda a Irak, el secretario de Estado de Comunicación, Alfredo Timermans, el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Javier Zarzalejos, y el subdirector del Gabinete del presidente del Gobierno, Javier Fernández-Lasquetty. Junto a ellos, también ha salido de Madrid el jefe del Estado mayor del Ejercito de Tierra, general del Ejercito Luis Alejandre Sintes.

Almuerzo con los soldados

Antes de comer, y coincidiendo con su llegada a Diwaniya, los mandos militares han acompañado a Aznar en un recorrido por las instalaciones de la base, en la que se encuentran casi 1.000 de los 1.300 soldados españoles en Irak y más de un centenar de efectivos nicaragüenses. Además, el jefe del Ejecutivo ha mantenido un breve encuentro con autoridades locales. Así, Aznar ha saludado al gobernador provincial, al vicegobernador y a varios jefes de tribu y notables locales. Posteriormente, el presidente se ha reunido con el general de Brigada Fulgencio Coll y el resto de mandos militares, quienes han realizado una exposición detallada de la situación en el país árabe.

Aznar también ha visitado otras instalaciones de Base España, entre ellas, un locutorio de Internet que todavía no ha sido inaugurado, la unidad médica, el elemento de apoyo logístico y el Escalón Médico Avanzado. Por último, Aznar ha almorzado con las tropas antes de emprender regreso a España, adonde está previsto que llegue esta misma noche. En total, cuatro horas de visita.

Un encuentro esperado

Aunque semanas atrás La Moncloa había apuntado la posibilidad de que José María Aznar visitase en fechas cercanas a Navidad a las fuerzas españolas en Irak, la confirmación de la fecha y los pormenores de este viaje se han mantenido en secreto por razones de seguridad. En similiares circunstancias se produjo la visita del presidente Bush, aunque en ese caso, la noticia sólo fue dada a conocer cuando el mandatario había regresado a la Casa Blanca. El periplo de Aznar comenzó anoche a las 23.30. A esa hora, embarcó en un Airbus del Ejército del Aire, que partió de la base madrileña de Torrejón con destino a Kuwait. A primera hora de esta mañana llegaba a una base próxima a Kuwait City. Desde allí, una hora después partía en un avión Hercules hasta la base de Tallil, en la que están desplegados los británicos y donde le esperaba el general Fulgencio Coll, jefe de la Brigada Plus Ultra. Posteriormente ha emprendido vuelo en un helicóptero Superpuma del Ejército de Tierra hasta llegar, 45 minutos después, a Diwaniya. Al aterrizar en la base y como prevención, un helicóptero de escolta ha lanzado bengalas antimisiles.

La sorpresa de los soldados

Por razones de seguridad, la visita del presidente a la Base España no ha sido anunciada a las claras. Tan sólo los periodistas destacados en la zona han recibido un aviso de madrugada para que acudieran a Diwaniya, donde se iba a producir una "visita importante", según ha relatado el enviado especial de EL PAÍS Miguel González. Ya en la base, los soldados no han recibido la noticia hasta la misma entrada de José María Aznar en las instalaciones al grito de "atención, el presidente".

Más información