Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente destaca el trabajo de las tropas para "la causa de la libertad"

Aznar apuesta por que un tribunal iraquí juzgue a Sadam "con el apoyo de la legalidad y las garantías internacionales"

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, ha defendido nuevamente el papel de España en Irak y ha afirmado que las tropas españolas trabajan para la "causa de la libertad, de la democracia y del respeto a la legalidad internacional". En la línea de las declaraciones efectuadas en los últimos días, Aznar ha dicho que "la seguridad de España también se defiende en Irak".

En un encuentro con los medios durante su visita sopresa a la Brigada Plus Ultra II, el presidente ha expresado su "respaldo pleno" a la labor de los militares, a los que ha trasladado un mensaje de felicitación del Rey. En cuanto a la situación que vive el país árabe, Aznar ha destacado la necesidad de que Irak recupere la normalidad, para lo que juzga "básico" que se garanticen la seguridad y la estabilidad.

Por enésima vez, José María Aznar ha relacionado la situación en Irak con la lucha contra el terrorismo internacional: "Mientras el terrorismo sea una amenaza contra todos los países, España debe participar y yo espero que así lo entienda todo el mundo". En este sentido, Aznar ha reafirmado el compromiso de su Gobierno de seguir en Irak el tiempo que sea necesario para estabilizar el país: "Estoy convencido de que estamos aquí por una causa justa y que cuando se está al lado de la libertad, de la estabilidad y de la paz internacional se está haciendo lo que hay que hacer".

"Cuando un país quiere ser importante y grande, como quiere ser el nuestro", ha continuado, "se tiene que estar dispuesto a asumir responsabilidades y a España no sólo se le sirve dentro de nuestro país sino también fuera". Asimismo, el presidente del Gobierno español ha expresado su "deseo de que el calendario político de Irak tal y como está establecido y el Gobierno provisional de Irak sea una realidad en la primavera del año 2004".

Contra la pena de muerte para Sadam

A las preguntas de los periodistas sobre la posibilidad de que Sadam Husein sea condenado a la pena capital, vigente en el Código Penal de Irak, Aznar se ha mostrado contrario y ha dicho que no es partidario de la pena de muerte "ni aquí ni en ningún sitio". El presidente ha afirmado que Sadam Husein, capturado el pasado 14 de diciembre en su escondite de Tikrit, "era uno de los mayores criminales de la Historia y de nuestra época y sin duda merece la pena que sea juzgado y castigado por sus crímenes".

En cuanto si debe ser un tribunal iraquí quien juzgue a Sadam, Aznar se ha apuntado de nuevo a la tesis del estadounidense George Bush: "Deben ser los propios iraquíes, con el apoyo de la legalidad y las garantías internacionales, los que decidan".