Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS INTERNACIONAL

EE UU aguarda conmocionado el primer balance de víctimas

De momento se ha confirmado la muerte de algo más de 500 personas aunque se estima que 10.000 podrían haber perecido en el World Trade Center y otras 800 en el Pentágono.- El hallazgo de varios supervivientes entre los escombros arroja un rayo de esperanza

El mundo aguanta la respiración a la espera de las anunciadas represalias del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, contra los responsables del ataque terrorista de ayer en Nueva York y Washington y del balance definitivo de víctimas. Mientras, prosiguen las labores de rescate para desescombrar el World Trade Center de Nueva York, que se derrumbó tras el atentado, y encontrar posibles supervivientes. En una nota para la esperanza, nueve personas han sido encontradas con vida entre las ruinas de los edificios.

Giuliani: "Los muertos son más de los que podemos soportar"

Esta madrugada, los servicios de rescate han logrado sacar con vida a seis personas que se encontraban bajo los escombros a que quedaron reducidas ayer las dos torres que albergaban el World Trade Center de Nueva York, según informa la cadena de televisión CNN, que ha precisado que se trata de cinco bomberos y un policía, que se presenta graves quemaduras.

No obstante, cada vez parece mayor el convencimiento de que nos encontramos ante una tragedia que implicará el fallecimiento de miles de personas. El alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, ha afirmado hoy que "unos pocos miles de personas" se encontraban trabajando en las torres cuando se produjeron los ataques y los posteriores derrumbamientos. En rueda de prensa, Giuliani no se ha atrevido a hacer un balance de muertes, pero ha declarado que es muy probable que todos los que estuvieran trabajando en las torres hayan fallecido.

A últimas horas de ayer, otras tres personas, un hombre y dos agentes de policía, fueron rescatados tras hacer un llamada telefónica a una hermana de uno de ellos que vive en Pennsylvania ya que era imposible conectar con los servicios de emergencia de Nueva York, completamente saturados, informádole de su estado y situación.

Las llamadas de teléfono realizadas a través de móviles por algunas personas que permanecen atrapadas entre los restos han dado esperanzas a los equipos de rescate a seguir buscando supervivientes durante toda la noche.

"Fue una nota positiva a un día tan trágico", indicó un oficial de estos equipos, que no saben aún lo que les esperará ahora que se ha hecho de día.

Sin supervivientes en el Pentágono

Los bomberos de Nueva York estiman que unas 10.000 personas podrían haber perecido en el atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York. Otras 800 permanecen desaparecidas entre los escombros del edificio del Pentágono. De hecho, en las últimas horas las autoridades han descartado encontrar supervivientes bajo los escombros al que quedó reducida parte de una de las alas del Pentágono después del atentado terrorista del martes.

Fuentes del Pentágono han indicado que el número de muertos en este atentado será al menos de cien y no se descarta que pueda acercarse a los 800.

El Departamento de Defensa ha indicado que el área del edificio donde se estrelló el aparato quedó no sólo destrozada, sino también incendiada.

Por tanto, indican, "cualquiera que hubiera sobrevivido al impacto inicial y al derrumbamiento, no hubiera sobrevivido al fuego que se produjo a continuación".

Un portavoz de los bomberos ha confirmado que los equipos de rescate habían sacado un total de 80 cuerpos de entre los escombros.

El portavoz ha señalado, no obstante, que todavía era muy pronto para aventurar cuántos cadáveres más podrían encontrarse entre los restos calcinados.

Ocho pisos en pie

Los dos gigantescos rascacielos, de más de 400 metros de altura, se vinieron abajo después de que dos aviones de pasajeros secuestrados fueran estrellados contra ellas. Unas 50.000 personas, entre trabajadores y turistas, se encuentran habitualmente en el interior de las Torres Gemelas.

Las primeras informaciones oficiales han confirmado la muerte de 544 personas. 300 víctimas pertenecen a equipos de rescate atrapados bajo los escombros de los rascacielos derrumbados. 200 son bomberos neoyorquinos, según fuentes del parque de bomberos, otros 78 son policías que participaban en las labores de auxilio.

Las esperanzas de los equipos de salvamento se centran en los ocho pisos de una de las torres que, aunque resultaron dañados, aún se mantienen de pie, lo que podría haber facilitado la permanencia con vida de algunas personas.

Por otro lado, los servicios de urgencias del hospital Saint-Vincent, cercano al lugar del atentado contra el World Trade Center, han recibido hasta primeras horas de esta mañana (madrugada en Nueva York) a 345 heridos, cinco de los cuales han fallecido, según informó una portavoz del hospital, Jasmin Collazo, hacia las 11:30 hora española. El balance anterior hablaba de tres muertos.

266 muertos en aviones

Como muestra de los riesgos que presenta la zona, Kerik recordó que poco antes de su comparecencia se había derrumbado otro edificio -el numero siete, con 47 plantas- y que tampoco se habían podido evaluar los daños en otras edificaciones del mismo área.

El alcalde de Nueva York no quiso ayer dar ninguna cifra de muertos en una comparecencia antes los medios pero aseguró que estos serían "más de los que podemos soportar". "Reconstruiremos todos y mañana seremos más fuertes que hoy", ha afirmado el alacalde neoyorquino.

A la cifra de víctimas hay que añadir las 266 personas que fallecieron en los cuatro aviones secuestrados y lanzados como Kamikazes contra las dos torres del World Trade Center, en Nueva York, y contra el edifico del Pentágono.

Manhattan, cerrado

Por otra parte, el tercio sur de la isla de Manhattan permanecerá cerrado todo el día, mientras prosiguen las labores de rescate en las inmediaciones del World Trade Center. Por su parte, Giuliani ha anunciado que los colegios no abrirán hoy y ha pedido a los neoyorquinos que no entren a Manhattan si lo pueden evitar.

La entrada a Manhattan en coche está prohibida por el momento, salvo para los vehículos de emergencia. Tan sólo las líneas de metro que cubren la parte norte de la isla están en funcionamiento.

El ayuntamiento ha prohibido la entrada de los ciudadanos en el tercio sur de Manhattan, por debajo de la calle 14, salvo a los residentes y servicios de emergencia. La violación de la norma puede acarrear arrestos, tal como ha advertido el Giuliani.