Opinión

Adiós al pueblo

El desbordante poder de los datos y el desajuste entre los estados, que siguen siendo nacionales, y los nuevas potencias globales, abren un escenario inquietante que rompe las certezas del marco referencial