Tribuna

Verano en Berlín

Hay obras en las que un destello de realidad y de humanidad traspasa la habilidad técnica de su autor. Ese pinchazo que conmueve al ojo es el de un ocaso: los que van a morir nos saludan y nos recuerdan nuestra esencial pobreza