Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trasladado a la cárcel de León el doble filicida de Moraña

El presunto asesino de sus hijas de 4 y 9 años fue amenazado en la cárcel de Pontevedra

El acusado del asesinato de sus dos hijas de 4 y 9 años en Moraña (Pontevedra), David Oubel, que estaba recluido en la prisión pontevedresa de A Lama tras su detención, ha sido trasladado a la cárcel de Villahierro en Mansilla de las Mulas (León). El traslado, autorizado desde el pasado miércoles, se hizo efectivo el viernes por la tarde, según confirmaron ayer a Efe fuentes de la Subdelegación del Gobierno de León, que aclararon que el pasado miércoles el preso tuvo que regresar a Pontevedra cuando se encontraba a unos 80 kilómetros de León para realizarle unos exámenes médicos que tenía pendientes.

El presunto parricida, acusado de degollar a sus hijas con una radial un día antes de tener que entregárselas a su exmujer, ha ingresado en la enfermería de la cárcel a la espera de conocer cuál será el módulo en el que cumplirá su condena. Esta decisión se debe a que este es el sitio más seguro de la prisión, puesto que en el centro penitenciario pontevedrés habría recibido amenazas por parte de otros reclusos.

Fuentes conocedoras del caso explicaron a Europa Press que el hombre fue amenazado en A Lama, la cárcel de Pontevedra, y que, aunque estaba “apartado del resto de la población reclusa” en una celda acristalada en la enfermería, “sin contacto con nadie” y bajo el protocolo de suicidios con “vigilancia las 24 horas”, era “bueno sacarlo” de una prisión donde puede haber otros prisioneros que le conozcan.

El titular del juzgado mixto número uno de Caldas de Reis, encargado del caso de la muerte violenta de dos niñas en la localidad pontevedresa de Moraña, solicitó el pasado 1 de agosto prisión provisional comunicada y sin fianza para el presunto autor, David Oubel, padre de las víctimas.

 Ocho menores víctimas

 En lo que llevamos de año se han producido ocho asesinatos de menores por violencia de género. Seis días después del crimen de Moraña un hombre disparó a su mujer y a sus dos hijos, de 12 y 7 años, en una casa de Castelldefels.

El pasado 4 de mayo un niño de diez años fue asesinado en Torrevieja (Alicante), presuntamente por la pareja sentimental de su madre. Hay tres muertes de menores más en investigación, según las estadísticas del Ministerio de Sanidad: dos (un niño de 6 años y una niña de 14) en Villajoyosa y otro en Málaga.