Mandos de la Marina afirman que aún queda oxígeno a bordo

11 presos muertos en una cárcel próxima a Brasilia

La mayoría de países de la Unión Europea se decanta por el sistema de subasta

Clinton vuelve a ser investigado por el 'caso Lewinsky'

El Gobierno confía en un acuerdo de pesca "razonable" con Marruecos

Roche incrementó sus resultados un 339%

Miles de víctimas del seísmo de Turquía siguen sin casa un año después

Un biólogo destaca que los monos 'cocineros' se copien unos a otros

Las fórmulas para anular el acuerdo

El índice hipotecario 'mibor' rebasa el 5% por primera vez en tres años

LA OFENSIVA DE ETA

El juez deja libre a un manifestante que grababa en vídeo a policías de la Audiencia Nacional

Los bancos triplican la inversión en Bolsa

TRAGEDIA EN EL ÁRTICO

Los grandes daños observados en el submarino ruso apuntan a que chocó contra un gran navío

El aspirante oficialista presenta su candidatura al PP de Huelva

Ian Gibson y María Galiana homenajean hoy a Lorca en el lugar donde lo mataron

LA OFENSIVA DE ETA

Maragall propone un Gobierno PNV-PP-PSE en Euskadi

Verdi, entre Providència y Martí, repite premio en el concurso de calles engalanadas de Gràcia

Portabella culpa a los operadores de la caída del turismo español

Un vertido tóxico causa la muerte de un millar de truchas en Cardós

Reportaje:LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

La batalla contra el tiempo del joven inmigrante

La batalla contra el tiempo del joven inmigrante. "Por la mañana trabajo y por la tarde puerto". Con esas palabras sintetiza Naim lo que fue su vida cotidiana cuando sólo tenía 14 años. A esa edad decidió cruzar el Estrecho para buscar un futuro en España. No le dijo nada a nadie, simplemente un día, como otro cualquiera, partió. No se despidió de ninguno de sus tres hermanos, ni de su madre y, menos aún, de su padre que en más de una ocasión, cuando su olfato paterno intuía que su hijo quería marcharse, le advirtió de los peligros y las frustraciones del viaje. La impaciencia y el deseo de una vida mejor pudieron con todos los temores: Naim viajó desde Tánger, su ciudad natal, hasta Ceuta y esperó su oportunidad.Cada día se ganaba algún dinero haciendo pequeños trabajillos por la mañana; cada tarde se vestía con sus mejores galas y ponía rumbo al puerto. Así durante seis meses, hasta que consiguió burlar la vigilancia policial de la frontera ceutí y subirse a un barco que se dirigía a Algeciras, su primer destino. "Una mujer me dejó que llevase su maleta y, como iba bien vestido, los policías creyeron que era su hijo y me dejaron pasar", explica sonrojado.

Torrevieja supera el techo del medio millón de turistas pero sólo tiene servicios para 250.000

El concejal tránsfuga del PP de Chiva retuvo en depósito fondos municipales durante meses

Tribuna:LA EXTRAÑA PAREJA.

Lo real y lo lógico

Tribuna:

Reencarnación

Una novela al año

ENCUENTRO DE REYES

LA RECETA

HAMBURGUESA DE CERDO CON SALSA TACOS