El Supremo de Chile autoriza el interrogatorio por una juez argentina de tres altos oficiales

El borrador de la ponencia política de CDC acentúa su ideario soberanista

Tribuna:

La crisis de la sanidad MIQUEL LL. RUTLLANT

La crisis de la sanidad MIQUEL LL. RUTLLANT. Recientemente una encuesta evidenciaba que el nivel de satisfacción de los españoles respecto a la sanidad pública era alto y de los mejores de Europa. De repetirse hoy esta encuesta, me atrevo a vaticinar que la nota sería mucho más baja. ¿Qué ha sucedido en estos pocos meses? ¿Ha empeorado bruscamente? No parece verosímil. El único hecho significativo es que, por una vez, en lugar de escuchar a los gobiernos o a los responsables de la sanidad pública, se ha producido un fenómeno mediático que ha despertado a mucha gente, a raíz de la declaración pública de un prestigioso cirujano, diciendo que algunas personas fallecen en las listas de espera. ¿Algún ciudadano, sea presidente, ministro, consejero, gestor sanitario, médico o ciudadano de a pie, cree sinceramente que en las listas de espera de la sanidad pública española no se producen bajas involuntarias? Creo que no, pero si alguien realmente lo cree, debería ser inmediatamente incapacitado para cualquier cargo público de responsabilidad. Entonces ¿a qué viene tanto rasgarse las vestiduras, tanta comisión de investigación y tanto decir que no es cierto?El motivo es evidente, nadie quiere ser el chivo expiatorio, nadie quiere asumir la responsabilidad en una cuestión tan impopular, todos se siente amenazados y los que pueden crean comisiones de investigación y buscan responsables entre los de abajo, aunque aprovechando la confusión algunos pretenden mover la silla de los de arriba. Ésta es la radiografía del espectáculo que estamos viviendo en las últimas semanas. El Gobierno diciendo a veces que no es cierto y otras que no lo sabía, la oposición diciendo que la culpa es del Gobierno, los gestores diciendo que en su hospital no pasa o que ellos no lo sabían y los médicos diciendo que pasa y que ellos ya lo habían dicho. Dejando aparte lo triste del espectáculo y de los luctuosos hechos que lo han provocado, la verdad es que nadie debe ser el chivo expiatorio. En este sentido son tranquilizadoras las declaraciones del fiscal Mena, porque los culpables, o si quieren los responsables, somos todos, y al decir todos me refiero a todos los españoles con derecho a voto.

Profesores de secundaria acusan a la Generalitat de la pérdida de calidad de la escuela pública

Una fe a prueba de bombas

Clos percibe más receptividad del ministro Rajoy hacia el Fòrum 2004

Tribuna:

El desfile como síntoma JOAN B. CULLA I CLARÀ

La recogida selectiva de residuos crece un 36% en el área de Barcelona

Tribuna:LA CRÓNICA

Cuestión de esnobismo XAVIER MORET

AGENDA

Jornadas

El Consorcio del Parque de Collserola rechaza la construcción del túnel de Horta

Sanidad cifra la lista de espera en 12.053 pacientes pero oculta los que aguardan en el plan de choque

Sanidad cifra la lista de espera en 12.053 pacientes pero oculta los que aguardan en el plan de choque. El número total de pacientes de la sanidad pública que esperan una operación continúa siendo el secreto mejor guardado de la Consejeria de Sanidad. De forma indirecta, su titular, Serafín Castellano, dio a entender ayer que las personas que aguardan una intervención son 12.053 pacientes. En esta suma incluyó a quienes aguardan ser operados en centros públicos y a aquellos que aún no han respondido si se acogen al plan de choque. Pero ni Castellano ni el director general de Prestación Asistencial, Marciano Gómez, dieron la cifra de los valencianos que aguardan a ser intervenidos en el plan de choque.

Tribuna:

Sanidad en la picota

Sanidad en la picota. La mayoría absoluta más robusta puede resquebrajarse fatalmente si se abren en ella ciertas grietas. Días pasados un taxista descontento me dijo, en tono quejumbroso, que quien vota a un partido vota a ese partido así cometa una tropelía tras otra. Sólo en el caso de que prestaciones sociales tales como la sanidad y las pensiones sufran un serio traspié, la gente puede cambiar de bando. No va desencaminado este taxista.¿Quiere el gobierno del señor Aznar privatizar la sanidad? De eso le acusa la oposición, si bien, intencionadamente, tomando la parte por el todo. Las críticas, sin embargo, tienen fundamento y es el propio Gobierno quien les ha dado pie, si bien indicios de lo que ocurre en la actualidad ya se detectaban en los últimos y no tan últimos tiempos del PSOE. Fundaciones, conciertos, vainas. La privatización, es cierto, implica que el usuario contrata una póliza con una compañía privada, a la que el Estado, en muchos casos, le ha vendido activos del sector sanitario público. Esto no ha ocurrido ni es previsible que ocurra; en parte, por convicción del Gobierno o al menos de algunos de sus miembros más influyentes. En parte, acaso, porque equivaldría a jugarse la mayoría absoluta e incluso la simple.

LETRAS

Francisco Brines recibe un sentido homenaje de los poetas valencianos

Tribuna:

Abejas subjetivas

La AI lanzó ayer 136.000 mensajes para reclamar la tarifa plana

Zaplana acusa a los socialistas de ejercer "la más despiadada demagogia basada en la falsedad"

Zaplana acusa a los socialistas de ejercer la más despiadada demagogia basada en la falsedad . El presidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana, del PP, afirmó ayer en Castellón que la "falta de argumentos" de los portavoces de la oposición les lleva a "ejercer la más despiadada demagogia basada en la falsedad y en la mentira". Zaplana, que se refería a los ataques lanzados por los socialistas por las listas de espera en la Comunidad Valenciana, calificó estas críticas como una forma de "política entremezclada con bajeza por la falta de argumentos y por la imposibilidad de comparación". "Quienes fueron capaces de generar una lista de espera de 60.000 personas no tienen ninguna autoridad moral porque son los mismos que nos llevaron al caos sanitario", añadió Zaplana. Por su parte, en Valencia, el consejero de Sanidad, Serafín Castellano, situó en 51.841 los pacientes que esperaban a pasar por el quirófano a la salida de los socialistas de la Generalitat en julio de 1995. No mencionó que a finales de 1994 esta cifra era de 24.700 personas, como recogió una auditoría elaborada por Ernst & Young y publicada en diciembre de aquel año, y que se elevó notablemente tras una huelga de médicos previa a las elecciones de 1995. Castellano cifró en 12.053 la lista de espera actual en centros públicos, pero se negó a ofrecer la de los pacientes que han aceptado ser desviados a clínicas privadas dentro del denominado plan de choque y que aguardan a ser intervenidos. También dijo que los seis fallecidos en Alicante mientras esperaban una operación de corazón estaban "totalmente controlados" y que sus casos no eran considerados "urgentes".

Interceptadas 800.000 latas de sardinas en mal estado

Reportaje:

Los barrios se rebelan

Tribuna:

Ariel (Dorfman) o la agonía de una ilusión.

THE WASHINGTON POST, "Esperanza oculta de África"

El Circuito de Teatro llevará 15 compañías a 24 municipios

GENTE

RAPHAEL TIENE DOS CARAS

GENTE

LA PRINCESA ESTÁ TRISTE

GENTE

AGUJA DE ORO PARA JEAN-PAUL GAULTIER

Tribuna:

Anchoíllas en aceite

McDermott quiere crear una sociedad sobre los activos de Mecapeña