La crisis del coronavirus

Por qué Madrid no cumple los requisitos para pasar a la fase 1

La comunidad tiene suficientes camas de hospitalización y UCI, pero no se dan el resto de variables

Ciudadanos cruzando uno de los puentes del Madrid Río el miércoles 6 de mayo de 2020.
Ciudadanos cruzando uno de los puentes del Madrid Río el miércoles 6 de mayo de 2020.Pablo Cuadra / EL PAÍS

Madrid decidió este miércoles pedir el paso a la fase 1 el próximo 11 de mayo en la que, entre otras medidas, se permiten reuniones de hasta 10 personas, abrir las terrazas, los hoteles y los mercados al aire libre y acudir a espectáculos y museos con un tercio de aforo. Se esperaba que la comunidad, la que más ha sufrido y sufre la pandemia del país, esperara unos días para solicitar este primer escalón en la desescalada.

Sin embargo, el Consejo de Gobierno votó por unanimidad a favor de enviar su propuesta al Ministerio de Sanidad, algo que hará a lo largo de este jueves y cuyo contenido todavía se desconoce. Aunque el plazo cumplía a las dos de la tarde del 6 de mayo, el ministro Salvador Illa explicó que iba a haber flexibilidad por la situación excepcional. El Gobierno regional asegura que Madrid está preparada, pero, ¿cumple los requisitos para esta reapertura parcial?

Sí cumple los criterios cuantitativos, que son imprescindibles y los dos únicos que se conocen de forma concreta, publicados en el BOE el 3 de mayo: “Disponer o tener acceso o capacidad de instalar en un plazo máximo de cinco días entre 1,5 y 2 camas de cuidados intensivos por cada 10.000 habitantes y entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes". La rápida y descontrolada expansión del virus en la región provocó una presión asistencial que llevó a hospitales y profesionales al límite, pero, en ese camino, fueron capaces de dar la vuelta por completo a sus estructuras y llegaron a multiplicar por seis su capacidad.

Una trabajadora sanitaria se prepara antes de atender a pacientes con coronavirus en la UCI del Hospital Príncipe de Asturias de Madrid. En vídeo, la Comunidad no logra pasar a la fase 1 de la desescalada.(Foto: AFP | Vídeo: Atlas)

El resto, sin horquillas que los delimiten, tendrán que ser interrelacionados para poder tener una visión de conjunto. Se partirá de la incidencia acumulada, los casos por 100.000 habitantes notificados en los últimos 14 días ―que en Madrid es de 58,26, la quinta más alta tras Castilla y León, La Rioja, Cataluña y Navarra―, y a partir de ahí, habrá que correlacionar esa cifra con las demás variables: la capacidad para aislar y controlar las fuentes de contagio confirmadas, tener un sistema de alerta precoz y llevar a cabo la vigilancia epidemiológica necesaria para identificar y contener las potenciales fuentes de contagio, la capacidad de la atención primaria y hospitalaria y poder garantizar la protección colectiva.

Esos requisitos, intrínsecamente relacionados con el personal y los recursos disponibles para ponerlos en marcha, aún no han sido fijados en la comunidad, que la mañana de este jueves todavía no ha dado información sobre cuáles son los parámetros que ha manejado para solicitar el cambio de fase ni el material y los profesionales de los que dispondrá para ello. Este jueves, Madrid registra 68.662 casos de coronavirus, mantiene 582 pacientes en UCI y 2.978 ingresados; los fallecimientos son ya más de 15.000.

El número de camas

Madrid entró a la pandemia con 641 plazas de UCI (500 públicas y 141 privadas) y 20.743 camas (13.654 públicas y 6.819 privadas) en sus plantas, según datos de la Comunidad. El 31 de marzo se alcanzó el pico de hospitalizados, 15.227. Dos días después, el 2 de abril, lo hicieron las unidades de críticos, que llegaron a tener 1.528 pacientes intubados. Según los criterios que fija Sanidad, la región, con 6,642 millones de habitantes, tendría que ser capaz de llegar a tener de 24.575 a 26.568 plazas en hospitalización y de 996 a 1.328 camas de UCI.

Esos números son posibles después de la reestructuración de los centros y el montaje del hospital de campaña del Ifema. La previsión del Gobierno regional para ese centro de emergencia fue de hasta 5.500 camas y 500 plazas de UCI; alcanzaron a montar algo más de 1.300 y 16 de críticos. Tras su cierre, el pasado 1 de mayo, los pabellones se vaciaron de personal pero quedó en hibernación, todo preparado de cara a un posible rebrote. El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, ha aludido en varias ocasiones desde ayer a que la capacidad asistencial de Madrid está preparada para entrar a la siguiente fase.

Personal sanitario

“Claro”, dice Julián Ezquerra, de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid, “si es solo por número de camas, con las que hay como consecuencia de la crisis, se cumple, pero hay otro requisito, también en el BOE, que aunque no especifica números concretos, sí indica cuáles han de ser, y se refiere a la plantilla sanitaria”. Ezquerra hace referencia al artículo séptimo.

“Durante el tiempo de vigencia del actual estado de alarma y sus posibles prórrogas, las comunidades autónomas velarán por garantizar la suficiente disponibilidad de profesionales sanitarios”, apunta el texto. Y marca que no se recomienda un número inferior de personal del que había el 27 de marzo y que, además, habrá de reorganizarse para atender las nuevas necesidades: “De acuerdo con las prioridades de esta fase de transición, dotando a las estructuras de Salud Pública y atención primaria de los recursos necesarios”.

Entre los requisitos del Gobierno para la desescalada está la obligación de las comunidades de velar "por garantizar la suficiente disponibilidad de profesionals sanitarios

En este caso, Madrid no cumple. Explica Ezquerra que, aunque la Comunidad lo ha anunciado, “no ha renovado todavía los contratos de refuerzo por la crisis del coronavirus”. Más de 8.260 profesionales que Isabel Díaz Ayuso dijo el martes que mantendría hasta diciembre, algo que llevaban pidiendo sindicatos y la propia plantilla más de un mes y que tanto la presidenta como el consejero de Sanidad habían mantenido en la ambigüedad hasta hace 48 horas. “Hasta hoy [la mañana de este jueves] siguen prorrogados hasta finales de mayo los que tenían fecha de finalización de abril y junio los que la tenían en junio. No hay nada establecido”.

Sindicatos, organizaciones de médicos y centros asistenciales piden esa ampliación hasta final de año y la contratación inmediata de los MIR tras la finalización de sus residencias, en poco más de dos semanas. Comisiones Obreras, UGT, Csif… Los representantes de los trabajadores han sido unánimes en esta necesidad. Satse, el sindicato de enfermería, la tilda de “prematura y precipitada”.

En Madrid hay 1.191 médicos MIR que acabarán sus residencias este mes y aún no saben qué ocurrirá con ellos

La Asociación de Médicos y titulados superiores de Madrid (Amyts), cuenta Ezquerra, acaba de solicitar que a esos residentes “no se les den vacaciones sino que se les paguen”. “No podemos permitirnos el lujo de que los R4 y R5 [los MIR de último año en sus respectivas especialidades] terminen ahora mismo y los dejen ir. Están cubriendo día a día hospitales y centros de salud. En el Gobierno regional se han agarrado al clavo ardiendo de que sí cumplen los requisitos formales, pero cuando miras el micro hay mucho por hacer”, añade.

En este momento hay en Madrid 1.191 residentes. El pasado martes, Mariano Martín-Maestro, de Comisiones Obreras, aludía a la “formación inmejorable” de los profesionales en la región: “Quizás sea el momento también de contratarlos, porque son necesarios, si no, se irán a otras comunidades o a otros países, como ya venía sucediendo”. De esos especialistas, 223 son de medicina familiar y comunitaria, el pilar en el que se sustentará a partir de ahora la desescalada.

La atención primaria

Durante la crisis, solo 20 de los más de 8.000 contratos de refuerzo fueron para la atención primaria, que cuenta en Madrid con 266 centros de salud, 163 consultorios locales, un centro adscrito y 40 servicios de atención rural. Ahora que el control de la pandemia va a recaer en ellos, Madrid continúa sin dar soluciones ni instrucciones concretas a sus profesionales.

“El trabajo va a recaer ahí y la primaria ya está desbordada, ese refuerzo se pide porque se necesita, pero Madrid a día de hoy sigue teniendo centenares de vacantes sin cubrir, tanto en medicina de familia como en pediatría, y no nos han dicho que vayan a contratar más personal para cubrir las bajas como consecuencia de la infección por covid-19, ni para el exceso de trabajo que va a suponer el seguimiento de los pacientes de coronavirus y la carga de hacer los test masivos a la población”, resume Ezquerra.

Este miércoles, la Comunidad publicó un comunicado en la que explicaba la forma prevista de hacer frente a este nuevo panorama. Sin embargo, los profesionales denuncian que su situación sigue siendo la misma, que no han recibido apoyo, refuerzo ni protocolos. La Consejería de Sanidad, a la que este diario ha preguntado por el número de bajas en primaria, por el presupuesto para reforzarla y el personal con el que contarán, entre otras cuestiones, no contesta.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50