La crisis del coronavirus

Madrid solicita pasar a la fase 1 de desescalada pese a las dudas de Díaz Ayuso

La presidenta apunta a que la ocupación de las camas de UCI (610) es aún demasiado alta mientras su vicepresidente sostiene que la región sí está preparada

Isabel Díaz Ayuso, este martes en el Hospital de Móstoles. En vídeo, sus declaraciones de esta mañana en 'Las mañanas de RNE'.Foto: Gtres (AUDIO: RNE)

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha decidido solicitar al Gobierno central entrar en la fase 1 de la desescalada a partir del lunes, según fuentes gubernamentales. La decisión llega tras un largo debate, que ha enfrentado las dudas de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, con la insistencia de Ignacio Aguado, su vicepresidente, favorable a dar el paso. Un nuevo choque en el Ejecutivo regional, que finalmente ha encontrado el punto de encuentro de optar por hacer obligatorio el uso de mascarillas en espacios cerrados con la esperanza de que el Ministerio de Sanidad dé su visto bueno y así reactivar la economía madrileña.

“El Consejo de Gobierno de Madrid ha decidido pedir la fase 1, pero con mucha prudencia: la mascarilla será obligatoria en recintos cerrados y conservando las distancias también en la calle”, han coincidido dos fuentes de la confianza de Díaz Ayuso. “La Comunidad será muy exigente con las normas”, han añadido sobre el paso a la fase 1, que debe ser decidido aún por el Gobierno central.

El miedo a una crisis económica sin precedentes ha llevado al Gobierno regional a solicitar que Madrid iguale el ritmo de la desescalada en las regiones menos afectadas por el coronavirus, pese a que es el epicentro de la pandemia en España, con más de 68.000 contagios confirmados, 15.000 muertes vinculadas a la enfermedad, y 610 personas en unidades de cuidados intensivos.

El anuncio cierra una jornada de desencuentros entre el PP y Ciudadanos, los socios gubernamentales de la Comunidad de Madrid. En una entrevista en RNE, Díaz Ayuso había considerado a primera hora de este miércoles que la región no está lista aún para entrar en la fase 1 de la desescalada. Ese análisis, abiertamente contrario al que hacía desde hace días su vicepresidente, Ignacio Aguado, que ha sostenido que la región sí está preparada y debe acelerar en el camino hacia la normalidad para que no se paralice la economía, se ha basado en datos. Las 610 camas de unidades de cuidados intensivos que permanecen ocupadas en la región hacían desaconsejable dar el paso, según Díaz Ayuso.

“Todavía tenemos que reducir las UCI, un porcentaje, que creemos que en estos días será posible”, ha dicho la presidenta de la Comunidad de Madrid. “Yo no quiero tener prisa para acceder a nada porque he sido la primera que he visto lo que ha pasado en la Comunidad, pero sí que tengo prisa por acabar con esa maraña de pasos y burocracia, que no ayudan en nada”, ha añadido sobre el plan de fases para la desescalada que ha planteado el Gobierno de Pedro Sánchez. “Es un sinsentido”, ha opinado. “Con tanta fase, lo único que haces es regularle la vida a las personas”.

“Estamos preparados para pasar a la fase 1, pero no bajemos la guardia”, ha contrapuesto Aguado en sus redes sociales, dejando una nueva muestra de la disparidad de criterios que marca al Gobierno de coalición de la Comunidad. “No hay una postura oficial por parte del Gobierno”, ha argumentado luego, en una rueda de prensa en la que ha explicado que el debate del Consejo de Gobierno ha sido interrumpido, y pospuesto, porque la presidenta se ha ausentado en mitad de la reunión. “Retomaremos el debate esta tarde. De ahí, como siempre, saldremos con una postura y una decisión en nombre del Gobierno. Todo lo anterior son opiniones personales, respetables, pero la que se traslade al Gobierno de España será la que salga como consecuencia del debate de esta tarde”.

Criterios para cambiar de fase

La sucesión de fases establecidas por el Gobierno central para llegar a una nueva normalidad solo tiene dos criterios cuantitativos, según lo publicado en el BOE: disponer o tener acceso o capacidad de instalar en un plazo máximo de cinco días entre 1,5 y 2 camas de cuidados intensivos y entre 37 y 49 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes.

La Comunidad de Madrid ha triplicado a lo largo de la pandemia el número de camas de cuidados intensivos, llegando hasta casi las 1.900

Madrid, que se ha acogido a la flexibilidad prometida por el Ministerio de Sanidad para entregar su plan pasada la hora límite de las 14.00, ha triplicado a lo largo de la pandemia el número de camas de cuidados intensivos, llegando hasta casi las 1.900, según la Consejería de Sanidad. Por ellas han pasado 3.465 pacientes que se debatían entre la vida y la muerte, y este miércoles seguían en la batalla 610 personas. Cifras que volverían a asfixiar a los hospitales madrileños si se produce un repunte de la enfermedad que vuelva a llenar de contagiados sus instalaciones.

Para intentar evitarlo, Madrid ha dejado instaladas en Ifema todas las canalizaciones que permitirían reactivar el hospital de campaña, que ha atendido a más de 4.000 pacientes, o renovar hasta diciembre los contratos de los más de 8.000 sanitarios contratados como refuerzo para afrontar el pico de la crisis. Pero el peligro de un repunte existe, según admiten políticos y expertos.

“En una concentración urbana tan grande, dan un poco de miedo los medios de transporte públicos”, ha reflexionado Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología, tras conocer la decisión del Gobierno de Díaz Ayuso, que obligará a llevar mascarilla en espacios cerrados y pedirá que se respete la distancia física. “Si se cambia de fase habría que estar muy encima de los datos para comprobar que no haya posibles reactivaciones, habría que ser muy estrictos”, ha reclamado, reconociendo que no conoce los indicadores en los que Madrid se basa para pedir un cambio de fase. Los casos acumulados por 100.000 habitantes notificados en los últimos 14 días (63,4) están ligeramente por encima de la media española (44,2), “pero ha bajado de forma notable”, ha explicado Godoy, informa Pablo Linde.

Así, todo ha ocurrido a un ritmo frenético y entre fuertes tensiones internas en el Gobierno. Primero, Díaz Ayuso ha abandonado el Consejo de Gobierno matutino para irse a un acto en Móstoles, dejando pendiente la decisión. Sus consejeros han vuelto a ser convocados telemáticamente las 18.00. En menos de una hora, se ha decidido pedir la entrada en la fase 1, contraviniendo el análisis hecho a primera hora por la presidenta. Todo, en el mismo día.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Más información

Lo más visto en...

Top 50