_
_
_
_
_

Las 72 horas que llevaron a Guardiola a cambiar el tono con Vox en Extremadura: “Aquí los grupos de WhatsApp son un incendio”

La presidenta del PP en la región cambió el guion de las negociaciones con una carta enviada a las 23.40 del domingo tras la presión de la dirección nacional de su partido y las críticas de la militancia extremeña en las redes sociales

María Guardiola, el pasado martes en la Asamblea de Extremadura, junto al secretario general del PP en la región, Abel Bautista.Foto: ASAMBLEA DE EXTREMADURA | Vídeo: EFE

La presidenta del PP en Extremadura, María Guardiola, persiguió por la Puerta del Sol de Madrid a Esperanza Aguirre el viernes durante la toma de posesión como presidenta regional de Isabel Díaz Ayuso. “Me vino a buscar hasta la puerta”, recuerda Aguirre por teléfono. Guardiola quería charlar de cerca con la expresidenta madrileña, figura clave en el ecosistema del PP nacional y autonómico. “Le dije que eran mucho más importantes las elecciones generales que la investidura de Guillermo Fernández Vara”.

Aguirre le dijo también que lo más grave de los últimos días era, fundamentalmente, su declaración contra Vox, cuando Guardiola anunció el pasado martes en la Asamblea de Extremadura que no integraría en un eventual Ejecutivo a un partido que, entre otras cuestiones, no condena la violencia machista. “La investidura de Vara nos va a perjudicar mucho porque se hablará de eso en vez de hablar del programa electoral de Alberto Núñez Feijóo”, le insistió Aguirre. Antes de intercambiarse los teléfonos, la expresidenta madrileña punzó un poco más a Guardiola con una última cuestión, en referencia a las críticas que estaba recibiendo de militantes del PP respecto a su rechazo a Vox:

—¿Pero tú sales a la calle?

—La calle está bien, el problema son las redes.

72 horas después, Guardiola ha cambiado el guion, presionada, sobre todo, por la militancia extremeña en redes sociales y por los chats internos del partido, según reconocen fuentes del PP extremeño. “Aquí los grupos de WhatsApp son un incendio”, cuenta por teléfono un alto cargo de la formación en Extremadura. “Son un gallinero, la gente de su confianza trata de aplacar a los críticos, pero los militantes están enfervorecidos porque veían un cambio de Gobierno que no se produce. Está claro que ahora ella ha cambiado de discurso porque Génova ha cogido el timón. Todo estaba siendo un desastre”.

Carta enviada por María Guardiola a los militantes del PP de Extremadura.
Carta enviada por María Guardiola a los militantes del PP de Extremadura.
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El giro de Guardiola se produjo el domingo a las 23.40, cuando envió un correo electrónico a altos cargos del PP regional y a la militancia. “No vamos a fallarles”, escribía Guardiola. “Soy muy consciente de que también es imprescindible el respeto, el diálogo y el acuerdo pragmático con la formación de Vox en Extremadura. Compartimos una prioridad, pasar página a las políticas socialistas. Es lo que nos debe preocupar”. ¿Qué ha pasado en las últimas 72 horas para que la presidenta del PP extremeño haya rebajado el tono contra Vox, al que criticó duramente hace una semana, y haya cancelado también el encuentro con cerca de 300 militantes previsto para este martes en un hotel de Mérida?

Una fuente de la máxima confianza de Ayuso explica que el pasado viernes en el edificio principal de la Puerta del Sol ―la sede de la Comunidad de Madrid— los distintos presidentes del PP se reunieron de manera amistosa pasadas las diez de la mañana en el salón de Canalejas ubicado en la primera planta. Allí había un café preparado sobre la mesa. “Los presidentes estuvieron de pie, en corrillo, y bajaron todos al acto a las 10.55″, explica esta fuente. A la sala acudieron todos, salvo Juan Manuel Moreno, el presidente andaluz, que no pudo acudir porque tenía un acto con el rey Felipe VI en Sevilla. Ayuso entró en la habitación a las 10.50, cuando estaban todos. Luego bajó las escaleras con el presidente Feijóo a las once de la mañana, a la hora del inicio del acto de toma de posesión.

Sin embargo, pese a ser la jornada de Ayuso, el tema de conversación de los populares, tanto en los corrillos con periodistas como en las intervenciones de los presidentes, era el órdago que había lanzado la propia Guardiola a Vox en Extremadura unos días antes. Aquí, según fuentes populares, algunos presidentes reprocharon a la presidenta popular extremeña sus palabras contra Vox.

“La señora Guardiola ha empezado diciendo que admite todo menos a Vox”, dijo después la expresidenta Esperanza Aguirre a los medios. “No sé qué pretende hacer”. En una conversación con periodistas, Feijóo expresó que la decisión de Guardiola en Extremadura había generado “ruido” y que los electores que puedan estar un poco confusos —dado que el PP acepta gobiernos de coalición con la extrema derecha en unas comunidades y en otras se niega rotundamente— “entenderán” la estrategia cuando se complete el mapa de pactos tras las elecciones generales del 23 de julio.

Al concluir el acto de la Puerta del Sol, Guardiola dejaba el edificio, justo por la salida principal, debajo del reloj que ofrece las campanadas cada 31 de diciembre. Aquí, dos o tres hombres increparon a la presidenta popular extremeña, que iba acompañada del secretario general del PP regional, Abel Bautista, y su jefe de prensa. “¡Sinvergüenza!”, vociferó una mujer. “¡Soluciona lo de Extremadura!”, añadió otro. Tiempo después, según avanzó La Sexta el lunes, Guardiola escribía un mensaje al líder de Vox en Extremadura. Sin embargo, fuentes cercanas a Guardiola ni confirman ni desmienten esta información.

Aquella misma tarde de viernes, numerosos cargos extremeños recibieron un correo electrónico firmado por el gerente del PP regional, Antonio Galán Berrocal. “Buenas tardes, siguiendo las indicaciones del secretario general autonómico, Abel Bautista, remito escrito de convocatoria, y con el orden del día, de la Junta Directiva Autonómica y del Comité Ejecutivo del PP de Extremadura, que tendrá lugar el próximo martes, día 27, a las 19.30 en la sala Emérita Vetona del Hotel Mérida Medea”. La idea de Guardiola y su equipo era explicar a la militancia las negociaciones con Vox. Sin embargo, el ruido de las redes sociales en todos los perfiles públicos de Guardiola ―Instagram y Twitter, sobre todo― crecía y crecía con comentarios críticos con el paso de las horas.

“El votante tradicional del PP en Extremadura”, explica un alto cargo popular del partido en la región, “solo ha visto la gloria con José Antonio Monago, cuatro años, y el votante normal considera al votante de Vox de los nuestros. Por eso, el lío interno que tenemos ahora con su decisión es enorme”.

El domingo, la idea de la charla con la militancia y la Junta Directiva Regional prevista para el martes en Mérida vuela por los aires. Todo se precipita de golpe tras la renuncia de Santiago Martínez-Vares, uno de los principales asesores de Guardiola, que abandona el cargo tras la publicación de unos audios privados en OkDiario en los que critica a Vox.

“Cuando atacan a mi hijo y a mi padre, cruzan líneas. Y cuando cruzan líneas, te aseguro ―te aseguro― que Santiago Abascal se va a arrepentir. Se va a arrepentir”, dice Martínez-Vares. “Ahora voy a por él. A por él. A partir de hoy, no tengo otra obsesión en mi vida más que acabar con Vox. No tengo otra”. El audio dura poco más de 30 segundos. En una conversación telefónica con este diario, Martínez-Vares se remite al escrito que envió a los medios.

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en la toma de posesión de Ayuso del pasado viernes.
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en la toma de posesión de Ayuso del pasado viernes. Javier lizón (EFE)

La agencia de comunicación política de Martínez-Vares, Rebellious Words, emitió a las 20.13 del domingo un comunicado en Twitter donde da por finalizada la colaboración. “Nuestra colaboración con Guardiola se ha limitado a la asesoría de comunicación estratégica y en ningún momento hemos participado las negociaciones para alcanzar una mayoría parlamentaria”.

Casi cuatro horas después, a las 23.40, el PP extremeño envía un correo electrónico a los altos cargos del partido en la regional donde cancela el encuentro del martes en Mérida. En el correo, Guardiola habla de las próximas elecciones generales como principal motivo para el cambio de fecha del encuentro del martes. “En un mes volvemos a tener una cita importantísima en la que nos jugamos el futuro del país. En ese nuevo encuentro con las urnas del 23 de julio necesitamos repetir e incluso mejorar ese extraordinario resultado. Extremadura y España quieren y merecen un cambio. La prioridad es salir a ganar. Nuestra región es determinante para llevar a Alberto Núñez Feijóo a La Moncloa”. Por eso, añade Guardiola, “y para evitar interpretaciones malintencionadas”, ha aplazado la Junta Directiva Autonómica y el Comité Ejecutivo Regional hasta una nueva fecha, que no añade: “Será comunicada oportunamente”.

¿Significa esto que Guardiola quiere integrar ahora a Vox en su Ejecutivo? Fuentes cercanas a la presidenta extremeña del PP se remiten al texto íntegro, donde se habla de llegar a un acuerdo programático con la ultraderecha. “El comunicado no es interpretable”, aseguran estas fuentes. “Hay una voluntad de diálogo, no se está diciendo nada más”. Es decir, que su plan seguirá como al principio. Tanto es así, que Guardiola cierra la carta que envía a los militantes con una frase que la perseguirá hasta el final de su vida política: “El valor de la palabra dada nunca caduca y yo tengo un compromiso con los extremeños, y con el cambio”.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Manuel Viejo
Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_