Camareros y profesores, claves valencianas para distinguirse del paro estival estatal

La Comunidad Valenciana lidera el ‘ranking’ por autonomías en creación de empleo en julio

Un camarero trabaja en una terraza del centro de Valencia.
Un camarero trabaja en una terraza del centro de Valencia.

La Comunidad Valenciana es la autonomía que más se ha alejado de la inesperada subida del paro registrada en julio en España. No solo se ha alejado del frenazo en la creación de empleo sino también de la caída de afiliados. No ha sido la única, ya que ocho comunidades lograron crear puestos de trabajo, pero sí la que lidera el ranking de creación de empleo con 2.937 puestos. La coyuntura global, con la guerra de Ucrania, la factura energética y la inflación, ha sido igual para todos. Los camareros y los profesores podrían ser la clave para una explicación de la “isla valenciana” que nadie consigue dilucidar del todo. Aun así, el desempleo solo ha subido en la construcción.

El secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, apuntó a la posibilidad de un adelanto a junio de la contratación en el sector servicios para tratar de explicar por qué la hostelería no había tirado del carro de los datos de julio como otros años. En la tasa estatal resaltan además los más de 115.000 afiliados del sector educativo que se van al paro en muchas comunidades cuando comienza el período estival. En el caso de la Comunidad Valenciana, la contratación del sector servicios ya lideró la bajada del paro en junio y lo ha vuelto a hacer en julio, cuando el turismo ha registrado unos datos de ocupación por encima de las expectativas e, incluso, han superado los niveles de prepandemia, según la patronal hotelera Hosbec; y los profesores interinos, no solo en la enseñanza pública sino también en la concertada, no se van al paro en verano, como ocurre en Andalucía o Madrid, tras un acuerdo de los sindicatos con la Consejería de Educación, que se hace cargo de esos sueldos.

El catedrático de Economía valenciana de la Universidad Politécnica de Valencia, Elies Seguí, se muestra optimista. “Hay que fijarse en las tendencias y esperar a los próximos meses, pero es cierto que la interanual sitúa a la Comunidad Valenciana entre las que más se reduce el paro (cerca de un 20%)”, afirma. “Si la economía valenciana sigue rompiendo los patrones estatales, que en el segundo semestre suelen ser peores, será un hecho diferencial”, asegura.

Tanto el Gobierno valenciano como los sindicatos son cautos. El director general de Empleo, Enric Nomdedéu, también considera que el panorama ha de mirarse con perspectiva anual. “No es para echar cohetes pero vamos bien”, señala sobre unos datos que sitúan a la Comunidad Valenciana más de cinco puntos por encima de la media estatal. Nomdedéu cree que las cifras rompen los cimientos de la economía liberal: “Se ha subido el salario mínimo y se sigue creando empleo, se aprobó la reforma laboral y se sigue creando empleo”. En cualquier caso destaca las dificultades para predecir la marcha de la economía y resalta el hecho de que países como Estados Unidos han entrado en recesión pero han creado nueve millones de puestos de trabajo. Tanto Nomdedéu como los sindicatos mayoritarios, CC OO y UGT, subrayan el aumento de la contratación indefinida, pese a la leve caída en julio por la temporalidad del sector servicios y el hecho de que el grueso de nuevos empleados sean jóvenes de menos de 25 años sin empleo anterior.

El secretario de Empleo de CC OO-PV, Juan Carlos Gallart, no es optimista por la tipología de los contratos y la coyuntura global y apunta que, en el caso valenciano, la incertidumbre ha podido hacer que algunos contratos de la hostelería se hayan dado también en julio y salgan a la luz ahora que se ha visto que las previsiones turísticas son buenas. La secretaria de Formación y Empleo de UGT-PV, Pilar Mora, reseña que, pese a la pérdida de poder adquisitivo, la estabilidad sigue en aumento. Y todos destacan el hecho de que el paro haya bajado no solo en servicios sino también en agricultura e industria, un sector azotado por la crisis energética. “Que ese dato sea positivo, es reseñable”, sentencia el catedrático Seguí.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS