Cataluña ampliará un 25% las camas estables de UCI tras la crisis sanitaria

Salud prevé mantener los 4.000 profesionales contratados durante la pandemia, aunque no descarta recurrir a la sanidad privada para reducir la lista de espera generada por la actividad retrasada

Jessica Mouzo
Barcelona - 30 abr 2020 - 12:33
Dos sanitarias atienden a un paciente con la covid-19 en la UCI del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.
Dos sanitarias atienden a un paciente con la covid-19 en la UCI del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.Massimiliano Minocri

La desescalada ha llegado al sistema sanitario. De forma discreta, aún, pero la presión asistencial de las últimas semanas a causa del aluvión de pacientes con la covid-19 se está rebajando. “Se está desinflamando el sistema sanitario", ha apuntado el director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Adrià Comella. Aunque el proceso es lento y el sector seguirá tensionado hasta bien entrado el 2021, ha matizado. Hospitales y atención primaria tendrán que combinar, a partir de ahora, la atención a pacientes con covid-19 y el riesgo de rebrotes con retomar la actividad aplazada. Las camas convencionales, que llegaron casi a duplicarse (20.000), y las de cuidados intensivos, que se triplicaron (2.000), también se desescalarán, aunque el Departamento de Salud ampliará un 25% las plazas estables de críticos tras la crisis. Comella ha asegurado que prevén mantener a la mayor parte de los 4.000 profesionales adicionales contratados durante la pandemia.

Más información
“Hemos estado muy tensionados, pero el sistema sanitario no ha colapsado”
La pandemia empieza a pasar factura a las listas de espera sanitarias

Las 675 camas de UCI que había instaladas en los hospitales catalanes antes de la crisis pasarán a ser 825. Además de disponer de planes de contingencia activados en fase de prealerta, para abrir nuevas salas de UCI de forma inmediata si fuese necesario, el Departamento de Salud ha decidido ampliar la capacidad basal instalada para afrontar eventuales incrementos de actividad. El parque de camas convencionales (12.000), sin embargo, volverá a su situación habitual. “El sistema ha ocupado muchos espacios no habituales para atender enfermos con la infección y requerirá un tiempo para que vuelvan a su situación original. Es más fácil escalar que desescalar. La desescalada será más lenta y compleja, pero el sistema estará atento ante posibles rebrotes”, ha asegurado Comella.

Aunque el coronavirus absorbió toda la atención durante las últimas semanas, ahora el 50% de los pacientes que atienden los centros sanitarios ya son de otras patologías. Combinar estos dos escenarios —covid y no covid— será el reto de los próximos meses para el sistema de salud. Con el riesgo de una segunda oleada en otoño —como suele ocurrir con todos los virus respiratorios—, el CatSalut asume la necesidad de retomar toda la actividad asistencial retrasada: intervenciones, pruebas diagnósticas y consultas externas. Las listas de espera empiezan a acusar estas demoras y los tiempos de espera en todos los procedimientos han aumentado entre 10 y 15 días.

“El retomar la actividad quirúrgica se hará de forma gradual. Se dará prioridad a la atención al cáncer, en intervenciones y pruebas diagnósticas, y también a neurocirugía, patologías cardíacas y vasculares algunas pruebas diagnósticas como los cribados que hemos tenido que retrasar”, ha explicado este jueves Xènia Acebes, directora del Área Sanitaria del CatSalut. Comella admite que están preparando un “plan específico para recuperar la actividad retrasada” y no descarta recurrir a la sanidad privada para rebajar estas demoras. “No está del todo decidido si contamos con la privada. Tenemos que ver si desde el Siscat [la red sanitaria de asistencia pública] se puede asumir toda la actividad. Es probable que necesitemos algún tipo de apoyo por parte de la privada”, ha asumido.

El CatSalut ha advertido de que la nueva normalidad del sistema sanitario será “trabajar en dual”, con circuitos separados para pacientes con covid-19 y el resto de patologías. El sector seguirá tensionado. “La epidemia no se puede dar por acabada ni mucho menos. Tardaremos meses. Y tendremos que convivir con la epidemia, la propia demanda que genera el país cada año y, además, aquellos procesos que tuvimos que atrasar y ahora tenemos que recuperar de forma progresiva. Quedan meses de lucha y reordenación y tendencia a la normalización de nuestro sistema”, ha señalado Comella.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para afrontar la nueva realidad, Salud prevé instalar la telemedicina en todos los centros de atención primaria y agilizar el plan para desburocratizar la atención primaria y dotar a los médicos de familia de más capacidad diagnóstica y de acceso a pruebas médicas. “Con la gestión de plan de medicación en farmacias hemos evitado un millón de desplazamientos al centro de salud”, ha ejemplificado Acebes. El CatSalut también revisará los contratos de actividad de los centros concertados para adaptarlos a los procedimientos reales que tendrán que asumir y priorizar los centros sanitarios a partir de ahora.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS