Fase 0: la puesta a punto para desescalar

La etapa cuenta con medidas de alivio en la movilidad y la actividad económica, pero sigue el confinamiento

Una madre atiende a su hija mientras pasean por una calle de Madrid el pasado domingo.
Una madre atiende a su hija mientras pasean por una calle de Madrid el pasado domingo.Jaime Villanueva
Jessica Mouzo
Barcelona -

La desescalada está a la vuelta de la esquina: España se encuentra en la fase 0 de preparación para iniciar el desconfinamiento. El encierro continúa pero el Gobierno empieza a abrir la mano con las llamadas “medidas de alivio”, como las salidas diarias que permiten realizar, desde el pasado domingo, a los niños durante una hora. A partir del sábado, también los adultos podrán salir a pasear o a hacer ejercicio, aunque el ministerio no ha concretado cuáles serán los límites ni si habrá franjas horarias para no coincidir en la calle niños y ancianos. A diferencia de los otros estadios de la desescalada, la fase 0 es igual, en forma y fondo, para todos los territorios, excepto cuatro islas, que entrarán en fase I el día 4. Las demás zonas continuarán en fase 0, al menos, hasta el 11 de mayo.

Más información
Las empresas ante la desescalada: Incertidumbre y preocupación
Guía visual de la desescalada: fechas, fases y todas las claves de la vuelta a la normalidad

“Cada fase tiene una temporalidad de 14 días, que es el período de incubación de la enfermedad. Pasados los cuales, en base a unos marcadores, se decidirá si se progresa de fase o no”, recordó este miércoles el ministro de Sanidad, Salvador Illa. La fase 0 es como la puesta a punto para iniciar la desescalada, coinciden los expertos. Es momento para adecuar esos marcadores, vigilar su evolución y ultimar los detalles de vigilancia epidemiológica que permitirán seguir la evolución del virus en cada territorio. La unidad territorial es la provincia, aunque Sanidad se ha abierto a estudiar otras delimitaciones que piden las comunidades, como las áreas sanitarias.

“Es la fase para engranar el desescalado. Todos van a un ritmo distinto desde una misma realidad que es la jerarquía de la península. La fase 0 es un período de rodaje para evaluar los indicadores que nos van a servir para pasar de fase”, apunta un portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph). Coincide Francisco Bolúmar, catedrático de Epidemiología en la Universidad de Alcalá: “Necesitamos tener una línea basal para saber en qué situación estamos para empezar el desconfinamiento. Necesitamos una foto inicial”.

Tres islas canarias (La Gomera, El Hierro y La Graciosa) y una de las Baleares (Formentera) podrán arrancar la fase I ya el día 4 debido a la mínima incidencia que ha tenido el virus en esas zonas. A los demás territorios, no obstante, nadie les garantiza que el día 11 de mayo pasen de fase. Todo dependerá de la evolución de los indicadores epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad, aunque Sanidad no ha concretado los umbrales a partir de los cuales se podrá cambiar de etapa. “Realmente, aún no hemos empezado la desescalada y hace falta una semana para ver los indicadores, si los cumplen, cómo van, si hay errores diagnósticos… Empezamos de forma homogénea y vamos valorando: unos pasarán de curso y otros tendrán que seguir trabajando”, zanja el portavoz de la Sempsph.

“Es un período de rodaje para evaluar los indicadores”, dice un médico

A la espera de entrar en la desescalada, el Gobierno ha impuesto en esta etapa unas medidas de alivio. Desde el domingo, los niños pueden salir una hora al día, a un kilómetro de su casa, con un adulto. A partir del sábado, los adultos —ancianos incluidos— también podrán salir una vez al día a pasear con las personas con las que viven o a hacer deporte en solitario.

Algunas comunidades han pedido instalar franjas horarias para que no coincidan tantas personas en la calle. Illa dijo este miércoles que hoy publicará la orden con los detalles de esta nueva medida. “No nos debe preocupar que las familias salgan juntas a pasear porque ya están juntas en casa también. Lo importante es que mantengan la distancia con otras familias. Por eso salir por franjas es importante, para evitar aglomeraciones”, valora Magda Campins, jefa de Medicina Preventiva del Vall d’Hebron de Barcelona. También se podrá salir para atender huertos familiares, siempre y cuando estén en el mismo término municipal u otro colindante.

Para aliviar también el apuro económico de pequeñas empresas, el Gobierno abre la mano y dejará, a partir del 4 de mayo, que pequeños comercios, como peluquerías, fisioterapeutas o dentistas, reanuden su actividad atendiendo de forma individual bajo cita previa. Deberán ser locales con mostrador, mampara o, cuando esto no sea posible, garantizar el máximo de protección individual. Además, tienen que establecer un horario preferente a mayores de 65 y si han de entrar en contacto físico con el cliente, deberán usar mascarilla o guantes.

“Nos hace falta cita previa para evitar que la gente se acumule y para que el profesional calcule el tiempo que va a necesitar porque tiene que trabajar de una forma distinta, sin premura, con más control de prevención y, luego, hay que desinfectar”, apunta el portavoz de la Sempsph.

La hostelería también podrá servir comidas para llevar —la entrega a domicilio ya estaba permitida—. El consumo en el local, con todo, seguirá prohibido. Por su parte, en el deporte profesional, se permitirán los entrenamientos individuales de profesionales y federados, el entrenamiento básico de ligas profesionales y actividad deportiva sin contacto.

La hostelería podrá servir comida para llevar y se permitirá salir a cuidar huertos

Pese a estos alivios, España sigue confinada y continúan las prohibiciones: la movilidad terrestre se limita al 30% de lo habitual, no se puede viajar entre provincias (salvo causas justificadas). El teletrabajo y la educación online siguen mandando y el distanciamiento social y las medidas de protección toman protagonismo. Las mascarillas son “altamente recomendables” en espacios cerrados o donde no se pueda garantizar la distancia de seguridad entre personas. “Cada fase es un riesgo y lo tenemos que tener claro, pero si se hace como está descrito, son riesgos controlados. Los cambios en la fase 0 son pequeños, mejoran el confinamiento y con un nivel de riesgo bajo”, explica Javier Arranz, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc).

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS