Unidas Podemos advierte con “preocupación” que el PSOE bloquea leyes sociales por cálculos políticos

Echenique afirma que las discrepancias internas sobre varias leyes perjudican a toda la coalición pero Patxi López limita la tensión a un problema de “sobredosis legislativa”

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, conversa con el portavoz del PSOE, Patxi López, el pasado 24 de noviembre.Foto: Andrea Comas | Vídeo: EFE

En Unidas Podemos ni ocultan ni quieren ocultar que están “preocupados” por el estado actual de la coalición de Gobierno con el PSOE. El portavoz parlamentario de Unidas Podemos (UP), Pablo Echenique, quiso empezar su comparecencia de prensa semanal en el Congreso este martes admitiendo los problemas internos de lo que llamó “marco político general”, para expresar a continuación que en su formación anida la sensación “preocupante” de que el PSOE les está enviando “demasiadas señales” tras la aprobación la semana pasada de los Presupuestos del Estado para 2023 de que quieren “bloquear leyes sociales importantes para la ciudadanía” por “cálculos políticos y electorales”. El PSOE lo negó y limitó la tensión a un problema de gestión de “sobredosis legislativa”. El dirigente de UP enumeró las discrepancias sobre la ley trans, la ley de familias, la falta de comunicación sobre una propuesta alternativa para reformar el delito de sedición o las llamadas de última hora para informar de los nombramientos para el Tribunal Constitucional. Echenique no descartó que pudiera ser bueno convocar ahora la llamada mesa de crisis o de seguimiento de la coalición para aclarar posturas ante la inminente fase final de la legislatura.

“Estamos preocupados porque estamos viendo ya demasiadas señales que parecen sugerir que, después de la aprobación de los Presupuestos, el socio de la coalición, el PSOE, está llevando a cabo bloqueo de leyes sociales importantes para la ciudadanía y no queremos pensar que el PSOE tenga ahí un cálculo político o electoral, pero las señales se van acumulando”, reseñó Pablo Echenique en la sala de prensa del Congreso antes de entrar en la Junta de Portavoces.

Unidas Podemos sospecha que el PSOE ha entrado en modo campaña y, aunque ambos partidos se habían reunido al máximo nivel hace apenas un mes para despejar problemas y leyes pensando precisamente en evitar conflictos para ese periodo que se abre en 2023, las discrepancias han saltado y se han hecho públicas en varios frentes. Echenique ratificó este martes lo que la ministra de Igualdad, Irene Montero, había avanzado el lunes sobre que el PSOE mantiene vivas sus enmiendas para corregir aspectos de la autodeterminación de género de la ley trans, que debería avanzar en su paso por la ponencia este miércoles en el Congreso, y que parece ahora atascada porque los socialistas quieren introducir más autorizaciones judiciales para el cambio de sexo a los menores de entre 12 y 16 años.

A Unidas Podemos le parece que esas correcciones las podría respaldar este miércoles la derecha del PP y Vox y sus portavoces no se atreven a aventurar las consecuencias de esas diferencias en el seno de la coalición. Echenique resaltó varias veces su “preocupación” por ese comportamiento del PSOE justo ahora, en este momento clave y final de la legislatura, y concedió que esas divisiones internas perjudican, en primer lugar, a los menores trans que han sufrido tantas discriminaciones, pero también, políticamente, a los dos socios de la coalición. El dirigente de UP aprovechó para poner en cuestión, también, uno de los argumentos esgrimidos por el PSOE para enmendar la ley trans: sus supuestas carencias jurídicas. Echenique concluyó que el Gobierno en pleno aprobó la norma el pasado verano de manera conjunta y presumió así, con ironía, que entiende que “el PSOE no hace leyes sin seguridad jurídica”, por lo que concluyó que los motivos para esas correcciones son otros.

“Sobredosis legislativa”

El PSOE no observa ese nivel de gravedad en las actuales diferencias entre los socios y las limita, según su portavoz en el Congreso, Patxi López, a un problema de “sobredosis legislativa” entre otras cuestiones, porque en el mes que queda en este periodo de sesiones, con tres plenos previstos, persiguen incluir hasta seis proyectos pendientes. López destacó así la importancia de la “estabilidad” que ha proporcionado la aprobación de los Presupuestos y se empeñó en rebajar el tono de las disputas y su trascendencia. López insistió en destacar la idea de que el PSOE mantiene enmiendas a “la ley LGTBi que no ley trans”, o reparos ahora a la ley de familias, o a la ley de maltrato animal, u otras, pero solo porque persigue “que salgan lo mejor posible” y aguanten previsibles recursos ante el Constitucional de la oposición de derechas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El portavoz socialista descartó alguna intención de pactar con el PP esas reformas al proyecto trans, como teme la ministra Irene Montero y su partido, y de hecho los populares confirmaron que ni les han llamado. El PSOE pretende que UP se avenga a negociar tras el paso de la ley por la ponencia, a partir de mañana, alguna enmienda transaccional con la mayoría de la investidura, una opción por ahora muy remota.

En Unidas Podemos, sin embargo, no comprenden esos reparos ahora del PSOE ni cómo ese partido les trasladó en la noche del lunes a última hora que la ley de familias, que también consideran fundamental y que patrocina el Ministerio de Derechos Sociales, que encabeza precisamente Ione Belarra, su secretaria general, no entraría en el orden del día para su aprobación en el Consejo de Ministros de este martes como estaba pactado. Echequine indicó que el sector socialista del Ejecutivo no les había dado ninguna razón al respecto. El portavoz de UP reveló, también, que el PSOE les había llamado el lunes al final de la jornada para informarles de que llevarían al Consejo este martes los dos nombramientos que le corresponden al Gobierno en el Tribunal Constitucional. Unidas Podemos se quejó de que para esas propuestas no haya habido ningún inconveniente en plantear los nombramientos de dos personas muy próximas al PSOE y ese partido sí aceptase en su momento el veto a la magistrada Victoria Rosell para ser vocal del Consejo General del Poder Judicial, cuando ni siquiera es militante de UP.

Echenique no descartó que pudiera ser oportuno convocar una reunión de la llamada mesa de crisis o de seguimiento de la coalición, que no se celebra hace meses, aunque precisó que ya mantienen interlocuciones diarias con portavoces del PSOE y del Gobierno y se repiten ahí las razones y críticas por las que parar o frenar leyes sociales puede ser una mala decisión de gestión, pero también política y electoral. Portavoces de otras formaciones aliadas de la coalición, como Más País y Compromís, también lamentaron en el Congreso que este ruido público perjudique el futuro de sus alianzas y políticas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS