Irene Montero asegura que el PSOE rechaza un acuerdo para la ‘ley trans’ con Unidas Podemos

Los socialistas han comunicado a sus socios que tienen que aceptar limitar la autoderminación en menores o la reforma no podrá seguir adelante

Irene Montero, el día 26 en Madrid en un acto contra la violencia machista.
Irene Montero, el día 26 en Madrid en un acto contra la violencia machista.BORJA SÁNCHEZ TRILLO (EFE)

Irene Montero, ministra de Igualdad, ha asegurado este lunes por la mañana que el PSOE “ha comunicado que no quiere un acuerdo para la ley trans”, por lo que se ha mostrado “muy preocupada” ante la eventualidad de que los socialistas y el PP unan sus votos en el Congreso para “recortar derechos en las infancias trans”, ley estrella de su departamento. Durante una entrevista en La 1 de TVE, la ministra ha subrayado que las enmiendas de sus socios socialistas de Gobierno “no buscan el acuerdo”, sino que han llevado a la norma “a una tramitación [en el Congreso] muy difícil”. No obstante, Montero ha confiado en que pueda reconducirse la situación en las próximas horas para acordar un texto legal. La ponencia en el Congreso para tramitar la reforma no ha sido aún formalmente convocada, pero estaba previsto hacerlo esta semana, probablemente el miércoles, por eso hoy y mañana serán los días clave. La vicesecretaria general del PSOE y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha pedido a Unidas Podemos que no mantenga “posiciones numantinas” y acepte las enmiendas de los socialistas que solo buscan, ha explicado, una “mayor seguridad jurídica” especialmente para los menores trans entre 14 y 16 años.

La ley trans ha sido desde el principio uno de los terrenos de choque entre los socios del Gobierno, ante la reiterada negativa de Irene Montero a aceptar ninguna rebaja en el derecho de autodeterminación de género en menores, como pretende el PSOE. Este lunes ha asegurado que la ruptura en este asunto ya es formal entre el PSOE y Unidas Podemos: “El PSOE nos acaba de comunicar que no quiere un acuerdo por la ley trans y que irá con sus enmiendas vivas. La propuesta del Gobierno siempre ha sido la que está en tramitación, pero los socialistas han decidido presentar enmiendas que no buscan el acuerdo. No obstante, tenemos aún unas horas por delante para reconducir la situación”.

Fuentes del sector socialista del Ejecutivo admiten que ya han dejado muy claro a Unidas Podemos que las enmiendas que ha presentado el PSOE no se van a retirar y esa es la posición que va a mantener. En Unidas Podemos confiaban en que sucediera lo mismo que con la ley del solo sí es sí, cuando una enmienda socialista que planteaba la abolición de la prostitución, y que Igualdad rechazaba, fue retirada por el PSOE en el último momento ante el riesgo de que hiciera decaer la norma. Pero los socialistas insisten en que esta vez será diferente. La ley trans ha generado una fuerte tensión interna en el PSOE y esta posición, con la enmienda en la que se limita la autodeterminación de género a mayores de 16 años (los menores de esa edad deberán tener un aval judicial), aunque se mantiene para todos los demás, es el acuerdo interno de mínimos y no piensan recular. El PSOE tiene especial interés en que esta norma tenga toda la protección jurídica posible, ante la evidencia de que el PP y Vox la recurrirán al Tribunal Constitucional. Después de los problemas de interpretación de la ley del solo sí es sí, los socialistas quieren que la ley trans no tenga ningún resquicio jurídico. Unidas Podemos sostiene, por el contrario, que el Constitucional ha dejado claro que no se puede dejar a la infancia fuera de su derecho a decidir la libre identidad de género. “Solo buscamos la seguridad jurídica, especialmente para los menores entre 14 y 16 años, no se trata de mantener posiciones numantinas”, ha resumido María Jesús Montero, la vicesecretaria general del PSOE y ministra de Hacienda.

La situación es similar a la de la enmienda de la prostitución, que se discutió en mayo. El PSOE tenía posibilidad de sacarla adelante con el respaldo del PP, pero el problema es que entonces, con esa enmienda incorporada, Unidas Podemos y otros grupos rechazarían votar la norma completa y es muy poco probable —y políticamente casi imposible de defender— que la ley saliera adelante con el PSOE y el PP pero sin la otra parte de la coalición, principal promotora de esta norma. Por eso, el escenario más probable, si no hay acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos hoy, es que la ley pueda quedar aparcada indefinidamente.

Los socialistas están especialmente empeñados en resolver todas las leyes conflictivas que tienen —esta es una de ellas, pero también está la reforma de la sedición o la ley del maltrato animal— antes de que acabe el año para evitar que estas tensiones en la coalición lleguen vivas a 2023, un año electoral en el que el PSOE quiere evitar al máximo el ruido que desgasta al Gobierno. Por eso el mensaje que se ha transmitido hoy por parte del PSOE parece bastante rotundo: o Unidas Podemos acepta la idea de limitar la autodeterminación en menores o la norma quedará aparcada. Las enmiendas no se retiran, han explicado los socialistas a sus socios. Aun así, el grupo de Irene Montero sostiene que hay encima de la mesa una posible solución intermedia a la que el PSOE no ha dado respuesta aún. La negociación se precipitará en las próximas horas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Montero ha asegurado que se siente “muy preocupada” por el futuro de la ley trans, así como por la posibilidad de que los socialistas “vuelvan” a votar con el PP para un recorte de derechos. “Nosotros no podemos defraudar a las personas trans, a las que les hemos dicho que la sociedad y el Estado tienen una deuda con ellos, y tenemos una responsabilidad con ellos”, ha subrayado.

La citada ley se aprobó en junio en el Consejo de Ministros, tras varias pugnas previas entre los socios del Gobierno. El texto se arrastra ahora por los trámites del Congreso. El PSOE ha encontrado varios escollos jurídicos y políticos, tras constatar la enorme división que generaba ese proyecto dentro del partido y en colectivos feministas clásicos. Los socialistas han registrado incluso hasta 37 enmiendas para corregir algunos aspectos jurídicos y de fondo, como por ejemplo al introducir mayores controles para la autodeterminación de género entre los jóvenes de entre 12 y 16 años. La ministra de Igualdad y la dirección de Unidas Podemos han reafirmado pública y tajantemente que no aceptarán “ningún retroceso” y se han confabulado con otros nueve grupos para firmar sus propias 11 enmiendas en las que se mantienen en sus tesis, en consonancia con lo que les reclaman algunos movimientos LGTBI.

Por otro lado, la ministra ha apuntado a una coalición como la fórmula que prefiere para concurrir a las elecciones con Sumar, el proyecto de partido que lleva adelante la vicepresidenta Yolanda Díaz. A la pregunta de si estaría dispuesta a concurrir al próximo ciclo electoral bajo la marca de Sumar, Montero ha dicho: “La unidad es importante, y es posible llegar a un acuerdo de coalición con Sumar, pero esa es una pregunta que debe responder Yolanda Díaz”. Ante la insistencia sobre si aceptaría Unidas Podemos ir a las elecciones “bajo el paraguas” de la nueva plataforma, ha terciado: “Yo creo que lo que nos demanda la gente es gobernar para avanzar”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS